Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 Deportes PRIMERA DIVISIÓN SEGUNDA JORNADA LUNES 11 9 2006 ABC Van Nistelrooy hace la luz en la oscuridad de un Madrid pobre Lento, tosco y sin ideas ante un Levante con uno menos 60 minutos JOSÉ MIGUEL MATA Tres puntos y a otra cosa. Vale. Y debut de Reyes con la camiseta que según él siempre quiso vestir. Bueno. El Real Madrid cumplió el expediente y el pronóstico en su visita al Levante. Venció, pero estuvo lejos, muy lejos de convencer. Quedó claro que su futuro pasa por el acierto goleador del holandés Van Nistelrooy (penaltis mediante) a la espera de la incógnita Ronaldo. Y quedó oscuro, más bien negro, su fútbol, por escaso y lento hasta la desesperación más enervante. Ganó porque enfrente estaba un Levante cortito de todo y en estado de construcción y porque además las circunstancias se pusieron descaradamente de su parte. Pero su imagen provocó el bostezo de todo aquel que hubiera tenido la desgracia de no dormirse antes del partido... Las comparaciones son odiosas. Dicen. Claro que generalmente lo afirma quien sale ridiculizado de ellas. Pero sí, son odiosas. No se puede comparar el fútbol con el baloncesto porque son deportes absolutamente diferentes. Y a cualquiera que viese el partido del Barcelona frente al Osasuna y el de ayer en Valencia también le será imposible comparar porque el Barça y el Madrid, a día de hoy, igualmente juegan a deportes diferentes. El Barça ganó por tres goles de diferencia y el Real Madrid, también. Única coincidencia. Porque el Real Madrid lo hizo de una forma tan rácana, falta de brillo y mezquina que mejor ni ponerla enfrente ASÍ JUGARON LEVANTE Cavallero: regular. Zé María: regular. Dehu: mal. Alexis: regular. Rubiales: regular. Berson: mal. Diego Camacho: bien. Ettien: bien. Riga: bien. Robert: mal. Kapo: bien. Tomassi: mal. N Diaye: regular. Luyindula: s. c. El técnico. López Caro: regular. Lo mejor: su espíritu tras la expulsión de Dehu y la fuerza de Ettien. Lo peor: no crea nada en la medular y su ataque es muy blandito. LEVANTE REAL MADRID 1 4 Levante (4- 2- 3- 1) Cavallero; Zé María, Dehu, Alexis, Rubiales; Berson (N Diaye, m. 57) Diego Camacho; Ettien, Riga (Luyindula, m. 66) Robert (Tomassi, m. 37) y Kapo. Real Madrid (4- 2- 3- 1) Casillas; Míchel Salgado (Cicinho, m. 57) Cannavaro, Sergio Ramos, Roberto Carlos; Diarra, Emerson; Beckham, Cassano (Robinho, m. 46) Raúl (Reyes, m. 46) y Van Nistelrroy. Árbitro Daudén Ibáñez. Amarilla a Robert, Tomassi y Cannavaro. Dos, y por tanto roja (m. 85) a Diego Camacho. Roja a Dehu (m. 28) Goles 0- 1, m. 16: Van Nistelrroy. 0- 2, m. 26: Cassano. 1- 2, m. 36: Ettien. 1- 3, m. 56: Van Nistelrroy. 1- 4, m. 90: Van Nistelrroy. de la azulgrana. Por el bien del fútbol. El problema de acorazar un bólido para convertirlo en un tanque es que quizá el motor no pueda con el peso del escudo. Se moverá seguro, pero lento. Así es el Real Madrid. Un conjunto pesado en tres cuartos del campo al que le cuesta un potosí sacar la pelota con sentido porque sus planchas de acero, dígase Diarra y Emerson (y Guti, en el banco) no tienen las condiciones para mover el balón con fluidez, sentido y verticalidad. Eso sí, es raro que lo pierden porque en un porcentaje muy alto de sus acciones lo juegan atrás, al lado o al frente, pero en un espacio tan reducido y con tal parsimonia que el equipo se vuelve muy previsible e inoperante. Sólo la movilidad e ímpetu arriba de Raúl (aunque ayer desacertado cuando se quedó solo ante Cavallero) y lo que pueda inventar Cassano, que es mucho mientras mantiene el resuello, dan algo de lucidez al equipo. Tiene eso y el martillo pilón que es Van Nistelrooy, que remató cinco veces (incluido un penalti muy mal lanzado) e hizo tres goles. El holandés rentabilizó al máximo lo poquísimo que crearon los suyos. Parece el futuro que espera. REAL MADRID Casillas: regular. Míchel Salgado: regular. Cannavaro: bien. Sergio Ramos: