Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 Internacional SÁBADO 9 9 2006 ABC GUERRAS REVOLUCIONARIAS ntes de comenzar su misión en el sur del Líbano, los soldados españoles ya participaron durante la última década en operaciones humanitarias, policiales y militares en Bosnia, Albania, Moldavia, NagornoKarabaj, Georgia, Kosovo, el Sahara, Macedonia, Etiopía, Eritrea, la República del Congo, Afganistán, Irak, Burundi, Sudán, Haití, Indonesia. Con la trágica excepción de la guerra de Irak, las misiones se cumplieron y continúan cumpliendo con un aceptable nivel de consenso político nacional. ¿Qué cambian la evolución de las misiones militares en Afganistán y el sur del Líbano? Que los proyectos JUAN PEDRO de reconstrucción, paciQUIÑONERO ficación y prestación de servicios humanitarios no podrán tener fin en un plazo razonable, sin que las instituciones internacionales ni los aliados occidentales controlen ellos mismos los calendarios de dos guerras de religión internacionalizadas. En Afganistán, las más altas jerarquías militares de la OTAN reconocen que, en verdad, la presencia militar aliada deberá prolongarse cuando menos durante una larga década. Aunque los observadores independientes son mucho más pesimistas, y hablan de una guerra religiosa entre los talibanes próximos a Al Qaida, un ejército nacional sin medios, ni recursos, ni fe, y unas tropas de ocupación (occidentales) que defienden un Estado que no tiene instituciones dignas de ese nombre, acosado por la corrupción, la incultura, el fanatismo religioso, etc. En el sur del Líbano, Israel, el Estado libanés, Hizbolá, la UE y la ONU analizan de distinta manera la resolución que justifica la presencia militar aliada. Fuerte por el apoyo recibido en Damasco y Teherán, Hizbolá ha rechazado el desarme militar. Por su parte, los oficiales del Ejército libanés reconocen públicamente con orgullo que no serán ellos quienes desarmen a Hizbolá. ¿Qué ocurrirá el día que Damasco o Teherán den luz verde a alguna acción incontrolada contra Israel, desde el Líbano? Buena parte de las misiones militares en las que han participado los soldados españoles, respondían y responden a una cierta lógica racional. ¿Cuál es la racionalidad económica, política o militar de los talibanes afganos continuando la guerra internacional iniciada por Al Qaida? ¿Cuál es la lógica de la guerra santa islámica que defienden los ayatolás iraníes, guardianes de una revolución religiosa que aspira a propagar un nuevo orden, en todo Oriente Próximo, incluso destruyendo Israel? En Afganistán y en el sur del Líbano, la guerra irregular se dobla en guerra religiosa revolucionaria, propagada por creyentes prestos a morir en nombre de su ideal mesiánico. La demagogia ideológica, el relativismo moral y diplomático, corren el riesgo de minar la moral cívica indispensable para combatir contra tales formas de conflicto de larga y amenazante duración. A Sarkozy propone un mini- tratado para sacar a la UE de su crisis actual Pretende una Presidencia estable y votaciones con aprobación mayoritaria Interior francés ha destapado en su visita de dos días a Bruselas que Europa será uno de los vértices de su campaña electoral LAURA VILLENA. SERVICIO ESPECIAL. BRUSELAS. Con sentido del humor y una fuerte determinación para que Francia vuelva a recuperar su rol de motor europeo junto a sus socio alemán, el candidato de la derecha a las elecciones presidenciales de 2007 Nicolas Sarkozy, presentó ayer en Bruselas las claves que a su juicio podrían hacer emerger a una Unión Europea sumida en la crisis, necesitada de imaginación y poco preparada para absorber a Turquía Sarkozy propuso la creación de un mini- tratado que incluya una serie de reformas institucionales y económicas y reemplace a los cientos de páginas que componen el Tratado constitucional que se saldó con el no de Francia y Holanda. Entre las reformas institucionales más ambiciosas que debería incluir el mini- tratado se encuentra la sustitución de la unanimidad por un mecanismo de mayoría súper cualificada que exija la necesidad del 70 u 80 por ciento de los votos para adoptar una decisión. Además, Sarkozy apostó por la creación de una Presidencia estable en lugar de la rotativa que está