Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 9 2006 Economía 89 Los empresarios catalanes acusan al PSOE de recortar la inversión a la mitad b ERC pedirá hoy explicaciones a Solbes de cómo ha hecho los cálculos para cumplir el compromiso de inversiones fijados en el Estatuto, porque las cifras no cuadran M. J. CAÑIZARES BARCELONA. La Cámara de Comercio de Barcelona acusó ayer al Gobierno de incumplir los acuerdos que contempla el nuevo Estatuto catalán ya que, según sus cálculos, la inversión prevista en Cataluña ascendía a 917 millones de euros en 2007, mientras que el PSOE ha rebajado esa cifra a la mitad, unos 400 millones de euros. Esta entidad, que agrupa a las principales empresas catalanas, atribuye este recorte a un aumento de la aportación que la comunidad catalana hará al Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) Según los datos de esta entidad, el aumento inversor de 400 millones de euros anunciado por el Gobierno cumpliría lo acordado en el Estatuto si el FCI se multiplica por cuatro en los Presupuestos de 2007 Con ello, el peso de las inversiones en Cataluña quedaría rebajado al 15,6 porcentaje inferior al peso del PIB catalán en España (18,8 La Cámara hizo esta denuncia durante una comida a la que fue invitado el líder de CiU, Artur Mas, corresponsable del pacto sobre financiación. Mas expresó su respeto a la preocupación empresarial, pero aseguró que el Estatuto se cumplirá en los términos acordados. La crisis de El Prat ha acelerado el desarrollo del nuevo modelo de explotación de los aeropuertos nacionales ELENA CARRERAS Fomento quiere que AENA mantenga el 51 en el futuro negocio aeroportuario La Generalitat propone una cláusula para asegurarse el control de El Prat b El Gobierno catalán pretende intro- ducir una claúsula de bloqueo gubernamental para que no se apruebe ninguna iniciativa en el aeropuerto barcelonés sin su beneplácito A. L. D. A. P. Á. MARÍN MADRID BARCELONA. El Ministerio de Fomento baraja implantar un nuevo modelo de gestión aeroporturia basado en la creación de cinco grandes zonas geográficas, en el que tendrá cabida la iniciativa privada, según informan fuentes solventes. Sobre la base de que la titularidad de las instalaciones seguirá siendo propiedad del Estado, el departamento que dirige Magdalena Álvarez quiere englobar la explotación de los aeropuertos que soportan mayor tráfico en cinco grandes zonas geográficas formadas por Cataluña, Norte, Levante, Baleares y Canarias. Según este esquema, aún en estudio, Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) controlaría el 51 de cada zona aeroportuaria, mientras que el 49 restante quedaría distribuido entre gobiernos autónomos, ayuntamientos e iniciativa privada. De acuerdo con las mismas fuentes, los gobiernos autonómicos tendrían la potestad de designar al director del centro aeroportuario para asegurarse el control de la gestión. En el caso del aeropuerto de El Prat, la Generalitat y los partidos catalanes pretenden que AENA pierda la mayoría en el futuro consorcio aeroportuario de Barcelona. El portavoz del Gobierno catalán y consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, explicó ayer, al término de la reunión del ejecutivo que preside Pasqual Maragall, que la Generalitat negocia con el Gobierno introducir una claúsula de bloqueo gubernamental para la cogestión del aeropuerto de El Prat. Es decir, ninguna iniciativa del futuro consorcio aeroportuario podría prosperar sin un acuerdo previo entre ambas administraciones. La fórmula de la Generalitat Una de las fórmulas que el Ejecutivo catalán baraja para la cogestión del aeropuerto de Barcelona es que el Estado controle el 40 la Generalitat el 30 %lo s ayuntamientos el 20 y la empresa privada el 10 restante. Con este posible reparto- -aún se han de negociar los porcentajes finales- la cláusula de bloqueo gubernamental disiparía el miedo de las administraciones central y catalana, ya que no podría darse ninguna mayoría aritmética en el futuro consorcio aeroportuario sin el beneplácito de ambas instituciones. El temor de los partidos radica en que una hipotética alianza entre el Estado y el Ayuntamiento de Barcelona, en manos de socialistas, pueda dejar en mi- noría a una Generalitat, en manos de CiU, y, viceversa, que un acuerdo entre las administraciones catalanas, gobernadas por nacionalistas, pueda derrotar al Gobierno, en manos del PSOE o del PP. La importancia es el concepto de gestión compartida entre el Estado, la Generalitat, los ayuntamientos y la iniciativa privada, como la Cámara de Comercio de Barcelona, y no que una institución tenga la mayoría sobre la otra subrayó Nadal tras puntualizar que nadie discute la titularidad de las instalaciones, que es del Estado, sino la fórmula de gestión consorciada y el sistema de explotación de las terminales. El portavoz del gobierno catalán aseguró que la enmienda pactada entre el PSOE y el PSC a una moción de CiU sobre la gestión del aeropuerto de El Prat, que se debatirá mañana en el Congreso, es una propuesta abierta con la intención de que a última hora puedan sumarse nacionalistas y ERC. Las cifras no cuadran Tampoco a los independentistas de ERC les cuadran las cuentas. Hoy, en la reunión que mantendrán con el vicepresidente Solbes para abordar los próximos Presupuestos le pedirán explicaciones sobre cómo se ha calculado el aumento de 400 millones de euros en las inversiones en infraestructuras para Cataluña en 2007, cifra que consideran debería ser mucho mayor teniendo en cuenta el peso económico de esta comunidad. En los pasillos del Congreso, Puigcercós también apuntó que ERC pedirá a Economía que incluya en los Presupuestos una cláusula de ejecución, para que los proyectos u obras presupuestados que no se acometan se transfieran a la Generalitat y ésta los ejecute, de forma que Cataluña no pierda la inversión comprometida. En cualquier caso, Puigcercós consideró insuficientes los 400 millones de euros anunciados y recordó el cálculo hecho por la Cámara de Comercio de Barcelona, según el cual para cumplirse el compromiso del Estatuto, el incremento de las inversiones debería ser de mil millones.