Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 12 9 2006 27 El número dos de Al Qaida, Al Zawahiri, amenaza con más ataques terroristas en el aniversario del 11- S El presidente Abbas disolverá el Gobierno de Hamás para crear un Ejecutivo de unidad nacional POLÍTICA EXTERIOR A largo plazo el único modo de garantizar la libertad de nuestros hijos es ganar la batalla de las ideas, es derrotar la ideología del odio DEMOCRACIA PARA TODOS El camino hacia la Constitución en nuestro país tampoco fue demasiado llano. La democracia no es fácil Los Bush llegan a la ceremonia en Shanksville, Pensilvania, donde se estrelló uno de los aviones del 11- S vo tipo de guerra sangrienta Pero mi opinión sobre el país es que casi todos quieren que ganemos. Hay bastantes que dicen que salgamos ya. Pero la mayoría de los estadounidenses están unidos en el concepto, en la idea de ganar Sobre ese punto, le pido que no se dirija a los detractores de la izquierda que quieren retirarse, sino a los de la derecha que están preocupados porque no esté poniendo suficiente empeño en ganar la batalla. No, lo entiendo. No, Paul, eso lo oigo muy a menudo, y me tomo esas críticas en serio, y por supuesto las utilizo como base para interrogar a nuestros generales. A lo que me refiero es que una de las lecciones de una guerra anterior es que al Ejército realmente no se le dio la flexibilidad necesaria para tomar decisiones que le permitieran ganar. Y yo les hago las siguientes preguntas: ¿Tenéis bastante? ¿Necesitáis más tropas? ¿Necesitáis otro equipamiento? La pregunta que no formulé y desearía haber formulado es si esto significa que, al igual que Lincoln, Bush debería haber destituido a más generales. Debido a la lucha sectaria en Irak, algunos detractores (como el senador Joe Biden) dicen que la mejor estrategia ahora es dividir al país en tres partes: una kurda, una chií y otra suní. Bush considera que la partición sería un error aunque añade que esa decisión deberá tomarla el pueblo iraquí Pero afirma que los iraquíes no votaron a favor de la partición cuando aprobaron la nueva Constitución o el nuevo Gobierno, y este Gobierno está en el poder desde junio; 90 días es mucho tiempo para algunos, pero realmente no es tanto para ayudar a que siga adelante un país que fue tratado brutalmente por un tirano Bush es muy enérgico al relacionar Irak con la gran lucha por la reforma REUTERS en Oriente Próximo. A largo plazo, Estados Unidos deberá tomar decisiones sobre si apoya o no a los moderados contra los extremistas, o a los reformistas contra los tiranos. E Irak es la primera prueba real del compromiso del país con esta lucha ideológica... Creo firmemente en ella. Un modo de que los estadounidenses entiendan qué nos jugamos es imaginar qué ocurriría si Estados Unidos se retirara Bush ha dedicado mucha energía a este argumento en sus discursos recientes, y es el elemento esencial del debate que el presidente mantendrá hasta noviembre contra los demócratas, que insisten en la retirada inmediata. Escuchar a Irán, sin transigir Curiosamente, Bush revela algunas noticias sobre Irán, y reconoce que él ha aprobado personalmente la visita del ex presidente iraní Mohamed Jatamí a EE. UU. esta semana. El viaje in- digna a muchos conservadores, porque Jatamí ha presidido el desarrollo de armas nucleares y engaños que Bush ha jurado frenar. ¿Por qué permitirle la visita? Me interesaba lo que tuviese que decir responde Bush sin vacilar. Por otra parte, el presidente Bush sigue describiendo la naturaleza del régimen iraní con tanta franqueza como siempre cuando se le pregunta si una de las lecciones de Corea del Norte es que se debe frenar a Irán antes de que consiga la bomba. Esa lección no se aprende de Corea del Norte. Se aprende del actual Gobierno iraní asegura. Sus políticas declaradas de destrucción y su apoyo al terrorismo dejan claro que no deberían poseer armas nucleares La impresión con la que se queda uno es que Bush es un hombre profundamente implicado en el problema iraní y que, como varios presidentes anteriores, intenta comprender qué tipo de presión diplomática y económica, sin llegar a las armas, cambiará la conducta del régimen. Cinco años después del 11- S, pregunto al presidente si le sorprende- -y si puede explicarse- -que tanto Irak como sus grandes políticas antiterroristas se hayan polarizado tanto políticamente. Bueno, para empezar, creo que existe una diferencia entre la retórica política de Washington y el sentir ciudadano señala. Bush añade que la información de espionaje que recibe es notablemente mejor que la que recibía antes del 11- S. Una de las razones que explican esto son las escuchas sin orden judicial a Al Qaida, con las que se consigue información desde lo que él define como el campo de batalla de este conflicto. Ésta es la cuarta vez que entrevisto a Bush largo y tendido en los últimos ocho años, desde que era gobernador de Texas. Algo que se puede destacar de él es el grado en que sigue pareciendo el mismo. Siempre ha confiado enormemente en sus decisiones y se ha centrado sobre todo en mirar hacia delante y no hacia atrás. Si la duda le corroe, no se lo demuestra a los periodistas. Los hay que ven terquedad en esto, pero él lo concibe como firmeza en sus convicciones. THE WALL STREET JOURNAL 2006 Dow Jones Company, inc.