Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 SÁBADO 9 9 2006 ABC Internacional Dieciséis muertos en el peor atentado en Kabul desde la caída del régimen talibán El ataque coincide con la ofensiva islamista en el sur y la petición de la OTAN de urgentes refuerzos Alianza se encuentran reunidos en Varsovia con los jefes militares de los 26 países miembros para analizar la gravedad de la situación ABC KABUL VARSOVIA. Al menos 16 personas murieron ayer, entre ellas dos soldados estadounidenses, en un atentado suicida contra un convoy militar estadounidense en Kabul, en el peor atentado en la capital desde la caída de los talibán en 2001. Además, cuatro soldados italianos resultaron heridos en otro atentado en el este del país, mientras la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) discute en Varsovia el envío de otros 2. 000 soldados al país. El conductor del vehículo, que murió en el acto, hizo estallar los explosivos que se encontraban en su interior al paso del convoy, dejando además otros 29 heridos, entre ellos otros dos soldados estadounidenses. El ataque se produjo cerca de la Embajada de Estados Unidos en la capital, en una zona altamente vigilada. La portavoz militar estadounidense, el teniente Tamara Lawrence, indicó que había dos soldados muertos y dos heridos, ya que la explosión del vehículo aparcado alcanzó el Humvee en el que circulaban y que quedó reducido a un amasijo de hierros. La potencia del coche- bomba hizo saltar por los aires las ventanas de los edificios de la zona. El atentado se produjo tres días antes del quinto aniversario de los atentados del 11- S y mientras los afganos recuerdan a Ahmad Shah Masud, el comandante de la Alianza Norte que luchó contra las fuerzas soviéticas y los talibán, que murió asesinado por presuntos miembros de Al Qaida el 9 de septiembre de 2001. b Los mandos de la braron nueve muertos cada uno. El presidente afgano, Hamid Karzai, condenó el ataque afirmando que el acto odioso de terrorismo de hoy es contra los valores del Islam y la Humanidad El país está atravesando la peor ola de violencia desde la caída de los talibán. Cientos de personas, en su mayoría milicianos talibán, han muerto mensualmente durante el último año en medio a causa de numerosos atentados suicidas y emboscadas. Por otra parte, una bomba colocada en la carretera alcanzó ayer un convoy militar italiano en la provincia de Farah, en el oeste del país, cerca de la ciudad de Ganjabad, hiriendo a cuatro soldados, uno de ellos de gravedad, según informaron la OTAN y el Ministerio italiano de Defensa. Además, en Kandahar, principal ciudad del sur del país, un suicida murió cuando el coche cargado de explosivos en que se encontraba estalló antes de tiempo, según la Policía. La deflagra- ción destruyó el coche, que estaba aparcado en la principal carretera que lleva al aeropuerto de la ciudad, por donde pasan regularmente vehículos de la OTAN, de las fuerzas de seguridad afganas y de funcionarios gubernamentales. Por otra parte, el comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, el brigadier Ed Butler, declaró a la cadena de televisión ITV, que los enfrentamientos son extraordinariamente intensos La intensidad y la ferocidad de la lucha es mucho mayor que en Irak en el día a día añadió. Sus comentarios se producen des- pués del llamamiento del jueves del comandante de la OTAN, general James L. Jones, solicitando más tropas. Jones dijo que las próximas semanas serán decisivas en la lucha contra los milicianos islamistas. Butler consideró ayer que el envío de más soldados permitirá que las operaciones se lleven a cabo con más rapidez. Seguirá siendo duro y seguiremos sufriendo más bajas, pero la moral es extraordinariamente alta afirmó Butler. Los aliados, sorprendidos El aumento de la violencia se produce en momentos en los que la fuerza internacional (ISAF) está inmersa en la mayor ofensiva terrestre de la historia de la OTAN en un distrito cercano a la ciudad sureña de Kandahar, considerado un bastión de los talibanes que fueron derrocados en el 2001. La ISAF relevó el pasado 31 de julio a las tropas de la coalición liderada por los EE. UU. en el sur, donde desplegó a 10.000 soldados. La intensidad y ferocidad de la lucha en Afganistán es mucho mayor que en Irak en el día a día Numerosos frentes La explosión se produjo a unos 50 metros de la plaza Masud, que lleva a la entrada principal al recinto fortificado de la Embajada de Estados Unidos. Decenas de soldados estadounidenses y británicos acordonaron la zona mientras los investigadores registraban los restos del vehículo militar. Además, los soldados recuperaron restos humanos, aparentemente del suicida, un joven, y los colocaron en bolsas de plástico para su posterior investigación. El ataque ha sido el más sangriento en Kabul desde que comenzó la invasión estadounidense que derrocó a los talibán después de los atentados del 11- S por dar cobijo a Osama bin Laden. En 2005, dos ataques separados se co- Soldados norteamericanos junto a los restos del coche bomba accionado ayer por un suicida en Kabul