Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
9 9 06 TENDENCIAS Nombre emergente en la moda española. Licenciada en Geografía e Historia y formada junto a Juan Duyos, Cecilia Paniagua, Javier Larraínzar... es miembro fundador de ADÑ (Asociación Artística de Diseñadores Nacionales de Moda de España) una plataforma independiente que aglutina a jóvenes y celebrados talentos, y que acaba de presentarse en la Semana Internacional de la Moda de Madrid. Apasionada por el tejido, clásica y detallista, vive la creación como un acto de conciliación entre la mujer y la ropa. Su próximo reto, mostrar su nueva colección en la Pasarela Cibeles, el 22 de septiembre Carmen March Estoy harta de masculinización: vistámonos de chica, por favor TEXTO: ISABELGUTIERREZ FOTOS: ABC Ante el espejo Elegimos lo que queremos ser cada día La relación de las mujeres con la moda es muy emocional. No te comportas igual con vaqueros y zapatillas que con mini y tacón de aguja. Cuando estás delante de un armario pensando qué te pones, en realidad te planteas quién quieres ser ese día -Define su trabajo como demi couture ¿Podría explicar en qué consiste? -Yo no hago ropa en serie, sino costura tradicional. Propongo una silueta, unos tejidos, unos colores y, a partir de ahí, todo ello lo adapto en exclusiva a las clientas. Todos sabemos lo complicado que es encajar en una talla oficial así que trabajar a medida es la solución perfecta. -Es decir, pura artesanía... -Sí, me gusta recuperar técnicas que se están perdiendo. Hoy en día se valoran poquísimo los oficios, lo que me parece un error garrafal. Trabajar con las manos está mal visto, y eso es una barbaridad absoluta. -Parece que usted va a contracorriente de la llamada democratización de la moda vestir diseño en serie y a precio barato... -Es que eso es un gran engaño. Nos venden la moto de que tú, al llevar cierta ropa, eres alguien especial, pero esa ropa la tienen millones de chicas más, que se la han comprado en las mismas tiendas. Y como yo no puedo competir con eso, pues no lo hago. Eso sí, me encanta Zara, HM... Nos han salvado la vida con esos básicos estupendos. ¿Quién dice qué se lleva, los intelectuales de la moda o la gente de la calle? -Eso lo deciden los estilistas, los críticos, los medios de comunicación... Pero, ¿en qué se inspiran? En lo que ven en la calle y en grupitos de gente muy especial. ¿Hay algo revolucionario en la moda actual? -Nada. No creo en el shock de un día. No es importante sorprender, sino permanecer. Hay ciertos iconos que se han convertido en clásicos. Cuando la señora Chanel propuso el vestido negro para cóctel, lo importante no fue el impacto inicial, sino que, décadas después, todas tengamos un vestido negro en el armario, y no precisamente para ir de luto. ¿Cuál es su prenda fetiche? -Cualquier tipo de vestido. Estoy hasta las narices de la masculinización. Hay que vestirse de chica, por favor... -Y que el tanga se asome por encima de la cinturilla del pan- Dos propuestas (arriba y a la derecha) para todos los días de la Colección Otoño de este año Es difícil recordar cómo era mi vida antes del nacimiento de mi hija. Cualquier madre me entenderá. No afecta sólo a mi trabajo, sino a mis relaciones, a cómo disfruto de mi ocio No es importante sorprender, sino permanecer. Cuando Chanel propuso el vestido negro para cóctel, lo importante es que hoy todas lo tengamos en el armario talón, ¿es elegante o es escandaloso? -No me parece ni bien ni mal. ¿Qué más da? La gente le da demasiada importancia a ciertas cosas que no la tienen: estamos haciendo faldas, no transplantes de riñón. El que se ofende por un trozo de tela, o por la ausencia de ella, es que se toma demasiado en serio. -Guapa, elegante, resolutiva, organizada... El mito de la supermujer está dejando muchas víctimas... -La culpa está en la organización de la sociedad, que es una locura: los horarios, los trabajos, la dificultad de compartir tareas, la presión de tener que elegir entre cuidar a tus hijos o dedicarte de lleno a tu profesión... Es terrible que te miren como si estuvieras loca cuando propones una baja de paternidad. Todos tenemos que ponernos las pilas con esto. -Por cierto, que usted ha sido madre recientemente. ¿Cómo lo vive y de qué manera influye en su trabajo? -Es la experiencia a nivel personal más importante que he tenido. Los puntos de referencia cambian tanto, que es difícil recordar cómo era mi vida antes del nacimiento de mi hija. Supongo que cualquier madre entenderá de qué estoy hablando. No afecta sólo a mi trabajo, sino a mis relaciones personales, a cómo disfruto de mi ocio... Para resumir, sólo le diré que me gustaría que el día tuviera más horas. ¿Sirven para algo las listas de las más elegantes? -Para nada. ¿Acepta el término fashion victim -Es un término inventado por la Prensa. Desde la Prehistoria, la gente trata de mostrar su estatus social a través de su forma de vestir. Pero hay quien se apoya en las marcas de prestigio por pura inseguridad. Si en una mujer la ropa tiene más fuerza que su propia personalidad, es que está equivocada y perdida. Tiene un problema psicológico. ¿Qué tal se viste en España? -Vamos mejorando. ¿Nos suma algo el multiculturalismo?