Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 Nacional EXALTACIÓN NACIONALISTA EN LA DIADA MARTES 12 9 2006 ABC Maragall dice que no quiere la independencia porque Cataluña ya ha conseguido lo que quería El nuevo Estatuto y la inminente cita electoral marcan su última Diada como presidente b Cataluña tiene un Estatuto de nación; reclamar la independencia no serviría de nada y sería ridículo en la Europa de hoy subrayó el presidente de la Generalitat MARÍA ANTONIA PRIETO BARCELONA. Con un Estatuto recién aprobado y con las elecciones autonómicas a la vuelta de la esquina, Cataluña celebró ayer una Diada con aires de fin de ciclo. Pase lo que pase el 1 de noviembre, Cataluña pasará página. Las dos grandes personalidades políticas de las últimas décadas- -Jordi Pujol y Pasqual Maragall- -dejarán de dirigir los destinos de los catalanes; un político no nacido en Cataluña puede convertirse en el futuro presidente de la Generalitat; Convergència i Unió, que nació y creció al amparo del victimismo, se ha quedado sin discurso identitario que enarbolar dado que se arroga la paternidad del nuevo Estatuto, y el PSOE volverá a tener mando en plaza en Cataluña como consecuencia de la revolución interna que ha vivido el PSC en los dos últimos meses. En su última Diada como presidente de la Generalitat y como líder electoral de los socialistas catalanes, Maragall- -desencantado con su partido y con José Luis Rodríguez Zapatero, el líder que él contribuyó a aupar- -puso de relieve que, a estas alturas, ya sólo le interesa una cosa: reivindicarse como el presidente que impulsó el Estatuto más ambicioso que ha tenido Cataluña, de forma que la Historia no le tenga en cuenta los errores cometidos desde que tomó posesión del cargo, en diciembre de 2003. Por ello, tras depositar su ofrenda a los pies del monumento a Rafael Casanova- -conseller en cap de Barcelona en 1714, cuando la ciudad cayó ante las tropas de Felipe V- Maragall rememoró aquella derrota para enfrentarla a la situación actual. Este es un Onze de Setembre alegre, porque por primera vez celebramos una victoria; no sólo nos hemos rehecho de la derrota de 1714, sino que ahora tenemos la victoria del nuevo Estatuto subrayó. Una victoria que consiste, básicamente, en el hecho de que Cataluña vuelve a tener aquello que entonces perdió: un Estatuto de nación Cataluña, según la visión del dirigente socialista, es hoy una nación dentro de la nación de naciones que es España, y eso nos ha costado mucho de conseguir Los cinco candidatos (Piqué, Carod, Montilla, Mas y Saura) brindaron con cava en el Parlamento catalán YOLANDA CARDO Josep Piqué se negó a participar en la ofrenda a Casanova y criticó el formato de los actos institucionales por tanto, que reclamar la independencia no serviría de nada y sería ridículo en la Europa de hoy, porque la existencia de Europa es una garantía de que nadie se come a nadie y todos continuamos siendo lo que somos: los catalanes, catalanes, y los castellanos, castellanos El PP enfoca sus listas a un posible pacto con CiU M. J. C. El presidente del PP catalán, Josep Piqué, fue uno de los personajes más buscados en los actos institucionales de la Diada tras conocerse que hará tándem con Montserrat Nebrera, número dos en las listas del PP para sorpresa incluso de algunos veteranos del partido. Aseguran que Nebrera tiene excelentes relaciones con CiU- -el propio ex presidente Jordi Pujol quiso saludarla ayer en los pasillos del Parlamento autonómico- circunstancia que ha sido decisiva en su fichaje, ahora que se habla de un posible pacto de gobierno entre los nacionalistas y el PP. Nebrera no esconde que pretende consolidar el giro catalanista emprendido por Piqué. Las listas populares parecen ir enfocadas en esa dirección, pues el partido trabaja en el objetivo de que el ex dirigente de UDC y cabeza de lista por Gerona, Enric Millo, pueda obtener un escaño. Francesc Vendrell, hombre de confianza de Piqué, será tercero en la lista y es probable que Àngels Esteller, actualmente concejal en Barcelona, entre en la candidatura. Estreno de Montilla Maragall, que se esforzó por impregnar de aroma vasco los actos de celebración de la Diada, respondió con un lacónico van a ganar los buenos cuando se le pidió un pronóstico sobre los resultados del 1- N. Mucho más expresivo se mostró su sustituto como cabeza de cartel, José Montilla, quien, en su primera Diada como candidato a la presidencia de la Generalitat, se mostró convencido de su victoria. Montilla- -que como el resto de los dirigentes políticos que desfilaron frente al monumento a Casanova hubo de aguantar los insultos y agresiones verbales que cada año improvisa para la ocasión un grupo de radicales- -destacó que Cataluña afronta un nuevo ciclo con el autogobierno más fuerte que ha tenido en su historia Mientras algunos exaltados se desga- ñitaban al grito de botifler (traidor) el líder de CiU, Artur Mas, advertía de que una victoria de CiU es la única garantía de que Cataluña conserve su capacidad política plena Si Montilla llega a la Generalitat, será Zapatero quien gobierne avisó. El presidente del PP catalán, Josep Piqué- -quien por segundo año se negó a participar en la ofrenda a Casanova, al considerar que no tiene por qué aguantar los insultos de los allí reunidos- criticó el carácter reivindicativo de los actos institucionales de la Diada, pero consideró que un día como hoy es para expresarle a Maragall el respeto institucional, el afecto personal y desearle que le vaya lo mejor posible en esta nueva etapa de su vida Manifestación independentista El presidente de ERC, Josep Lluís Carod- Rovira, dejaba constancia de que está encantado de apropiarse en exclusiva del discurso reivindicativo. Carod recordó que el objetivo último de Esquerra es la independencia y así quedó constancia en el lema que encabezó la manifestación independentista convocada por la tarde por los republicanos. Unas 6.000 personas se sumaron a la marcha, a la que también asistieron representantes de partidos como Eusko Alkartasuna o el Bloque Nacionalista Gallego. El número dos de ERC, Joan Puigcercós, censuró las palabras de Maragall sobre lo ridículo que sería reclamar la independencia. Su falta de contacto con la realidad, le hace decir estas cosas concluyó. Una nación reconocida como tal Las virtudes del nuevo texto estatutario son tales que, en opinión de Maragall, no tiene sentido reclamar la independencia. Cataluña- -señaló- -ha conseguido lo que quería; es una nación reconocida como tal por el Parlamento español y hemos llegado al punto que queríamos llegar Consideró,