Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 Opinión MARTES 12 9 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE LOS ERRORES SE PAGAN ENEMOS ministro de Industria? He visto en el BOE el nombramiento para tan relevante función en elConsejo de Ministros- -Industria, Turismo y Comercio- -en beneficio deJoan Clos i Matheu; pero también he visto, en los telediarios, que el cargo que, ante el Rey y el presidente del Gobierno, prometió el ya ex alcalde de Barcelona fue el de ministro de Justicia, Turismo y Comercio Si le aplicamos al Gobierno una mínima parte del rigor que él nos exige cuando, a través de Hacienda, por ejemplo, se dirige a nosotros, queda claro que Clos no será ministro mientras no jure o prometa su cargo o, por el contrario, el Consejo alumbre una nueva cartera que se coM. MARTÍN rresponda con la función FERRAND asumida- -no la de Industria- -por un personaje clásico, y famoso en Cataluña, por sus continuos disparates y errores cuando habla en público. Quizá, dada su primera condición de médico anestesista, ésa sea una adaptación a la política de sus artes profesionales y use el lenguaje como adormidera social. Juan Fernando LópezAguilar, en su condición de Notario Mayor del Reino, habrá dado fe de la promesa de Clos. Si lo ha hecho al pie de la letra, como debiera, el presunto sustituto de José Montilla es titular de una cartera inexistente. En caso contrario habrá certificado una falsedad y, en principio, será menester repetir tan solemne acto para que nos quede constancia de su compromiso y dedicación. Clos es un artista del dislate lingüístico. Sin entrar en la reseña de sus fracasos municipales barceloneses, con el dispendio del Fórum a la cabeza, lo más notable de su paso por el Ayuntamiento han sido sus atropellados discursos, en los que con frecuencia trabucaba los conceptos más dispares. Queda claro que no es un fruto del bilingüismo. Hablamos de un inagotable manantial que fluye por sus dos caños materia para la coña, en catalán, en castellano y en el idioma que se tercie. La expresión oral, salvo casos de disfuncionalidad patológica, tiende a ser un reflejo de la formación y capacidad intelectual de quien habla. En ese sentido no es de inquietar la personalidad del recién e irregularmente llegado. Los hay peores- -y peoras -en un Gobierno en el que el talento resulta culpable. Las cuestiones formales no son asuntos menores. Sin el rigor en la forma los contenidos se vuelven fofos y surgen problemas inesperados como el que hoy nos ocupa y divierte. Algo que, en serio, no puede quedar así porque, sin la conveniente y difícil rectificación, puede deslegitimar, viernes a viernes, lo acordado por un Consejo formado por unos ministros paritarios y un intruso que pasaba por allí y prometió ser lo que no es para ser lo que debiera. Un error equivalente en la declaración de la Renta puede costarnos multa y recargo; frente a Tráfico, puntos y euros; ante el Ayuntamiento, retrasos y conflictos... ¿Cuánto le va a costar al Gobierno un ministro de incierta denominación? LA ILUSIÓN DE DAVID VERGARA ¿T D por los servicios prestados. Pero todos se planteaban la ESDE que en 1977 José Ramón Álvarez Renduedimisión por lo menos una vez al mes y una vez cada les inauguró el cargo de secretario de Estado de trimestre se la llegaban a presentar a su jefe, que naturalEconomía, creo que he tenido el gusto de conomente dedicaba un buen rato a quitar idea tan perniciocer a todos los que desempeñaron tan relevante función. sa de la cabeza de un colaborador leal y competente. Dentrode la inevitable diversidad de caracteres personaEste sumario repaso de las capacidades y limitaciones les, en estos casi treinta años todos los secretarios de Esdel secretariode Estado de Economía enla España demotado de Economía han compartido un par de característicrática me lo provocó ayer el artículo que publicacas comunes: destacado equipamiento en conociba en Cinco Días el actual secretario de Estado mientos económicos y absoluto sometimiento a de Economía, David Vergara, al que no tengo el las necesidades políticas del Gobierno del que forgusto de conocer personalmente. La pieza periomaban parte. dística estaba centrada en una de las grandes Como, en la mayoría de las ocasiones, la políticuestiones- -en realidad, la gran cuestión- -que ca tenía necesidades incompatibles con la raciohoy tiene planteada la economía española: camnalidad económica, el secretario de Estado de biar el modelo actual de baja productividad (es Economía solía desarrollar una personalidad biJOSÉ M decir, que la producción de cada trabajador espafronte, afortunadamente sin llegar a la patología GARCÍA- HOZ ñol vale muy poco dinero) y fuerte déficit exteesquizofrénica. Salvo regulares apariciones púrior, por otro de mayor futuro, en el que el aumento de la blicas para analizar ante los periodistas el último dato productividad permita exportar más. de la inflación, eran sin excepción currantes que pasaRecomiendo su lectura porque no es un artículo largo ban muchas, muchas horas en el despacho estudiando ni escrito para especialistas, pero la recomiendo sobre proyectos, hablando con los protagonistas de la vida emtodo porque en él se advierte, una vez más, que el secretapresarial y financiera, contrastando sus opiniones con rio de Estado de Economía sabe lo que hay que hacer las de economistas de confianza... Con tantas horas de para cambiar el modelo. La mala noticia es que, como de trabajo, con información de tan primera mano, era lógicostumbre, la sabiduría del secretario de Estado no se co que tuvieran una visión de los problemas económicos concreta en el establecimiento de la política económica bastante ajustada a la realidad y, en consecuencia, tampor él recomendada. Pero la peor noticia de todo radica bién creían disponer de la terapia adecuada. en que David Vergara afirma que se están tomando las Sin embargo, en muy pocas ocasiones esa terapia elamedidas adecuadas, cuando no es así. borada por el secretario de Estado de Economía llegaba En primer lugar: el superávit de las cuentas públicas a aplicarse, pues el margen de maniobra del ministro o está por debajo de lo que correspondería a la presente del Gobierno entero era muy estrecho: cuando no apretabonanza económica. En segundo lugar, que en estos días ba la oposición, las zancadillas procedían del propio paren que unos y otros no dejan de magrear la opa de E. ON tido o de los sindicatos; por si fuera poco, en el mundo sobre Endesa, la afirmación de David Vergara de que es empresarial siempre había un grupo poderoso que tamnecesaria una regulación eficiente de los mercados y poco admitía recorte alguno en sus intereses. Generaleviteinterferencias en las decisiones privadas sólo puemente, el secretario de Estado de turno paliaba esa contide ser interpretada como un sarcasmo o como esa ilunua frustración con una elogiable determinación de sersión interminable de los secretarios de Estado de Econovicio a su país que le impedía arrojar la toalla; adicionalmía que en España han sido. mente, algunos alimentabansu paciencia con la esperanjosemaria garcia- hoz. com za de una recompensa, en forma de cartera ministerial,