Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 06 Corazón Una amenaza de alcance mundial Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de mortalidad en los países desarrollados. La globalización ha hecho que esta epidemia se extienda ya en el resto del mundo TEXTO: JANOT GUIL FOTOGRAFÍAS: YOLANDA CARDO l Congreso Mundial de Cardiología que se ha celebrado esta semana en Barcelona, bajo el auspicio de la Sociedad Europea de Cardiología (ECS) y de la Federación Mundial del Corazón (WHF) concluyó como comenzó: con un reclamo público para que Naciones Unidas incluya en su Declaración de Objetivos para el Milenio una atención especial para las enfermedades cardiovasculares. E La petición, que encabezó el prestigioso cardiólogo español Valentín Fuster- -presidente de la WHF y máximo responsable científico de nuestro Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares- no es para nada fruto del capricho. Las cifras cantan. Las enfermedades cardiovasculares- -infartos, anginas de pecho, ictus, etc- son una de las principales causas de mortalidad en todos los países desarrollados. De hecho, en algunos de ellos, caso de España, son la primera causa de mortalidad, mientras que en el conjunto de Europa son las responsables de la mitad de los fallecimientos. Este tipo de dolencias incluso acumulan el triste mérito de superar la comparación con otras plagas de nuestro tiempo. En todo el mundo, las patologías cardiovasculares han causado cuatro veces más muertes que el VIH SIDA. Y es que el problema es ya mundial, no sólo un mal de países ricos como cabría pensar al analizar los hábitos de riesgo que se asocian a este tipo de enfermedades: estrés, sedentarismo, dietas cargadas de grasas (la llamada comida basura tabaquismo, etc. Lo prueba el hecho de que el 80 de infartos se producen en países en vías de desarrollo, tales como la India o China. Las principales causas de este fenómeno hay que buscarlas en la globalización, según el hasta esta semana presidente de la Sociedad Europea de Cardiología (concluyó su mandato el pasado martes) el polaco Michal Tendera. Por culpa de la globalización, los ma- El cardiólogo español Valentín Fuster, durante el congreso de Barcelona Desde el Congreso Mundial de Cardiología se reclamó que Naciones Unidas incluya entre sus objetivos para el milenio la atención a las enfermedades cardiovasculares