Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 06 SALUD LA DUDA ¿Es peligroso despertar a un sonámbulo? Con toda seguridad habrá escuchado a más de una persona que nunca se debe despertar a un sonámbulo. Se suele decir que un despertar brusco podría provocarle un ataque al corazón. Pero se trata sólo de una posibilidad bastante improbable, aseguran los expertos. Es cierto que la mayoría de sonámbulos responde con miedo y confusión cuando se les despierta. No suelen saber ni dónde están, ni quién está junto a ellos, por ello la mejor recomendación es guiarles de vuelta a la cama con mucho cuidado, tomándolos de un brazo. Por tanto, no resulta peligroso despertarles bruscamente, pero es mejor conducirles con delicadeza hacia la cama para no asustarles. Aún no se sabe exactamente qué desencadena el sonambulismo, sí se sabe que se produce durante el sueño más profundo y en las etapas de mayor descanso. A medida que los sonámbulos cumplen años, los episodios de sonambulismo decrecen, lo que explica por qué los niños son más propensos a deambular dormidos que los adultos. Además, este comportamiento se hereda en las familias y aparece en personas con otros desórdenes del sueño como la apnea o el síndrome de piernas inquietas. Manuel Uribe, durante la visita médica que le hizo el cirujano español Carlos Ballesta Cirugía Deseo caminar sobre la hierba Manuel Uribe Garza vive en México y es probablemente la persona más gorda del mundo, con 560 kilos. A finales de año o principios del siguiente podría venir a Barcelona para operarse de su obesidad POR J. GUIL na cárcel dentro de una cárcel dentro de una cárcel. Manuel Uribe Garza, de 41 años que vive en Monterrey, en el Estado mexicano de Nuevo León, lleva cinco años sin salir de su casa, preso de su cuerpo de 560 kilos de peso. U Desparramado sobre su cama, con dos piernas de unos 50 kilos cada una que ya no le permiten caminar, a Manuel- -considerado como la persona viva de más peso del mundo- apenas si le alcanzan las fuerzas para revolverse en su lecho y sentarse en él. Un pequeño gesto que le permite, eso sí, acceder a su ordenador y ponerse en contacto con todo el mundo a través de internet: la ventana más grande de su celda. De hecho, hasta tiene web propia (www. manueluribe. com) que le sirve para explicar su historia, relacionarse con todo el que se preocupe por él y reclamar ayuda en forma de donativos. Manuel, que vive con su madre- -viuda y aquejada de un trastorno bipolar- desde que su esposa le abandonó por su gordura, recurrió este año a los medios de su país para pedir ayuda. Su llamada de auxilio acaparó el interés sobre todo de especialistas médicos, así como de la propia administración. El gobierno de Nuevo León, con su secretario de Salud al frente, el Dr. Gilberto Montiel, se pusieron manos a la obra para ayudar a su conciudadano. El grito de socorro de Manuel también ha tenido respuesta en España. El cirujano granadino Carlos Ballesta, que dirige el Centro Laparoscópico de Barcelona (CLB) y su equipo médico contactaron con las autoridades sanitarias de Nuevo León y, el pasado junio, el doctor Ballesta se desplazó a Monterrey. Tras ver al paciente, Ballesta le recomendó someterse a un by- pass gástrico mediante laparoscopia, una intervención que se realizaría- -renunciando Ballesta a sus honorarios- -en el Centro Médico Teknon de Barcelona, donde el CLB posee su sede. En principio, la intervención está programada para finales de este año o principios del siguiente, porque, antes de operar a Manuel, el doctor Ballesta, con el beneplácito y ayuda de las autoridades mexicanas, le ha impuesto una dieta mediterránea que le ayude a perder algunos kilos. Y es que cuanto menos obeso llegue Manuel a la mesa de operaciones, menos riesgo de complicaciones tendrá, argumenta a ABC Ballesta. Dentro de su desgracia, Manuel tiene una ventaja, destaca Ballesta. No sufre ninguna enfermedad asociada a su gordura, como diabetes o hipertensión, algo muy habitual en las personas aquejadas de obesidad mórbida. Manuel atiende amable la llamada telefónica de ABC. Empieza a ver la luz al final de su calvario y