Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 Opinión LUNES 11 9 2006 ABC PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA LUCA DE TENA CONSEJERO DELEGADO: SANTIAGO ALONSO PANIAGUA DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Rodrigo Gutiérrez, Carlos Maribona, Fernando R. Lafuente, Juan María Gastaca, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de área: Jaime González (Opinión) Mayte Alcaraz (Nacional) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego Redactores jefes: V. A. Pérez, S. Guijarro (Continuidad) A. Collado, M. Erice (Nacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura) J. López Jaraba (Deportes) F. Álvarez (TV- Comunicación) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) Director General: José Luis Romero Adjunto al Consejero Delegado: Emilio Ybarra Aznar Económico- financiero: José María Cea Comercial: Laura Múgica Producción y sistemas: Francisco García Mendívil ANOREXIA, PROBLEMA SOCIAL E 11- S, UN ATENTADO QUE CAMBIÓ EL MUNDO terrorista suicida, como los que ejecutaron la matanL 11 de septiembre de 2001 un grupo de fanátiza del 11- S, representa efectivamente el paradigma de cos musulmanes perpetró un atentado terrorisnuestras contradicciones cuando tenemos que afronta que ha cambiado el rumbo de la historia de tar casos como el de las torturas de Abu Grahib o la la humanidad. No era ni la primera acción de este cárcel ilegal de Guantánamo. Los líderes occidentales tipo, ni desgraciadamente fue la última, pero la fecha están obligados a ser los primeros en respetar los valopasará a la historia como el momento en el que se res que defendemos y por los que afirmamos la supeprodujo una mutación probablemente irreversible de rioridad de nuestra causa frente a sus adversarios. los conceptos globales de amenaza y seguridad. Las Pero al mismo tiempo no pueden dejar de utilizar tovidas de todos los habitantes del planeta se han visto dos los recursos a su alcance, para garantizar la seguafectadas directa o indirectamente por ello, al subirridad de sus ciudadanos y la pervivencia de nuestras se a un avión, al entrar a un edificio oficial o al llenar democracias. El debate entre libertad y seguridad, en el depósito de gasolina, entre otras muchas cosas, y el que lamentablemente nos vemos obligados a escoaún no podemos saber si volveremos a un escenario ger cuánto estamos dispuestos a perder en cada caso, que se pueda considerar normal o si es que la norva a seguir estando en el centro de la discusión polítimalidad va a ser precisamente esta situación de preca, policial y militar. vención continua. La fecha del 11- S ha quedado definitivamente marcada en la historia. L actual Gobierno español tomó en su día la deciCinco años después subsiste en parte de la opinión sión de retirar los soldados de Irak, pero los manpública occidental una especie de ingenua perplejitiene en Afganistán, haciendo una extraña distinción dad ante este suceso y son muchos los que mezclan los entre las amenazas que han sido serancios resabios de antiamericanismo con cierto grado de comprenCinco años después del ñaladas expresamente y según ciertos criterios por las Naciones Unidas sión hacia las causas que los terro 11- S, la situación sigue y las que fueron determinadas de ristas utilizan para justificar sus otro modo, como si se tratase de cocrímenes. Pasado el tiempo, ha dissiendo tan grave como la sas diferentes. Se trata de un error minuido el impacto de la dimenque tarde o temprano los hechos se sión gigantesca del ataque contra de aquellos días. encargarán de esclarecer, como deNueva York y Washington (más de 3.000 muertos) y ni siquiera los Estamos ante una guerra muestra que los propios informes del Ejército español reconocen que en atentados terroristas de Madrid y de valores que las Afganistán nuestras tropas se enLondres que vinieron luego han cuentran en una situación de guerra servido para perfilar los contornos sociedades libres no tan grave como la que el Gobierno de un conflicto en el que las sociedaEn los últides libres de Occidente están implipodemos permitirnos el creyó abandonar en Irak. de la OTAN mos diez días, las fuerzas cadas. Desde el fin de la II Guerra en aquel país han matado a 420 miliMundial, los occidentales, los eurolujo de perder tantes de Al Qaida- -la célebre franpeos especialmente, hemos hecho quicia a la que se atribuye el liderazde la tolerancia y la paz el primer go espiritual de quienes nos atacan- -y sólo en el día de objetivo de nuestras relaciones con el resto el mundo, ayer fueron 94. En cuanto a la misión en el sur del Líbay cinco años después de la mayor embestida criminal no, si no cambian mucho las cosas, será inevitable que cometida contra nuestra civilización, es preciso rese vean involucrados en un conflicto en el que se enfrencordar que estamos siendo atacados por una fuerza tan por vías interpuestas la democracia israelí