Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 06 AIRE LIBRE (Viene de la página anterior) necesario ser un alpinista consumado, pero tampoco es conveniente pasar de cero a cien señala Miguel Ángel Vidal, director de Turactiv Gredos (www. turactiv. com) un experto guía de montaña que empezó sus andanzas en la Sierra de Guadarrama y que tiene el Everest en el punto de mira. Para un novato en estas lides es recomendable rodearse de gente montañera; adquirir una formación básica, pues siempre hay riesgos, y hacerse con un equipo básico, en especial el calzado y la ropa de abrigo. Actualmente la equipación resulta más económica que hace unos años. Es cierto que a mucha gente se le ocurre ir al monte sin saber, pensando que el Guadarrama o Gredos tienen montañas de bolsillo muy asequibles, pero en estos casos hablamos de picos de más de dos mil metros. La primera norma para acercarse a la montaña, mida lo que mida, es el respeto En opinión de Vidal, las cumbres más complejas de España se encuentran en los Picos de Europa. Es una zona donde es difícil usar la intuición, con muchos cortados, con niebla, con cambios climáticos bruscos El reto está ahí. Desde los tresmiles pirenaicos y de Sierra Nevada a la tachuela de Valladolid, que no alcanza el millar de metros, pero que mira por encima del hombro a la Tierra de Campos. Juanito Oiarzabal G. CRUZ El Anie fue mi primer amor Eran otros tiempos. Tiempos de autoestop, de mochilas cargadas a tope con sacos de dormir, infiernillos y material de montaña. Nada sofisticado para lo que se estila hoy en día. Juanito Oiarzabal enfilaba los Pirineos con unos colegas. Mi primera gran montaña fue el Anie, en el Pirineo navarro. Fue un flechazo, como encontrar el primer amor. Allí me di cuenta lo que iba a ser de mí en el futuro confiesa. Aunque es justo reconocer que ni por asomo me imaginaba que iba a conseguir lo que he hecho. Siempre que tengo oportunidad, vuelvo al Anie. Ahora suelo hacerlo en invierno, con esquíes Antes de esa aventura, Juanito tiró mucho al monte con su padre, al Gorbeia, por ejemplo, el techo de su tierra. En el País Vasco es fácil empaparse de la cultura de la montaña. Hizo sus primeros pinitos en una escuela cerca de Vitoria. Han pasado 35 años de aquello, pero él no olvida sus orígenes. Ni siquiera después de haber hollado las cumbres más altas. Dentro de una semana partirá a Nepal. Y al año que viene acompañará a Edurne Pasaban en su carrera por convertirse en la primera mujer en conquistar los 14 ochomiles El Mulhacén, con 3.483 metros, es el pico más alto de la península Ibérica A. HALLEY Una mirada a las montañas cercanas E Darío Rodríguez xisten cosas que no sabe repetir aquél que baja de las alturas Esta frase de Petrarca sirve perfectamente para resumir el afán de ascender que tiene cualquier montañero: vivir experiencias inolvidables, únicas e íntimas, de superación, esfuerzo y belleza en plena naturaleza. Pero, ¿cómo empezar? Durante más de 25 años como editor y director de revistas sobre montaña, he aprendido que ese sentimiento tan particular se puede experimentar ascendiendo grandes montañas de miles de metros en lejanas cordilleras, por supuesto, ¿a quién no le atraen esas grandes aventuras? pero no tiene por qué ser sólo allí. Tenemos que mirar a las montañas cercanas, aquellos montes que casi desde casa podemos vislumbrar, y que pueden parecernos bajos y anodinos de primeras, pero que nos van a sorprender, te lo aseguro. Todos los grandes alpinistas que mi carrera me ha permitido conocer- -Messner, Bonatti, Anglada, Oiarzabal... todos esos grandes ochomilistas empezaron descubriendo el placer de las pequeñas ascensiones y excursiones cuando eran niños, de la mano de sus padres o amigos a las pequeñas cordilleras cercanas. Y todos coinciden en destacar lo importante que es ese primer contacto personal, cómo cambió sus vidas el contacto con la naturaleza y consigo mismos en esa primera experiencia en el monte. El proyecto de los techos de España pretende precisamente esto. Seleccionando los picos más altos de cada provincia, nos acerca la gran diversidad de montañas de nuestro territorio. Porque tenemos para todos los gustos: calizas, volcánicas, arcillosas... Altas, bajas, difíciles, muy fáciles... Pero todas con un denominador común: están aquí cerca al alcance de tu mano. Empieza por conocer la de tu provincia, y si te gusta la experiencia, lánzate a la conquista de otras. Eso sí, nunca debes confiarte, busca siempre el consejo de los expertos: acércate a las guías de la zona, lee sobre cada cumbre y sus posibles ascensiones, pregunta a la gente del lugar y si ves cierta dificultad no dudes en echar mano de un buen guía. Porque es absurdo arriesgar, recuerda que buscamos disfrutar con cada ascensión. Inténtalo y ya me contarás. Director de la revista Desnivel, que cumple 25 años