actualmente en vigor y que obliga a cambiar a cada seis meses de Presidencia en el Consejo de ministros de la UE. También apoyó la creación de un ministro de Asuntos exteriores de la UE, figura que equib El ministro del la francesa, que tendrá lugar durante el primer semestre de 2008. Suspensión de las negociaciones Respecto a la entrada de Turquía en la UE, una de las cuestiones más espinosas del debate sobre el futuro de Europa, y en contra de la visión que mantiene Jacques Chirac, Sarkozy insistió en que Turquía no debería entrar a formar parte de la UE. El ministro francés, que en plena campaña electoral no quiere chocar con un electorado que no parece querer abrir sus puertas al país musulmán, afirmó que bastaría con una asociación privilegiada con Turquía Debemos profundizar las relaciones con ella pero sin llegar a una adhesión plena y entera afirmó mientras sugería que las negociaciones con Turquía deberían ser suspendidas hasta que no abra sus puertos y aeropuertos a los barcos y aviones procedentes de la parte comunitaria de Chipre. Sarkozy dudó además de la capacidad de absorción de la UE, que debe plantearse seriamente cuáles son sus limitaciones y adquirir cierta solidez y estabilidad antes de comprometerse a una nueva ampliación. Por último, Sarkozy criticó los procesos de regularización masiva que la izquierda ha llevado a cabo en España y en Francia y que están atrayendo a flujos masivos de inmigrantes que afectan a toda Europa Estas decisiones deberían llevarse a cabo, según el ministro francés, con el consentimiento de los demás Estados miembros de la UE, si no ¿para qué hemos inventado Schengen? se preguntó. Nicolas Sarkozy, en Bruselas AP valdría al cargo que hoy ostenta Javier Solana como Alto representante de la UE para la política exterior y de seguridad común de la UE. A nivel económico apostó por la creación de un impuesto europeo y así recurrir a fuentes europeas y no a los presupuestos nacionales. El ministro de Interior francés sugirió el comienzo de la creación del mini- tratado bajo la Presidencia alemana de la UE, es decir, a partir del próximo mes de enero, para ser negociada y ratificada durante La extrema derecha belga niega tener vínculos con la red terrorista neonazi desarticulada L. VILLENA. SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. La extrema derecha planificaba un atentado en nuestro país Con esta noticia en la portada del diario De Standaard se despertaba ayer Bélgica que cuenta los días para la celebración de elecciones municipales, en un momento en el que el partido flamenco de extrema derecha Vlaams Belang (interés flamenco) contaba con la simpatía y la intención de voto de más del 30 por ciento de los electores en algunos municipios. La noticia, que ha sido recogida con expectación en todos los medios del país, ha caído como un ja- rro de agua fría entre las filas de los partidos de extrema derecha belgas, que no ha tardado en reaccionar afirmando que no se trata más que de una manipulación electoral. Sangre- Tierra- Honor- Lealtad La red neonazi desarticulada era conocida como BBET (Sangre- Tierra- Honor- Lealtad, en sus siglas en flamenco) y fue fundada por un militar de 25 años conocido como B. T. que reclutaba desde hace dos años a integrantes de la organización en cuarteles y cafés. El cabecilla del grupo y 16 personas más, la mayoría de ellas militares, fueron deteni- das el miércoles por la tarde y ayer la Policía detuvo a dos sospechosos más. Se trata de la primera identificación de un grupo de extrema derecha tan bien organizado y tan armado afirmó la Policía que incautó durante la redada del miércoles armas militares ilegales, explosivos, pistolas y detonadores de minas. Todas las condiciones para un atentado estaban presentes, sólo les faltaba un blanco concreto añadieron las fuentes policiales. Por su parte el primer ministro belga, Guy Verhofstadt, se lamentó de la existencia y las intenciones de esta red infiltrada en el Ejército, afirmando que se trata de un mal asunto para nuestro país y nuestro Ejército Verhofstadt, no quiso pronunciarse sobre la necesidad de prohibir la existencia de este tipo de grupos, como hacen sus países vecinos, y será el Parlamento belga quien revise la cuestión.