Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 9 2006 Sociedad 51 Una peregrinación al santuario mariano de Altötting El Papa, que visita su tierra natal, dejó ayer claro que el viaje es una peregrinación, arrodillándose ante la imagen de la Virgen Negra en su santuario de Altötting, uno de los más populares de Europa central y verdadero corazón religioso de Baviera en el que pasó la mayor parte de la jornada. Benedicto XVI celebró la misa ante 70.000 personas en la explanada del santuario construido a partir de 1489, cuando un chiquillo de tres años, ahogado en un riachuelo cercano, recuperó la vida después de que su madre dejase el cadáver ante la imagen de la Virgen Negra, una escultura de madera de tilo ennegrecida por los años y el humo de las velas desde que fue instalada en Altötting en 1330. El Papa comentó en su homilía la vocación de la Virgen, que aceptó ser madre de Jesús, e invitó a no tener miedo a la intervención divina en la propia vida y en la cultura de los pueblos. Continuando la línea del día anterior sobre la pérdida del sentido de lo religioso en Occidente, el Papa afirmó que donde Dios se hace grande, el hombre no se hace pequeño: allí se hace grande también el hombre, y el mundo se hace luminoso La apertura a lo divino no empequeñece a la persona humana sino que realza su dignidad, mientras que los sistemas políticos que excluyen a Dios, como el nazismo y el comunismo, han sido devastadores para millones de personas. El Santo Padre propuso como ejemplo de plegaria la intervención de María en las bodas de Caná, cuando sencillamente hizo saber a Jesús: No tienen vino Comentó que María no dirige una verdadera petición, no dice a Jesús lo que debe hacer, pero es suficiente El obispo luterano de Baviera, Johannes Friedrich, se manifestó muy conmovido por la homilía pues el Sumo Pontífice ha relacionado de manera maravillosa a María y a Cristo Acoplamiento, ayer, del transbordador a la Estación Espacial Internacional REUTERS El transbordador Atlantis se acopla con éxito a la Estación Espacial Internacional Si no hay más problemas, la ISS estará terminada y a pleno rendimiento en 2010 b El acoplamiento de la nave mar- ca la reanudación de las obras en la plataforma internacional, tras cuatro años de interrupción desde el accidente del Columbia RAFAEL M. MAÑUECO MOSCÚ. Después de casi cuatro años de interrupción a causa del accidente del Columbia, la actual misión del Atlantis (que ayer se acopló sin problemas a la Estación Espacial Internacional en lo que ha sido denominado un beso en el espacio es la primera que se realiza con el objetivo de continuar la construcción de la plataforma cósmica. Si todo va bien, la Estación Espacial (ISS) estará totalmente terminada hacia 2010. Para entonces, los transbordadores habrán tenido que realizar quince viajes desde la Tierra llevando en sus bodegas módulos y otros componentes para ser ensamblados al enorme rompecabezas orbital. La estación Alpha el primer nombre con el que fue bautizada la ISS, fue proyectada mucho antes de que su antecesora, la estación rusa Mir, dejara de existir. Pese a sus numerosos detractores, convencidos de que con el dinero que está costando su construcción se podrían haber financiado decenas de vuelos no tripulados, son pocos los especialistas que cuestionan su enorme utilidad científica. Los experimentos llevados a cabo en condiciones de ingravidez (cultivos de células, estudio del comportamiento de virus y encimas, aleaciones, etc) han demostrado su valor práctico en numerosos ámbitos, sobre todo en el de la medicina. Varias vacunas, entre ellas una contra el SIDA, están siendo investigadas actualmente en la ISS. El accidente del Columbia, en 2003, abrió una pausa en los vuelos de los transbordadores, únicas naves capaces de transportar los pesados elementos de la ISS. Debido a su reducido tamaño, las naves rusas Soyuz y las de carga Progress sólo han servido para mantener el complejo orbital habitado y provisto de alimentos y oxígeno. Laboratorios europeo y japonés Siguen en Tierra los módulos- laboratorio Columbus, de la Agencia Espacial Europea (ESA) y el japonés Kibo (JEM) Una vez acoplados a la ISS, permitirán la presencia permanente de un astronauta europeo y otro japonés. Pero eso no sucederá antes de finales de 2007 y si no se vuelven a suspender los vuelos de las naves norteamericanas. Actualmente se encuentra en la estación espacial el alemán Thomas Reiter, de la ESA, pero su singladura finaliza en diciembre y no será sustituido por otro europeo. De aquí a 2010, cuando se habrá completado la construcción de la ISS, la estación será el doble de grande: superará los 100 metros de longitud, tendrá una masa de 500 toneladas y una superficie equivalente a la de un campo de fútbol. Tras la reanudación de los vuelos de los transbordadores, la dotación habitual de la ISS ha pasado de dos a tres astronautas; a partir de 2009, habrá seis personas permanentemente. Será el ingenio espacial más grande que jamás antes haya sido puesto en órbita. Es también el proyecto de cooperación científica internacional más importante de la historia. Participan un total de 16 países, España entre ellos. EPA