Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 9 2006 89 Deportes Angel María Villar no aceptó su renuncia para protegerse y el técnico decidió continuar ya por la tarde, después de consultarlo con la familia JULIÁN ÁVILA MADRID. Luis Aragonés continúa al mando de la selección española. Por lo menos hasta el próximo partido que disputará España en Suecia (7 octubre) Así se lo comunicó ayer al presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, después de la reunión que mantuvieron ambos en el despacho del máximo mandatario a primera hora de la mañana. No fue un día fácil ni para Luis ni para Villar. Escenificaron un sainete grotesco e impropio de la posición que ocupan. El entrenador cumplió con la rutina cotidiana. Llegó a primera hora a la Federación para continuar con su trabajo y a las diez hizo un receso para reunirse con el presidente. Embarcado en un gesto serio y con la mirada fija en la punta de los zapatos, pasó por delante de los periodistas sin mover los labios. En la zona noble, Villar esperaba impaciente junto al secretario general, Jorge Pérez. En apenas cuarenta minutos intentaron sofocar el incendio que consume a la actual selección por los cuatro costados. Luis fue directo en su mensaje. Lo traía meditado de casa. Presentó su dimisión y puso sobre la mesa los argumentos. Se quejó de la estructura sobre la que se sostiene el equipo y de la falta de un delegado con carácter ejecutivo para imponer la ley y el orden dentro de la selección. Baldasano retirará la demanda que anuló el voto por correo y abre de nuevo las elecciones del Real Madrid Luis dimite y luego se echa atrás Un sainete en la Federación 09.30 Luis llega a la Federación. Da los buenos días a los periodistas, pero no hace declaraciones. 10.05 Se reúne con Ángel María Villar y Jorge Pérez, secretario general de la FEF. Luis presenta la dimisión, pero no se la aceptan. Se concede un plazo de 48 horas para contestar. 10.45 Luis regresa a su despacho con el gesto contrariado. Tampoco habla. 12.10 Ángel María Villar acude a una reunión sobre el dopaje organizada por la FEF y se niega a hablar del caso. 12.11 El seleccionador abandona su despacho y espeta a los periodistas: He dimitido, como queréis 12.45 Llega a su domicilio en La Moraleja. Conserva su idea de irse y de anunciarlo incluso esa misma tarde. 14.30 Reunión familiar. Le convencen y Luis cambia de opinión. 17.45 Llama a la FEF para comunicar su decisión: se queda al menos hasta el partido en Suecia (7 de octubre) la dimisión, que es lo que todos queréis. Ahora hay una serie de connotaciones que, si se cumplen, seguiré El perfil de Villar también se hizo visible, junto al secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, con motivo de unas jornadas sobre el dopaje. Hizo la del avestruz. Las connotaciones de Luis marcaron el resto de la mañana. Se marchó a casa con la idea de abandonar. De bajar el telón porque su familia no está dispuesta a soportar y digerir el linchamiento público al que se llega cuando zozobra de manera escandalosa la selección. Así se lo hizo saber a su gente de confianza y sólo dejó abierta una gatera. Una conversación entre Luis Aragonés y Pepa, su mujer, a la hora de la comida. El cónclave familiar fue decisivo. Deshojó la margarita y salió el sí. Luis pactaba con los suyos seguir hasta el partido ante Suecia, con limpia o sin limpia de vacas sagradas y de jugadores poco comprometidos. También sabe que una negativa le obligaría a renunciar a los dos años de contrato. Y es mucho dinero- -más de un millón de euros- A primera hora de la tarde hizo una llamada a Jorge Pérez para comunicarle que se echaba atrás en su intención de abandonar y que hoy acudirá puntual a su despacho de la Federación en Las Rozas. Reunión en el despacho oval Villar también había pergeñado su maniobra para no salir dañado directamente de la posible renuncia irrevocable. Adoptó el papel de jefe despechado y le sugirió que cambiase de opinión. Le recordó que la Federación tiene plena confianza en su trabajo y, además, que no era el momento de dejar a la institución en la estacada porque no hay un recambio- -ni dinero para pagar a Luis o a quien venga- Luis dejó el despacho oval con el mismo semblante y sin soltar prenda, para refugiarse en su oficina. Desde la Federación se comunicó el silencio de los implicados y remitió a la prensa al portavoz de la casa. A Jorge Carretero le correspondió hacer el papelón. Dijo que no habían aceptado la dimisión de Luis y que éste respondería en cuarenta y ocho horas. Nadie se tragó el amago. Media hora más tarde salió Luis de su despacho. Y se paró ante la prensa. He presentado Luis responde a los periodistas tras presentar su dimisión no aceptada EFE LUISOLOGÍA CIENCIA OCULTA ENRIQUE ORTEGO E La Federación no acepta la renuncia porque no tiene ni candidato ni dinero para el finiquito l doctorado en Luisología alimentado en veintitantos años siguiendo sus pasos futbolísticos no me ayuda para comprender absolutamente nada de lo sucedido ayer. Es una ciencia oculta. Por sí mismo, Luis se hubiera ido sin cobrar un euro. Es más, a las dos de la tarde estaba fuera. Una conversación con su familia y con sus colaboradores más directos le hizo cambiar de opinión. No podía dejarles a todos en la estacada. Asegura que si sigue es porque se siente capacitado para sacar adelante esta patética situación y entonces sólo nos queda rezar y pedir que sea para bien. No hay que dar más vueltas al asunto. Apesta. Mantengo que no era justo exigir a Luis que se marchara cuando nadie en este país conjuga el verbo dimitir. La figura de los héroes queda bien en el cine, pero no en la vida real. Y es evidente, como él mismo reconoce, que todo lo sucedido desde el Mundial ha dañado su imagen y credibilidad y quizá no se lo merecía, aunque también lo podía haber evitado. Ahora, a esperar la próxima lista. No me juego ni un euro por la revolución. Ni tampoco por lo contrario. Sólo apostaría unos céntimos a que irán los que estén más en forma. Sin intocables, ni listas negras. Los que considere los mejores. En eso Luis jura y perjura que no va a cambiar. Aragonés: Decido seguir en la selección porque se me expone que no estoy ante una situación límite