Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 10 9 2006 La Entrevista 11 Al final habrá acuerdos básicos con la Iglesia en temas importantes ¿Qué impresión se llevó del Papa en Valencia? -Extraordinaria. ¿Qué le dijo? -Que tenía muchas ganas de conocer a la persona designada por el presidente del Gobierno para coordinar las relaciones con la Iglesia y que creía que estábamos en buenas manos. ¿Cree que esa frase del Papa de que estamos en buenas manos ha tenido efecto sobre la jerarquía católica en España? -Las relaciones que mantiene el Gobierno con la jerarquía católica son positivas. Están basadas en el respeto, en el diálogo y en la lealtad. Los temas se reconducen a través del diálogo sabiendo que la Iglesia y el Gobierno tenemos ámbitos distintos... ¿Los criterios están distanciados o se acercan en las conversaciones sobre la asignatura de religión y la financiación? -Creo que habrá acuerdo. ¿En los dos temas? -En los dos. Dentro del acuerdo puede haber aspectos en los que se discrepe, pero al final habrá acuerdos básicos en temas importantes. ¿Son ustedes partidarios de seguir con financiación adicional o de establecer una fórmula definitiva, modificando el porcentaje de percepción por parte de la Iglesia, de tal manera que el Estado no tenga que hacer transferencias? -Trabajamos en la vía, compartida por la Iglesia y el Gobierno, de clarificar la financiación. Porque ahora son varias las vías de ingreso. Me va a permitir que todavía no adelante ninguna posición, porque eso es importante para las negociaciones, pero sí puedo decir que hay voluntad de clarificar las fuentes de financiación. Eso es bueno para todo el mundo. Hay dos posibilidades. Suprimir la asignación complementaria y dejar sólo el porcentaje. O todavía mantener un modelo transitorio. En eso estamos trabajando, y el objetivo, desde luego, es reducir la vía de financiación para que haya una mayor clarificación. ¿Va a haber una modificación en materia de fiscalidad que afecte a la Iglesia, por ejemplo el IVA? -Esa modificación viene impuesta por la UE y la Iglesia tiene que asumirla. Europa nos dice que es imposible seguir con esta situación. La vicepresidenta del Gobierno, en un momento de la entrevista con ABC mentos en una situación explosiva? -La situación es problemática. No vamos a ocultar algo que está ocurriendo todos los días a la vista de los ciudadanos. A todos nos produce una enorme convulsión cuando vemos llegar a nuestras costas a los inmigrantes tras una travesía en la que se han jugado la vida. Pero quiero resaltar el extraordinario compromiso de comportamiento de la sociedad canaria. El Gobierno canario sabe mejor que nadie lo que estamos haciendo. Tenemos un problema serio. No lo vamos a ocultar. Lo estamos gestionando, pero no sólo ahora, sino desde hace dos años y medio. -Esta es la primera preocupación de los españoles en estos momentos. -Y del Gobierno. Es en lo que más se está trabajando. Por retomar el asunto de Europa diré que ni fui de urgencia ni volví de Europa sin nada. Fui en el marco de la política que este Gobierno está haciendo con la UE. Fratini salió conmigo en una rueda de prensa y dijo que efectivamente había un problema que era de todos, que es verdad que los medios de la UE y la política de la CE son limitados, y que se comprometía a trabajar para ayudar a España. Y que en lo que correspondía a sus responsabilidades añadió que Frontex no había funcionado con la suficiente eficacia. -Pasamos a otro ámbito de cuestiones: el proceso de paz. ¿Por qué el Gobierno no ha reaccionado públicamente con más energía ante actos de terrorismo callejero tan graves como los ocurridos en Vitoria y San Sebastián en las últimas semanas? -El Gobierno ha rechazado, rechaza y rechazará todo tipo de violencia. -Bueno, de eso no hay duda. -La reacción es rechazarlos y combatirlos. Y luego analizarlos, en el contexto político, para saber a qué han respondido. -Todo eso con el alto el fuego permanente de ETA. -Vamos a situar el tema. Cuando se produce el alto el fuego permanente de ETA, el presidente del Gobierno lo primero que hace es hablar con todos los grupos políticos y les dice que a partir de ese momento se va a abrir un proceso. Todos los grupos le dan su conformidad. Y les dice que, de entrada, se va a tomar un tiempo para verificar que ese alto el fuego permanente responde a una auténtica voluntad política. Se toma un tiempo, dos meses, y esa verificación se efectúa a través de todos los mecanismos de los que el Estado dispone para tener información fiable. A finales de julio, el presidente, hecha esa verificación, comparece y avala que hay voluntad política de que esa violencia cese. Por lo tanto se comunica que se van a iniciar conversaciones, contactos, y que va a ser un proceso largo, duro y difícil, un proceso en el que no va a haber precio. La paz no tiene precio. Creo que en este período de tiempo que ahora se abre hay que trabajar con prudencia y discreción. ¿Se conocerá entonces a finales de septiembre el relato de lo que se ha hecho? -Habrá un contacto, una comparecencia del ministro de Interior en el Parlamento para informar a los grupos políticos de la marcha del proceso. Y ése es el contexto en el que hay que analizar la incidencia de las situaciones que se han producido a lo largo del verano, sobre la base de que la situación de violencia se rechaza completamente porque no es compatible con ningún proceso. Hay que analizar las circunstancias en las que se produce. Se debe dejar que el Ministerio del Interior trabaje como lo está haciendo. Hay que entender que no podemos hacer declaraciones o pronunciamientos permanentes sobre estos asuntos. -Pero ha habido dos pronunciamientos. Uno del presidente del Gobierno en la revista alemana Die Zeit diciendo que los contactos empiezan en las próximas semanas. De forma simultánea, Arnaldo Otegi, dice que el proceso está bloqueado. Todo parece muy contradictorio y por medio se produce el terrorismo callejero, que ha tenido algún episodio ciertamente de entidad. -El presidente del Gobierno ha dicho dos cosas que no son contradictorias con nada de lo que estoy diciendo: estamos en ese momento y que, por tanto, (Pasa a la página siguiente)