Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 9 2006 65 Toros FERIA DE ALBACETE Suspendida por la lluvia la tercera corrida de la Feria de Salamanca JOSÉ LUIS SUÁREZ- GUANES SALAMANCA. La tercera corrida de la Feria de Salamanca fue suspendida, según se anunció por megafonía, debido a las inclemencias del tiempo Iban a actuar los matadores Miguel Abellán; Juan Diego, que sustituía al herido Manuel Díaz El Cordobés y Salvador Cortés, en su debut en el coso de La Glorieta. Los toros pertenecían a la divisa de Montalvo, propiedad de Juan Ignacio Pérez- Tabernero. A primera hora de la tarde el cielo se puso gris y cayó una intensa tormenta. Tres cuartos de hora antes del festejo parecía que el agua amainaba. Sin embargo, cuando faltaban quince minutos para el inicio del espectáculo- -con una pobre entrada en los tendidos- comenzó a llover de modo persistente, aunque en pequeñas dosis. La terna reconoció el ruedo y decidió, junto a las autoridades, dar por cancelado el festejo. El francés Castella vivió momentos trágicos con el toro al que le cortó la oreja más de verdad de la tarde MANUEL PODIO Sebastián Castella aguanta el tirón ZABALA DE LA SERNA ALBACETE. La lluvia que recorrió el día como gotas por un cristal de horas y el cambio de tres toros de la ganadería anunciada- -o sea que había posibilidad de devolución en taquilla- -evitaron el lleno total esa expresión que tanto alborotaba y contrariaba a Rafita Marichalar: Si es lleno, es total, porque si no, no es lleno farfullaba con aquel inolvidable tono de entrañable cascarrabias. Faltó muy poquito para el lleno. Sebastián Castella aguantó el tirón del cartel; Castella lo aguanta todo. Y todo le consintió desde el principio hasta el fin al toro de La Palmosilla que rompió plaza. En el prólogo de estatuarios se tragó una colada imponente, y de tanto ceñirse fue derribado por los cuartos traseros. El toro apretó hacia los adentros, como en banderillas, con la saña del depredador con la presa a merced. Los derrotes le rozaron la cara, el cuello, los brazos, y lo empujaron prácticamente hasta debajo del estribo: los capotes de poco sirvieron, y hubo que colearlo para evitar el horror y la sangre. El impasible francés se levantó como si tal cosa, indemne de cuerpo, alma y mente, y en los medios se plantó para torear con la muleta a rastras en derechazos que crecieron en una serie cumbre de ligazón y dominio, cumbre de valor y temple, cumbre de la faena. Fue demasiado para el toro, que sin ser bueno, no fue malo, sólo mirón. Pero no aguantó ni el poder ni la mirada de acero azul de Castella, y se rajó camino de tablas. S. C. se lo sacó al mismo platillo otra vez para buscar posibles naturales que no brotaron, con las embestidas quedas, propicias Murcia Plaza de toros de Albacete. Martes, 12 de septiembre de 2006. Quinta corrida. Tres cuartos largos de entrada. Tres toros de Montalvo- -2 3 y 4 de muy pobres fuerzas y desigual juego; destacó el 1 de los tres; y tres de La Palmosilla, el 5 muy terciado, de buena nota media, especialmente el 6 Sebastián Castella, de azul marino y oro. Media perpendicular y descabello. Aviso (oreja) En el cuarto, bajonazo (saludos) Sergio Martínez, de azul marino y oro. Pinchazo y bajonazo (oreja) En el quinto, estocada contraria y tendida a toro arrancado y descabello (petición y saludos) César Jiménez, de rosa y oro. Estocada (palmas) En el sexto, pinchazo y estocada pasada y baja (oreja) para el arrimón, arrimón de circulares invertidos y febril calentón. Media estocada perpendicular bastó, junto a un descabello, y la oreja cayó con verdad. De distinto pelaje y peso fue la que Sergio Martínez cortó a un toro flojo y noble de Montalvo. Martínez templó a media altura con son y moldeó aquel material de arcilla con un prólogo y dos tandas de derechazos de notable aire. Ahí cambió de mano y ya el toro no respondió. Un parón al natural trajo una desconfiada rectificación y se llevó las ganas de volver a intentarlo sobre la mano derecha. No mató bien, aunque obtuvo el apoyo del paisanaje. César Jiménez se estrelló con un tercero de considerable volumen y escasa cara, totalmente descoordinado, tetrapléjico de pitón a rabo. El palco se empeñó en sostenella y no enmendalla, y siguió en su misma postura con otro inválido, el cuarto, también de Montal- vo. Castella se enfadó cuando perdió las manos repetidas veces de salida. Curro Molina, que ya había estado superior en un par de banderillas con el anterior, lo bordó ahora con el capote. El toro se afianzó también en los compases previos de faena. Pero embistió sin ritmo, con dos velocidades dentro del mismo muletazo, la última por arriba, un empellón. El diestro galo consiguió extraer con la tersa mano derecha tres tandas que levantaron la faena. Costaba templar y estar lucido. Cuando ya había metido a la gente y al toro en la muleta, se amontonó en reiterativos redondos que precedieron a un espadazo en los bajos. César Jiménez le empató también en trofeos, pero Sebastián Castella le aguantó el tirón con la consistencia de su primera faena. El sexto, de La Palmosilla, resultó a la postre el toro de la tarde. De perfecta construcción y serio en sus escasos 500 kilos, encajó como bravo un severo puyazo. Jiménez entendió que el pitón era el derecho en series de ligado contenido que espació con exageradas distancias, series de muletazos poliédricos, con aristas como clicks técnicos que hacen que aquello no sea un pase fluido de una sola pieza, sino un tanto mecano. El acero se hundió en los blandos, además. La nota media de La Palmosilla se remató con un quinto muy terciado, que se tapaba por la cara, pero que, con ese punto indefinible entre la casta y el genio, se movió con emotividad. Martínez lo intentó casi siempre por abajo, con decisión, y cuando no, salió enganchado el engaño, y cuando sí, transmitió. Y entre el sí y el no se quedó la historia. Rafaelillo conquista los máximos trofeos con un excelente jandilla BLAS DE PEÑAS. Media entrada. Toros de Jandilla, bien presentados y de buen juego; destacó el excelente quinto. Jesulín de Ubrique, ovación y palmas. Rafaelillo, que salió a hombros, oreja y dos orejas y rabo. El Juli, palmas y oreja. Guadalajara Iván Vicente abre la puerta grande EFE. Toros de Carlos Núñez, flojos. Eugenio de Mora, palmas y silencio. Curro Díaz, silencio tras aviso y oreja. Iván Vicente, oreja en los dos de su lote. Baza (Granada) Gran tarde de El Cid, a hombros con Liria y Rivera ABC. Toros de Arcadio Albarrán. Pepín Liria, dos orejas y fuerte petición de oreja tras aviso con bronca al presidente por no concederla. Francisco Rivera Ordóñez, dos orejas y silencio. Manuel Jesús El Cid cuatro orejas y rabo. Moguer (Huelva) El Fandi corta un rabo ABC. Toros de Manuel Ángel Millares, mansos. Finito de Córdoba, palmas y ovación. El Fandi, dos orejas y rabo y ovación. José María Manzanares, palmas y ovación.