Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Cultura y espectáculos EL ABSCESO XAVIER PERICAY ABC SÁBADO 9 9 2006 51 L Pepe Rubianes, ayer en Barcelona EFE La izquierda acusa de censura a Gallardón y defiende al actor que mandó a la mierda a la puta España Rubianes: Tengo la sensación de vivir en el Afganistán de los talibanes b Alicia Moreno insiste en que el alcalde nunca ha levantado un espectáculo y dice que la dimisión de Mario Gas sería la derrota de todos los españoles JULIO BRAVO MADRID. La suspensión de las funciones en el Teatro Español de la obra Lorca eran todos que dirige Pepe Rubianes, siguió ayer levantando una espesa polvareda de tintes mucho más políticos que culturales. Tras la comparecencia, el jueves, de Mario Gas, director del Español, para explicar la situación, ayer fue el turno de Alicia Moreno, concejal de Las Artes del Ayuntamiento madrileño (del que depende el teatro) Tras insistir en la versión de los hechos ofrecida el día anterior, Alicia Moreno se confesó preocupada por la situación creada. Culpó a los medios de comunicación- algunos han estado azuzando el panorama, y la crispación se ha levantado por encima de lo normal -y dijo, sobre las declaraciones de Rubianes, el verdadero origen de la situación, que fueron desafortunadas, pero sus disculpas no han servido para nada Contó la concejal que habían llegado cientos de mails, llamadas y amenazas y confesó que el día anterior, cuando habló con Rubianes, se sentía asustada y amenazada Sobre la posible dimisión de Mario Gas como director del Español dijo que sería la derrota de todos los españoles Se defendió también de las acusaciones de censura dirigidas al Ayuntamiento de Madrid. El alcalde nunca ha vetado una coma ni ha levantado un espectáculo Antes, Pepe Rubianes había realizado en la Cadena Ser unas declaraciones en las que aseguraba que cuando había decidido retirar la obra de cartel e iba a enviar una nota a la dirección del Español, Ruiz- Gallardón ya me había echado de la programación Posteriormente, y en una rueda de prensa restringida, como informa Efe, el actor gallego insistió en que la decisión de retirar el espectáculo había sido suya, ante el estado de depresión en que se encontraba Alicia Moreno y ante la posibilidad de que Mario Gas dimitiera Y matizó: Si ellos me hubieran dicho que siguiera con la obra, yo no la hubiera retirado Concluyó el actor calificando la polémica como un follón desorbitante a todos los niveles y declarándose víctima: Todo me parece un ataque a la libertad de expresión y tengo la sensación de no estar viviendo en España, sino en el Afganistán de los talibanes El argumento del ataque a la libertad de expresión fue también el hilo conductor de las declaraciones y comunicados realizados por políticos y organizaciones. El portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, dijo que las declaraciones de Rubianes eran intolerables y le exigió, en representación de la sociedad madrileña, una rectificación a fondo No obstante, añadió, de ahí a limitar gravemente la libertad de expresión hay un abismo El grupo socialista en el Ayuntamiento calificó las declaraciones del actor de inoportunas y pidió la dimisión de Mario Gas y Alicia Moreno, que están trabajando para la derecha Los socialistas municipales acusaron a Gallardón de sucumbir ante las presiones de la derecha También Artur Mas, presidente de CiU, cargó contra el alcalde de Madrid. Resulta que por el hecho de que un señor haya hecho unas declaraciones escatológicas sobre la unidad de España le cierran las puertas de los teatros. No está mal como ejemplo de mentalidad abierta, flexible y cosmopolita La Juventud Socialista de Cataluña, rama juvenil del PSC, obvió las declaraciones de Rubianes y denunció el acto fascista y represivo de Gallardón. El portavoz parlamentario de ERC, Joan Ridao, alertó de un rebrote de catalanofobia y el vicepresidente de Iniciativa per Cata- o más triste de todo el jaleo provocado por la suspensión del montaje de Pepe Rubianes Lorca eran todos -más triste incluso que el hecho de que una obra teatral, en pleno siglo XXI, sea censurada o retirada de la programación por las amenazas recibidas- -es que el jaleo no sólo era previsible, sino inevitable. Como lo viene siendo todo cuanto acontece en España desde que el Gobierno decidió resucitar a los muertos y dedicar el año en curso a eso que algunos han bautizado como la memoria histórica Porque, de no darse esa circunstancia, es muy difícil imaginar que Rubianes, en aquella sobremesa de enero en TV 3, hubiera dicho lo que dijo. Aquellas palabras, pronunciadas en el curso de una entrevista realizada precisamente con motivo del estreno de su montaje sobre Lorca, ya eran fruto de semejante contexto. De igual modo, sus declaraciones del pasado miércoles, pretendidamente exculpatorias, en las que distinguía entre diferentes Españas y diferentes españoles y aseguraba que aquel día aciago de enero se refería a la España que paseó a miles de demócratas y llenó el país de fosas comunes sólo se explican por la mirilla ideológica con que han sido proyectadas. Para Rubianes, todos los demócratas estaban en un bando y únicamente hubo paseos y fosas comunes en el otro bando. El problema, con todo, no es Rubianes; Rubianes, al cabo, no es más que un absceso. El problema es que el mal, en estos momentos, está tan extendido que hasta los periódicos recrean la guerra civil a golpe de esquelas. lunya Verds catalogó la suspensión de ataque a la democracia y a la libertad de expresión También hablaron profesionales del teatro y asociaciones del sector. Albert Boadella dijo a Efe que es intolerable censurar la obra de un artista por las opiniones personales, hay que juzgar la obra y recordó que él había vivido censuras por lo mismo en Cataluña En el PP también hubo reacciones. Josep Piqué calificó las declaraciones de Rubianes como intolerables y añadió que cada uno tiene que asumir las consecuencias de sus propios actos. Una cosa es la libertad de expresión y otra que en un medio de titularidad pública se puedan llegar a decir los disparates que este señor dijo Francisco Granados, secretario general del PP en Madrid, fue muy crítico con Alicia Moreno, a la que invitó a dimitir si no se encontraba cómoda en el cargo. Lamento que alguien que no defiende los principios y los valores que defiende el PP se empeñe en seguir en el equipo de Gobierno