bien. Roberto Carlos: regular. Diarra: regular. Emerson: regular. Beckham: regular. Cassano: bien. Raúl: regular. Van Nistelrooy: notable. Robinho: regular. Reyes: regular. Cicinho: s. c. El técnico. Fabio Capello: regular. Lo mejor: Van Nistelrooy, pese al penalti; detalles de Cassano y Robinho y el tándem Cannavaro- Ramos. Lo peor: su gilifútbol, a cámara lenta. No aprovecha las bandas. acción de Kapo ante Salgado, un Ettien incomprensiblemente solo al borde del área empalmó de zurda el 1- 2. Pero era imposible que hubiera partido. Tras el descanso, ya con Robinho y Reyes, el Madrid siguió igual, pero el Levante empeoró. Con el paso de los minutos acusó en el físico su inferioridad numérica y también el tercer tanto rival, que nació en un centro de Reyes y culminó Van Nistelrooy tras una buena dejada de cabeza de Beckham. El holandés cerró la goleada con una vaselina y podría haber sido lo único a recordar de su equipo si no hubiera desperdiciado el penalti que Diego Camacho le hizo a él mismo. Los locales acabaron con nueve Claro que si antes de la media hora y sin hacer nada te encuentras con dos destellos y dos goles, parece que todo está justificado. Pero no fueron más que eso, destellos. De Cassano en su combinación con Van Nistelrooy, que se giró y cruzó la pelota al poste derecho de Cavallero en una acción de delantero nato para hacer el 0- 1. Y de Beckham en un centro largo al área para el italiano, que controló de cine y aunque su primer remate lo rechazó Alexis (sí, el balón le rebota al madridista en la mano, pero no hay voluntariedad) remachó el 0- 2 en el segundo. Y a dormir. Ellos mismos y a los demás. Para colmo del débil una entrada bestial de Dehu en tijera a Van Nistelrooy dejó a su equipo con diez. Y pese a ello los locales, subidos al músculo de Ettien y al trabajo de todos, acorralaron a los blancos y les pusieron en un brete cuando, después de una brillante El holandés alterna balas de plomo con fogueo Marcó tres goles y pudo anotarse dos más si hubiese acertado en el penalti y en un mano a mano. Peor suerte corrió Salgado, que acabó lesionado JULIÁN ÁVILA Rudd van Nistelrooy es un delantero espigado (casi ciento noventa centímetros) de pies grandes y desgarbado en sus movimientos. No responde al perfil del estilista, pero es muy efectivo cuando encara la portería. No es elegante en el control ni vistoso en el regate, pero golpea al balón con excesiva virulencia y buena puntería. Y tiene mucha munición. Su pierna derecha es un cañón en la larga distancia y un cúter en la corta. Lo dicen las estadísticas. Casi trescientos cincuenta goles en su carrera profesional y un promedio de 0,75 por encuentro. Sesenta en cincuenta y siete partidos con el PSV, y sesenta y ocho tantos en los tres primeros años con el Manchester- -en este club marcó más de ciento veinte- Es el cuarto máximo goleador de la Liga de Campeones con 47 aciertos, sólo por detrás de Shevchenko (52) Raúl (51) y Di Stéfano (49) Y su efectividad la puede corroborar Cavallero, el portero del Levante. Recibió tres goles de distinta factura, en un recital que mezcló aciertos (a la media vuelta, fusilando y de vaselina) y errores de bulto (desperdició un mano a mano y desaprovechó un penalti) que le aúpan hasta lo más alto de la clasificación de goleadores, al lado de Samuel Eto o. Pese a su primer hattrick con la camiseta del Madrid no se le vio con una sonrisa de oreja a oreja. Golpe en el ligamento de la rodilla Cuando el colegiado pitó el final buscó a Cavallero para estrecharle la mano y luego se despidió de la grada con aire de desgana y rabia contenida porque se quedó corto. Se veía perdedor, pese a la racha positiva. Estoy contento, pero he tirado el penalti muy mal se lamentaba ante los periodistas. Peor parado acabó Míchel Salgado. Chocó con Rubiales y se marchó cojo, con un golpe en el ligamento de la rodilla izquierda. Es baja ante el Lyon. Reyes debutó con el Madrid con una actuación gris AP