Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 DOMINGO 10 9 2006 ABC Madrid Avión siniestrado en el aeropuerto de Barajas 2 Rápidamente aplica los frenos al máximo para detener la nave Aguirre aparca su Ley del Suelo hasta la próxima legislatura, a la espera de que Trujillo apruebe la suya Boeing 747 4 1 El piloto de un Boeing 747 de la compañía Qatar Airways, con destino a Doha, detecta que el tren de aterrizaje comienza a echar humo en plena carrera de despegue Una vez detenido, acuden los bomberos para apagar el tren de aterrizaje. Los pasajeros abandonan el avión a través de las rampas y son atendidas por crisis de ansiedad y diversas magulladuras 30 personas. Diez de ellas son hospitalizadas, entre ellas una embarazada. La más grave sufre fractura de tibia Altura: 21 m Longitud: 85 m Embergadura: 76 m Capacidad Peso Autonomía De 350 a 450 pasajeros 363.000 kg 13.500 km 3 A consecuencia del roce con la pista, se desata un incendio que daña una de las ruedas del aparato. Infografía ABC Pánico entre los 200 pasajeros de un avión con destino a Qatar al arder el tren de aterrizaje Diez personas fueron hospitalizadas, entre ellas una embarazada y un varón, con una tibia fracturada el despegue cuando estaba ante el humo que salía de uno de los motores. Una treintena de viajeros fue atendida por crisis de ansiedad M. J. ÁLVAREZ MADRID. ¡Que no cundan los nervios! No se agolpen en las puertas. ¡Tranquilos! Todo el mundo va a poder salir. El avión va a ser desalojado Esas fueron las escuetas explicaciones que dieron las azafatas de la compañía Qatar Airways a los asustados y desencajados viajeros que estaban a bordo de un Boeing 747 la noche del viernes. En total, unos 200, a los que cabe añadir los miembros de la tripulación. Nuestro mayor temor era que se produjera una explosión, por ello, cundieron el pánico y los gritos. La tensión era palpable. Parecía la escena de una película de miedo. Si la nave llega a despegar ahora no estamos aquí ninguno explicó a ABC el ciudadano iraní Alí Taghavi, de 25 años. Él viajaba junto a sus padres, Yosef y Main Taghavi, de 55 y 48 años respectivamente, con destino a Doha (Qatar) un país de poco más de un millón de habitantes. Ambos resultaron con fracturas en los cuatro dedos de una mano y en uno de sus pies, respectivamente. b El piloto abortó Sólo dos españoles entre el pasaje Sólo había dos españoles entre el pasaje; el resto eran ciudadanos árabes que se disponían a volar a la capital de dicha monarquía islámica (Qatar) en su mayoría, para hacer escala con destino a otros estados. El joven Alí, como otros compañeros de esta particular pesadilla pudo contemplar a través de una de las ventanillas del aparato lo sucedido. La salida del vuelo QTR 068, prevista para las 22.30 horas se retrasó 60 minutos. Ésta se produjo a las 23.30 h. El avión había ido cogiendo velocidad y se hallaba en la cabeza de la pista, dispuesto a coger altura. Pero algo no marchaba bien. De uno de los motores, en concreto del izquierdo, salía humo. El aparato proseguía su rumbo haciendo movimientos extraños en uno de los laterales. Me asusté y me pegué al asiento. Sin mover ni un músculo ni apenas respirar prosigue Alí. El piloto hizo una maniobra brusca de frenado para abortar el despegue, lo que provocó que al humo le sucedieran las llamas, a causa del roce con la pista. El incendio alcanzó una de las ruedas del aparato, que resultó dañada y, automáticamente, se abrieron las salidas de emergencia y se activaron las rampas para la evacuación, indicaron fuentes aeroportuarias. Me pareció eterno. En total fueron unos quince minutos hasta que el avión paró su marcha. Luego, la situación fue caótica. Todas las personas que estábamos dentro esperábamos una explicación que aclarase qué estaba pasando por megafonía. No la hubo. Únicamente las llamadas a la calma para evacuar el aeroplano continúa el relato de esta familia iraní. El más joven se atreve a aventurar una hipótesis: El 11- S está ahí y no hay que olvidar que Qatar es objetivo de Al Qaeda La tensión, la ansiedad y el miedo hicieron mella entre los pasajeros, quienes se amontonaron en torno a las puertas. Sólo pensábamos en salir de ahí por si se producía una deflagración Por fortuna no fue así. De inme- La ministra de Fomento asegura que este accidente es frecuente La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, aseguró ayer que accidentes como el que ocurrió en la madrugada del sábado en Madrid en el aeropuerto de Barajas, en el cual, un avión Airbus de Qatar Airways- -en el que el piloto detuvo la maniobra de despegue al notar un ruido anómalo en el tren de aterrizaje- se producen con cierta frecuencia informa Efe. En declaraciones a los periodistas precisó que el suceso ocurrido en el aeródromo madrileño fue consecuencia de abortar la maniobra de despegue, y, aunque cundieron los nervios, todo se ha ido solucionando Indicó que a consecuencia de la operación se ha incendiado una rueda y, por ello, ha sido necesario desalojar toda la aeronave Dicha responsable hizo esas declaraciones en Ronda en donde presenció la tradicional corrida goyesca. diato acudieron hasta el lugar los bomberos destacados en el aeropuerto, quienes sofocaron el fuego. Mientras se desalojaba el avión, el agua que caía sobre las rampas, que les impulsaba y deslizaba, y la elevada altura del aeroplano, provocaron que algunos viajeros cayeran en mala posición. El resultado: contusiones cervicales y lumbares, magulladuras, esguinces de tobillo y rasguños. Los sanitarios del aeródromo avisaron a Emergencias Madrid, quien envió hasta el lugar varias unidades del Samur- Protección Civil. En total, fueron atendidas 30 personas- -entre ellas una embarazada- -que presentaban, en su mayoría, crisis nerviosas. El único herido grave sufrió una fractura en la tibia. A pesar de ello, tan sólo una decena de personas fueron trasladadas hasta diversos hospitales- -La Paz, Ramón y Cajal, Gregorio Marañón y La Princesa- para ser observados, explicó un portavoz de dicho servicio. Aviación Civil investiga las causas Tripulación y pasaje fueron alojados, ya en la madrugada, en el Hotel Auditorium. A lo largo del día de ayer estaban siendo reubicados en distintos vuelos, dado que el aparato siniestrado no está operativo. Aviación Civil está estudiando las causas de lo sucedido, precisaron en AENA. A primeras horas de la tarde de ayer la mitad de los viajeros había salido ya hacia sus destinos. El resto rodeaba a una empleada de Ineuropa Handling- -que trabaja para Qatar Airways, que no tiene oficina en el aeropuerto- quien no se despegaba del móvil al intentar buscar plazas para el resto del pasaje. Estamos sólo con lo puesto; las maletas se quedaron en Barajas Los viajeros temían que se produjese una explosión o que el avión despegase: Ahora no estaríamos aquí