Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Toros DOMINGO 10 9 2006 ABC Miles de personas peregrinaron a la Goyesca para ser testigos de uno de los acontecimientos taurinos más importantes de las últimas décadas Ronda fue más ordoñista que nunca TEXTO: FERNANDO CARRASCO FOTOS: CARLOS NÚÑEZ Y EFE RONDA (MÁLAGA) Desde primeras horas de la mañana Ronda fue puro espectáculo. Sus calles amanecieron invadidas por multitud de personas, de la tierra y foráneas, prestas a no perderse ni un solo detalle. No importaba el calor, que lo hizo y mucho, ni la espera, larga y a veces hasta incomprensible. Todo valía con tal de conseguir, incluso hasta de la manera más inverosímil, ver de cerca no ya a los toreros sino a esa cantidad ingente de famosos que se dejaba ver por las escarpadas calles rondeñas. La localidad estaba en fiestas, las de Pedro Romero, santo y seña de esta comarca de la serranía malagueña que cada año hacen que se colapse no sólo esta bellísima ciudad sino las poblaciones limítrofes. Y máxime si este año se anunciaban en el cartel de la Goyesca los hermanos Francisco y Cayetano Rivera Ordóñez. Escenario y toreros hicieron que Ronda se desbordase mucho antes que llegase este 9 de septiembre. Riadas de personas deambulando de un lado a otro para apostarse cerca de la calle central que desemboca en la bicentenaria plaza rondeña y, desde allí, contemplar el magnífico espectáculo de carruajes, de mujeres ataviadas con el traje goyesco y hombres, a caballo, portando el vestuario propio de aquellos bandoleros que hicieron posible tantas y tantas leyendas de esta serranía sin igual. Cartel de no hay billetes para contemplar la alternativa de Cayetano. Las entradas en la reventa, por las nubes. Hasta 1.500 euros se pedía por una entrada de sombra. Todos, rondeños y los de fuera, locos por ver rostros conocidos que saciasen su sed de protagonistas. Daba igual, a medida que avanzaba el día, que fuesen de los de relumbrón como de otros de los llamados de medio pelo esto es, famosillos que se suben a un carro efímero del que suelen caerse no más las bridas no controlan el galope desbocado. Empero, los que acudieron hasta Ronda no quedaron defraudados. Tanto el hotel Reina Victoria como el Parador, fueron llenándose conforme avanzaba el día hasta el punto que poco antes de la una y media de la tarde no cabía un alma en sus respectivos halls. La muchedumbre se arremolinó para ver la llegada de los hermanos Rivera Ordóñez a la plaza Desfile de personalidades Por allí se vio, en principio, a la gente del toro. Ricardo Gallardo, propietario de Fuente Ymbro; Borja Domecq, propietario de Jandilla; Carlos Núñez, Fernando Domecq, que lidiaba ayer en Ronda. Luego el gentío fue testigo del desfile de personalidades. La duquesa de Alba fue asaltada por la prensa del corazón a la salida del restaurante en el que almorzaba y tuvo que introducirse como pudo en el vehículo que la alejó de allí. Miles y miles de personas- -la Policía calcula que más de cinco mil- -se apostaron a las puertas de la plaza para ver de cerca a los famosos. Ya en el interior del coso, en el callejón, aparecieron los ministros de Exteriores y de Fomento, Miguel Ángel Moratinos y Magdalena Álvarez, respectivamente; Álvaro Domecq Romero, Fermín Bohórquez, Miguel Báez Spínola Litri -su mujer, Carolina Herrera, estaba en una de las gradas- Espartaco, Pepe Luis Martín, y el ex cuñado de Rivera Ordóñez, Cayetano Martínez de Irujo, que se ocupó de su sobrina Cayetana, vestida de goyesca, que no paró de pedir agua mientras contemplaba la actuación de su padre, Francisco Rivera. No faltaron Curro Romero y Carmen Te- La duquesa de Alba no faltó a una cita que congregó a multitud de famosos llo; la ganadera Silvia Camacho; Pilar Burgos. También se pudo ver al periodista José María García, al ex secretario para el Deporte, Juan Antonio Gómez- Angulo, y a muchas personas relacionadas con el toro. A última hora, antes de comenzar el festejo, apareció en el callejón Kiko Rivera Pantoja, hermano de Francisco y Cayetano. Tampoco faltó su hermano, por parte de madre, Julián Contreras. En los tendidos, Carlos Herrera, Joaquín Moeckel, Rogelio Gómez, Rafael de Paula, José María del Nido, Julio Cardeñosa y un sinfín de Belén Ordóñez contempló emocionada las actuaciones de sus sobrinos personas conocidas, caso de Miguel Gallego. El palco maestrante no contó, finalmente, con la presencia de la Infanta Elena. El teniente de Hermano Mayor de la Real Maestranza de Ronda, marqués de Salvatierra, estuvo acompañado de su esposa, Soledad Becerril. También ocupó lugar en dicho palco su homónimo maestrante sevillano, Alfonso Guajardo- Fajardo. En definitiva, gente y más gente conocida que hicieron las delicias del pueblo rondeño, que ayer, más que nunca, fue ordoñista por obra y gracia de Francisco y Cayetano. El triunfalismo abre la puerta grande a los tres espadas en Valladolid JAVIER LÓPEZ HERNANZ VALLADOLID. El triunfalismo se apoderó de la tarde y los tres diestros abandonaron el coso a hombros. El encierro de Núñez del Cuvillo resultó noble pero careció de fuerza. Morante hizo el mejor toreo frente al cuarto- -sobrero del mismo hierro- -en una faena discontinua con pasajes grandiosos. Firmó muletazos enormes sobre ambos pitones de forma intermitente. Estuvo tan decidido que fue avisado antes de dejar una estocada corta. En el primero se mostró muy dispuesto, a pesar del molesto viento, y sólo dejó detalles Murcia. Novillos de Yerbabuena y Alcurrucén. Ángel Teruel, tres orejas. Palomo Linares, tres orejas. Dámaso González, ovación y oreja. Albacete. Novillos de Nazario Ibáñez. Portaña, silencio y silencio tras aviso. Andrés González, ovación y ovación tras aviso. Rubén Pinar, oreja y vuelta. Arles (Francia) Toros de Santos Alcalde, Tardieu y Ramos. Padilla, vuelta y dos orejas. Lescarret, ovación en ambos. Fernando Cruz, ovación y silencio tras aviso. Dax (Francia) Toros de Bañuelos. César Rincón, ovación, ovación y silencio. El Juli, ovación, oreja y palmas. Monóvar (Alicante) Toros de Marca. Esplá, con fractura de dos costillas, fue ovacionado. Tejela, dos orejas y ovación. Palazón, tres orejas. Informa B. de Peñas. pero fue recompensado con la oreja en un conjunto enganchado. El Cid cortó la oreja del segundo por una faena limpia, fundamentada en la diestra y condicionada por las justas fuerzas de su rival, en una labor a menos. Otra consiguió del encastado sobrero de Puerto de San Lorenzo, frente al que firmó naturales enjundiosos aunque sin redondear. Castella, recibido con gran cariño en su reaparición, sólo pudo mostrarse tesonero frente al inválido tercero- -fue silenciado- -y desorejó al blando sexto por una labor aseada y valerosa, muy jaleada por el público.