Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 9 9 2006 ABC Nacional Rubalcaba da el primer paso para una posible unificación de la Policía y la Guardia Civil Mesquida asume la dirección de los dos Cuerpos y se potencia la vía política en la lucha contra ETA b La creación de un mando único no supone necesariamente que se vayan a fusionar los dos Cuerpos, pero es una medida imprescindible si se quiere hacer en el futuro JAVIER PAGOLA, PABLO MUÑOZ MADRID. El Consejo de Ministros aprobó ayer una de las reformas más profundas de la historia del Ministerio del Interior y que como mayor novedad presenta la creación de una dirección general única de la Policía y la Guardia Civil, de la que se hará cargo el director general de este último Cuerpo, Joan Mesquida. El argumento utilizado por el ministro, Alfredo Pérez Rubalcaba, para justificar esta remodelación es que se va a ganar en coordinación y, por tanto, también en eficacia. El director general de la Policía, Víctor García Hidalgo, fue cesado en sus funciones y regresará a Vitoria, donde tiene su familia y continuará trabajando para el PSE. Las fuentes consultadas por ABC destacan que cuando Rubalcaba fue nombrado titular de Interior ya pidió su relevo al considerar que había acabado su ciclo y que sólo continuó en el cargo por su sentido de servicio a España. Cada Cuerpo, además, contará con una Dirección Adjunta Operativa, que será ocupada por profesionales: en el caso de la Policía será ocupada por el comisario Miguel Ángel FernándezChico y en el del Instituto Armado por el general José Manuel García Varela. La unificación del mando de los dos grandes Cuerpos de Seguridad provocó una gran sorpresa en ambas instituciones. Apenas seis o siete personas conocían la decisión del ministro, que no obstante se ha limitado a poner en marcha, aunque dos años y medio después, lo recogido en el programa electoral del PSOE. Hasta ahora ese mando único lo ejercía el Comité Ejecutivo del Mando Unificado de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (CEMU) y también la Secretaría de Estado para la Seguridad, encargada de dirigir y coordinar las dos instituciones. En distintos sectores de la Guardia Civil y de la Policía se interpreta la creación del mando único como un primer paso para una posible unificación de los dos Cuerpos que pudiera acometerse a largo plazo. En los mismos me- El peligro de una parálisis operativa Los jefes policiales consultados por ABC aseguran que la unificación del mando de la Policía y la Guardia Civil puede provocar una parálisis operativa en los dos Cuerpos, sobre todo a corto plazo, y desde luego no mejorará la coordinación, tal como sostienen los responsables de Interior. En esta primera fase- -explican- -tanto unos como otros tendremos la tentación de actuar por nuestra cuenta para hacernos más visibles y ganar de esta forma cuotas de poder. Además, habrá cambios de personas y equipos y hasta que estén a pleno rendimiento pasará cierto tiempo No obstante, otros responsables policiales tienen la esperanza de que con el tiempo se gane en eficacia al estar los dos Cuerpos dirigidos por profesionales y por tanto no depender cada uno de ellos de un político, que siempre intenta arrimar el ascua a su sardina. Ahora el director general único tendrá una visión global. Sólo hace falta que no se decante por unos u otros dios se considera que la medida no lleva aparejada necesariamente la citada fusión, pero si en un futuro se quiere hacer es obligatorio dar antes un paso como este Fuentes de absoluta solvencia señalan, por su parte, que una fusión no está prevista ni a corto ni a largo plazo y, de hecho, una medida así no está recogida en el programa electoral del PSOE. En cualquier caso, en esta legislatura ni siquiera se comenzaría a estudiar esta posibilidad aunque es obvio que en la siguiente sí podrían comenzar a elaborarse los primeros análisis en ese sentido. Otro de los aspectos destacados de la reforma es la creación del ya anunciado Centro de Inteligencia contra el Crimen Organizado, la Dirección General de Relaciones Internacionales y Extranjería y la adscripción de la Direc- Fernández de la Vega y Rubalcaba, tras el Consejo de Ministros ción General de Instituciones Penitenciarias a la Secretaría de Estado para la Seguridad. Pero si en el aspecto orgánico la reforma ha sido de una profundidad sin precedentes, la elección de las personas para los distintos cargos también ha tenido una lectura para las fuentes de la lucha contra el terrorismo consultadas por ABC. En este sentido, se destaca que se ha optado por potenciar la vía política en la estrategia contra ETA para este momento concreto del llamado proceso de paz Sin que en ningún caso se pueda decir que se va a bajar la guardia en esta lucha contra la banda- -hay un buen número de investigaciones en marcha- lo cierto es que se ha situado en cargos claves a personas que consideran que en estos momentos no hay que aumentar la presión sobre los terroristas. El nombramiento de Mesquida es interpretado así por las fuentes consultadas, que consideran JAIME GARCÍA que Víctor García Hidalgo tiene un perfil mucho más operativo y cercano al trabajo de los agentes antiterroristas. Distinto modus operandi Agentes antiterroristas de la Guarcia Civil y de la Policía Nacional, algunos de ellos destinados en el País Vasco y Navarra, acogieron con escepticismo, cuando no con preocupación, la nueva reestructuración, ya que sospechan que pudiera ser un primer paso para unificar ambos Cuerpos. En este sentido, coinciden en que precisamente en los últimos años se había llegado a una buena coordinación a nivel de agentes, lo que hacía innecesaria desde el punto de vista operativo esta unificación de mando. Así, recuerdan que cada Cuerpo policial tiene su propio modus operandi que se ha ido logrando a lo largo del tiempo y que la eficacia, no sólo en la lucha antiterrorista, sino también en otro tipo de investigaciones, se consigue a través de una bueba coordinación, no de la unificación. Los agentes consultados añaden que la reestructuración va a obligar al nuevo director general a tomar partido a menudo por uno u otro Cuerpo, ya que es habitual que surja confrontación de intereses profesionales. Agentes antiterroristas recelan de la medida al considerar que ya se había conseguido una buena coordinación