Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional DOMINGO 10 9 2006 ABC El entorno de López Obrador comienza a admitir su derrota Los parlamentarios del PRD empiezan a participar en las labores institucionales que Obrador perdió una votación entre la dirigencia de su coalición cuando pretendía que sus seguidores fueran hasta el Palacio Legislativo MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La deserción y la división son manifiestas en el movimiento de resistencia civil pacífica que encabeza Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda que no acepta el triunfo del conservador Felipe Calderón en las elecciones presidenciales mexicanas. Dirigentes del Partido de la Revolución Democrática (PRD) marcan ya distancias con Obrador, empecinado en denunciar un fraude electoral y un complot casi galáctico que nadie, excepto él y sus incondicionales, ha visto. Así, la iniciativa de reformas a la Ley Orgánica del Congreso fue avalada por los diputados del PRD, lo que le permitirá a la segunda fuerza parlamentaria presidir durante un año la Mesa Directiva de la Cámara Baja. Pese a que su mesías ha mandado al diablo a las instituciones, los perredistas consideran que es mejor obtener espacios políticos a ser excluidos de los mismos. También, los gobernadores de los Estados de Michoacán, Lázaro Cárdenas, y de Chiapas, Juan Sabines, ambos del PRD, han reconocido a Calderón como presidente electo de la República. Por otro lado, los campamentos emplazados en el centro de la Ciudad de México muestran cada día un aspecto más desaborido. Si nunca hubo más de cinco mil personas en los tenderetes que a modo de mercadillos populares b Ha trascendido bloquean el tráfico de la capital, estos días apenas hay una decena de manifestantes en cada uno de los 47 fortines levantados en el Zócalo y en el paseo de la Reforma. El naufragio de un líder Finalmente, ha trascendido que Obrador perdió una votación entre la dirigencia de la coalición Por el Bien de Todos, que él encabeza, cuando pretendía que sus seguidores fueran hasta el Palacio Legislativo, el pasado 1 de septiembre, para boicotear el último Informe de Gobierno de Vicente Fox. Según el diario El Universal, el caudillo tabasqueño sometió a votación su idea de marchar al Palacio de San Lázaro ante una quincena de dirigentes de su coalición; de ellos, ocho se opusieron por los riesgos que la medida implicaba para sus seguidores incondicionales. Saliendo al paso de estas fracturas en su incipiente insurrección, López Obrador aseguraba en las últimas horas que hay unidad en su movimiento: Nos estamos cohesionando, no hay fisuras dijo. Para evitar que la protesta pierda fuerza, la mengua en el apoyo Seguidores de Obrador escuchan a su líder en la Plaza del Zócalo popular puede revertir en una mayor virulencia de las acciones directas Así lo sostiene el historiador Lorenzo Meyer, entregado a la causa del ex alcalde capitalino: En la movilización social, lo que importa es la intensidad; y pueden ser pocos, pero son muy intensos EFE Estos días apenas hay una decena de manifestantes en cada uno de los 47 fortines levantados en el Zócalo El paralelismo entre López Obrador y el subcomandante Marcos resulta cada vez más evidente Fuerza caciquil Sin embargo, y según el también historiador Roger Bartra, el cacique urbano populista no abandera un movimiento social, sino una estructura de mediaciones sociales calcada del modelo del PRI (Partido Revolucionario Institucional, que monopolizó el poder durante siete décadas) Aunque la reacción de protesta tiene el apoyo en algunos movimientos sociales marginales, su fuerza proviene principalmente de la pirámide caciquil de mediaciones El siguiente paso de esta afrenta a la democracia y la sociedad mexicanas será tratar de impedir la celebración, la próxima semana, de los principales actos de las fiestas de la Independencia: el célebre Grito y la posterior parada militar. Después, el 1 de diciembre, se intentará evitar que el presidente electo tome posesión de su cargo. Entre medias, y en el transcurso de una nueva pantomima barnizada de democracia directa y asamblea popular, López Obrador sería proclamado jefe de un Gobierno paralelo, para emprender seguidamente una gira por todo el país. Así, el paralelismo entre López Obrador y el subcomandante Marcos resulta cada vez más evidente.