y el régique quiere destruirla y frente a la cual nuestros más men teocrático iraní, que por cierto se ha dedicado a nobles deseos están siendo utilizados contra nosodesafiar a la comunidad internacional con su peligrosítros. simo rearme nuclear, mientras el Gobierno le colmaba ESDE aquel 11- S se han producido otros acontecide atenciones con esa propuesta de alianza de civilizamientos traumáticos en el mundo. Primero fue la ciones tan oportunista como vacía. defenestración del régimen talibán de Afganistán y La situación cinco años después del 11- S sigue sienluego la caída del dictador iraquí Sadam Husein en do tan grave como aquellos días y en algunas cosas se Irak. La reacción inicial al ataque que lideró Estados podría decir que ha empeorado. Puesto que no se trata Unidos fue como un huracán, en buena parte alimende una guerra convencional, no es fácil determinar tado por el dolor de la herida recibida, pero también dónde está el frente y los movimientos de las líneas animada por la claridad en la percepción de la amenaadversarias. za: una parte importante del mundo musulmán se opoSe trata de una confrontación global y multilateral, ne a la modernización y a la simbiosis de su religión y en la que está en juego la supervivencia de nuestras modo de vida con las fructíferas corrientes globales, y sociedades, y en este periodo de mundialización no es ha decidido intentar destruir lo que consideran el foposible ignorar que lo que sucede en un punto tiene co de esa amenaza y que para ellos son las sociedades repercusiones en todo el planeta. Se trata de una guelibres, con la misma determinación con la que creen rra de valores que las sociedades libres no podemos que los guerrilleros afganos demolieron la Unión Sopermitirnos el lujo de perder. Ya no hay retirada posiviética con la fuerza del Corán. ble y aquéllos que pretendan seguir viviendo en liberNos enfrentamos a gentes que son capaces de morir tad deberán estar dispuestos a pagar el alto precio que con tal de intentar causar el mayor daño posible. El desde el 11- S nos han impuesto los terroristas. E E D S un acierto que la Pasarela Cibeles prohíba el desfile de modelos extremadamente delgadas, estableciendo un mínimo situado en torno al 18 por ciento de masa corporal, según un cálculo de medida que pone en relación el peso con la estatura. La Comunidad de Madrid, de acuerdo con los expertos en endocrinología y nutrición, ha establecido este criterio por primera vez en una pasarela de carácter internacional. Se buscan modelos que ofrezcan una imagen saludable y, sobre todo, se intenta evitar que el objetivo de la delgadez excesiva sea un modelo a imitar para muchas jóvenes aspirantes. Según esta norma, entre el 30 y el 40 por ciento de las participantes en la edición del año pasado serían rechazadas en la pasarela que se inaugura el próximo día 18 de septiembre. Esta medida, que merece todos los elogios, debería ser algo más que un hecho aislado. Dicen los sociólogos que la sociedad contemporánea está dominada por el imperio de lo efímero plasmado en modas pasajeras que se convierten en iconos juveniles. Muchas jóvenes, seducidas por un éxito fácil en apariencia, arriesgan su salud y ponen en peligro su futuro para ajustarse a unas pautas manifiestamente exageradas respecto de su aspecto físico. El canon de la belleza femenina ha sido muy cambiante a lo largo de los tiempos, como es fácil apreciar en el estudio de la Historia del Arte. La presión comunitaria sobre la mujer para que se adapte a las pautas de cada época constituye una forma sutil de discriminación, que no siempre ha sido objeto de atención por parte de los feminismos al uso. Lo triste es que la pérdida de apetito y la desnutrición dejan huella de difícil remedio (entre ellas la osteoporosis, diversas enfermedades del aparato digestivo y trastornos del sistema nervioso) y que las jóvenes anoréxicas convierten su propia vida en un drama personal y familiar. Cuando tantos esfuerzos dedican los poderes públicos a luchar contra el tabaquismo y- -en menor grado- -contra la alcoholemia, bien está que se adopten disposiciones de este tipo. Pero todo ello debería enmarcarse en una profunda reforma del Sistema Educativo para inculcar desde la infancia hábitos saludables en materia de nutrición y cuidado del cuerpo. Más importante aún es la educación en valores morales, evitando el culto a determinados comportamientos y actitudes que no merecen convertirse en el espejo de miles de adolescentes que carecen de la madurez necesaria para distinguir entre el exceso y la moderación. Ojalá que la Pasarela Cibeles sirva de pauta para otras actuaciones en este mismo sentido, dentro y fuera del mundo de la moda. La sociedad tiene que ofrecer ejemplos valiosos como modelo a imitar. Desde este punto de vista, la anorexia es, sin duda, una enfermedad corporal pero es también un problema grave de psicología social.