Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 La Entrevista DOMINGO 10 9 2006 ABC MARÍA TERESA FERNÁNDEZ DE LA VEGA Vicepresidenta primera del Gobierno Ni fui de urgencia a Europa por la inmigración ni volví sin nada Todo el que llegue a España de forma irregular tarde o temprano saldrá afirma la vicepresidenta primera. María Teresa Fernández de la Vega defiende la política sobre inmigración del Gobierno, aunque no oculta que la situación en Canarias es problemática TEXTO: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS A. AGUIRRE DE CÁRCER FOTOS: JAIME GARCÍA MADRID. En su estricta delgadez es del todo incombustible. María Teresa Fernández de la Vega consume horas y horas sin tasa en Moncloa a fuerza de una entrega personal regada de constantes infusiones de manzanilla, quizá como sustitutivo de los cigarrillos que abandonó hace ya tiempo. El descanso estival ha sido breve pero dice que también provechoso. Asume que en su condición de vicepresidenta le toca desde la inmigración hasta la política exterior, la portavocía del Gobierno y el proceso de paz. Está en todo y parece poder con todo. Si el Papa le dijo que las relaciones de la Iglesia al estar en sus manos estaban en muy buenas manos qué no pensará Zapatero de esta mujer incansable que devuelve las preguntas como el frontón la pelota y defiende numantinamente un Gobierno con trazas de estar desbordado. -Usted ha protagonizado en su discurso un giro notable en relación con el problema de la inmigración. ¿Es así o es una impresión falsa? -Si repasamos mis declaraciones, vengo diciendo lo mismo desde el primer momento. Desde el primer día este Gobierno ha tenido la inmigración como uno de los temas prioritarios porque consideramos que es uno de los grandes desafíos del siglo XXI. Tiene que haber una inmigración legal y ordenada, manteniendo una actitud firme y de lucha contra la inmigración ilegal. Todo el que llegue a España de manera irregular, tarde o temprano saldrá. ¿Por qué han disminuido las repatriaciones? -No es así. El ministro del Interior dio el dato en el Parlamento: 52.000 inmigrantes han sido devueltos este año por diversas vías. No ha habido un número mayor en los últimos cinco años. ¿No está desbordado el Gobierno? -El Gobierno trabaja con un problema muy serio que tiene toda la comunidad internacional. ¿Pero no es un tema muy específico de España dentro de la UE? -Tenemos problemas particulares. Somos un país que está en una situación geográfica determinada. Hay 13 kilómetros entre un mundo desarrolla- CAMBIOS EN INTERIOR El mando único para la Policía y la Guardia Civil redundará en más eficacia para luchar contra el crimen organizado, el terrorismo y la inmigración ilegal DIÁLOGO GOBIERNO- ETA El acercamiento de los presos no está encima de la mesa en estos momentos. Nos encontramos en una fase de primeros contactos INMIGRACIÓN La regularización de inmigrantes ha sido positiva y no creo en absoluto que tenga que ver con el fenómeno migratorio, que existe y existirá do, donde la gente vive bien, y un mundo en el que millones de personas mueren. El mayor diferencial de renta se produce en esta frontera. Tenemos un problema que hemos abordado desde el primer día con una política integral. Empezamos con muchos problemas con Marruecos. Hoy las relaciones con Marruecos nos permiten afirmar que el tema está funcionando muy bien, Los acuerdos suscritos se están respetando y ejecutando. Y los firmados con Mauritania se han ido consolidando. Ahora trabajamos con Senegal, donde está el problema más serio. Estoy convencida de que lo resolveremos. -Ha tenido recientemente un viaje un poco angustioso a Europa. La sensación que hemos tenido es que la vicepresidenta del Gobierno, ante una avalancha sin precedentes, ha ido rápidamente a Finlandia y Bruselas. Y que el comisario Fratini ha tirado al Gobierno de las orejas. ¿El Gobierno no tiene que hacerse ninguna autocrítica? -No es un problema de hacer autocrí- tica. Lo que quiero primero es que se sepa lo que hace el Gobierno. A partir de ahí, podemos o no estar de acuerdo. Yo admito todo tipo de críticas porque todo es susceptible de mejorar. ¿Volvería a hacer usted el proceso de regularización? ¿Cree que no ha tenido ninguna incidencia? -Ninguna. No se trata de polemizar, pero cuando nos encontramos con 800.000 inmigrantes irregulares trabajando en condiciones de explotación, hicimos la regularización con consenso entre los empresarios y los trabajadores, y ligándola a un contrato laboral. -Contrato laboral temporal. -Sí, claro. -Es que ahora han aumentado en un 30 por ciento las prestaciones de desempleo. ¿Y el ingreso que está produciendo en nuestra economía el trabajo de los inmigrantes aquí? No podemos ver sólo la cara negativa. Prefiero tener inmigrantes en el mercado laboral con derechos y deberes, que paguen sus impuestos, sus contribuciones a la Seguridad Social... Derechos, sí; deberes, también, y que no haya trabajo irregular, condiciones de explotación, economía sumergida... La regularización ha sido positiva y no creo en absoluto que esto tenga que ver con el fenómeno migratorio, que existe y seguirá existiendo. -Las declaraciones del comisario Fratini las tiene que explicar. -Trabajamos con Europa desde que llegamos. Es verdad que los ritmos europeos no son en muchas ocasiones los que precisa un fenómeno como el migratorio. A la vista de la necesidad de respuestas más rápidas, en mayo fui a la UE a plantear que había que adelantar los acuerdos que estábamos poniendo en marcha. Se puso en funcionamiento algo que en Europa era insólito, la agencia Frontex. Hace un año nadie había hablado de Frontex. Hoy todo el mundo lo hace. Es verdad que no ha funcionado bien. Pero está ahí y va a funcionar con eficacia. Es la primera vez en la historia de la UE que se pone en marcha una agencia operativa, sin precedentes en el ámbito del espacio de Justicia e Interior, que afecta a la soberanía de los Estados miembros, una agencia que coordina medios de todos los Estados para vigilar una frontera de un tercer país. ¿Qué tenemos ahora de Frontex? -En este momento un barco italiano, una patrullera nuestra, una portuguesa, un avión finlandés y otro italiano. No es suficiente. Hace falta más compromiso de la Comisión. ¿Salir de Frontex? Nunca. ¿Es bueno que se haga Frontex? Sí. ¿Es suficiente? No. ¿No está Canarias en estos mo-