Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 Sociedad LUNES 11 9 2006 ABC Benedicto XVI solicita tolerancia y respeto a lo que cada religión considera sagrado Para el islam la verdadera amenaza a su identidad no es la fe cristiana sino el desprecio de Dios b Un cuarto de millón de personas acudieron a la misa del Papa en Múnich, donde apeló a la responsabilidad de los cristianos a reaccionar ante la injusticia y la violencia JUAN VICENTE BOO. ENVIADO ESPECIAL MÚNICH. Sin necesidad de mencionar explícitamente el 11- S, el Papa abordó ayer los grandes problemas del mundo pidiendo respeto a lo que cada religión considera sagrado, y recordando que, en el cristianismo, Dios va unido a los temas sociales y a la justicia. Saliendo al paso del concepto de guerra de religiones Benedicto XVI explicó que el problema es justamente el contrario: distorsionarlas como instrumento de violencia o excluirlas de la vida de los pueblos. El Santo Padre señaló que para el islam, la verdadera amenaza a su identidad no es la fe cristiana sino el desprecio de Dios y el cinismo de considerar como derecho de libertad la burla a lo sagrado La homilía del Papa ante un cuarto de millón de personas que acudieron a la misa comenzó con un saludo cariñoso a su patria, pero se adentró enseguida en un análisis del mundo y de la responsabilidad de los cristianos ante la injusticia, la violencia y la falta de respeto a los sentimientos religiosos de los demás, un tipo de ofensa que hiere a muchas personas todavía más que un insulto. El Papa a su llegada al recinto donde se celebró la misa REUTERS La supremacía del amor Benedicto XVI explicó que en el cristianismo el tema de Dios va unido a los temas sociales, a nuestra responsabilidad recíproca y a nuestra responsabilidad por la supremacía de la justicia y del amor en el mundo En el land más próspero de Alemania, el Papa recordó que Jesús se dedicaba a los atribulados y a los marginados por la sociedad mientras que hoy existe el peligro de que se devalúe la preocupación por los derechos de los pobres Pero, sobre todo, dio la alerta ante ante la desaparición de Dios de la vida social y, todavía peor, la ofensa a los sentimientos religiosos de otras personas. Hablando de las poblaciones de África y de Asia pero en clara referencia a las que no son cristianas, el Papa señaló que la verdadera amenaza a su identidad no la ven en la fe cristiana sino en el desprecio de Dios y en el cinismo de considerar como derecho de libertad la burla a lo sagrado El camino de Benedicto Que Ratzinger rehúya todo culto personal no es óbice para que los bávaros se aguanten fácilmente y, desde hace unos meses, todos los caminos en Baviera Superior conducen si no a Roma sí al Papa: junto al camino de Santiago emerge el pequeño camino de Benedicto Esto colma además la afición alemana por el senderismo meditando, tan cercano a Kant como al reputado teólogo hoy Papa. Los 224 kilómetros de la Papa ruta recorre entre praderas y lagos las estaciones de una vida: desde el tilo del Papa que plantó Juan Pablo II junto a Ratzinger en Altötting, hasta el pueblo natal de Marktl, y a lo largo del río Alz y alrededor del lago Chiem, incluyendo el diario camino al colegio en Traunstein y hasta Tittmoning, que Benedicto XVI ha llamado el paraíso de mi infancia A pie o en bicicleta, el paseo revela hasta al más incrédulo las verdades del barquero de la sencilla fe campesina bávara y su conexión con el ecológico y soleado idilio del paisaje: Dios es grande porque Baviera es bella. Y puestos a seguir al Papa, empezar por donde él fue y seguir la flecha. Unos vecinos borran las pintadas en la fachada de la casa natal de Ratzinger consideran sagrado. Este sentido del respeto puede renacer en el mundo occidental solamente si crece de nuevo la fe en Dios, si Dios vuelve a estar presente entre nosotros Aunque el Papa abordó temas serios, y el público le escuchaba en silencio, el ambiente del encuentro desbordaba alegría. Era una auténtica fiesta, con muchísimas personas vestidas a la usanza bávara, sin ningún límite a la generosidad de las faldas de las mujeres o las plumas, penachos y flores en los sombreros de los hombres. Por desgracia, algún gamberro tuvo la triste idea de manchar con un par de bolsas de pintura azul la fachada de la AP casa natal del Papa en Marktl Am Inn, pero los vecinos lo arreglaron enseguida y hoy se la encontrará en perfecto estado. Recuerdos de infancia Benedicto XVI acudirá también al cercano santuario de Altötting, unido a sus recuerdos de infancia y a la biografía de sus padres, que se conocieron gracias a un anuncio de interés matrimonial del gendarme Joseph Ratzinger publicado en el Correo de Nuestra Señora de Altötting en el verano de 1920. La cocinera María Peintner se interesó y la historia tuvo un final feliz, pues se casaron ese mismo año. El temor de Dios Sin mencionar explícitamente las viñetas ofensivas del islam ni las frecuentes provocaciones de mal gusto, a veces publicitarias, contra Jesucristo o contra los católicos, Benedicto XVI salió al paso de todas ellas afirmando que la tolerancia que necesitamos con urgencia incluye el temor de Dios, es decir, el respeto a lo que los demás