Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 9 9 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR EDUARDO AGUIRRE UNA PROMESA A NUEVA ORLEÁNS Un primer aniversario no es una línea de meta. Sigue habiendo muchos retos desalentadores y las palabras no los resolverán: sólo el trabajo duro y la determinación H ACE un año, Estados Unidos sufrió la mayor catástrofe natural de su historia. En los estados de Luisiana, Misisipi y Alabama, el huracán Katrina destruyó una zona del tamaño de Gran Bretaña. La preciosa ciudad de Nueva Orleáns, en la que pasé mi juventud, quedó inundada cuando las aguas del lago Pontchartrain hicieron ceder los diques. El 80 por ciento de la ciudad quedó cubierto por el agua, siendo los barrios más pobres los más seriamente afectados. El huracán causó mil muertos, y cientos de miles de habitantes se vieron obligados a dejar sus casas. La tormenta produjo daños materiales por valor de más de 80.000 millones de dólares y afectó a miles de empresas y decenas de miles de hogares. Al igual que los maremotos que asolaron las costas del océano Índico en diciembre de 2004 y el terremoto que sacudió Cachemira en octubre de 2005, el Katrina nos recordó una vez más la impresionante e implacable fuerza de la naturaleza. Pero en los momentos de sufrimiento más difíciles, estas catástrofes también nos recuerdan la extraordinaria fuerza del corazón humano y los vínculos indestructibles que unen a toda la Humanidad. La capacidad destructiva de la naturaleza es casi ilimitada, pero la empatía y la compasión humanas son igualmente inmensas. Una destrucción tan extraordinaria podría conducir a la desesperación, pero el raudal de altruismo y solidaridad tras esta catástrofe es enormemente confortante y esperanzador. A través de innumerables actos de valor, vimos lo mejor del corazón y del espíritu de los norteamericanos en la respuesta ante el huracán Katrina. Los hombres y mujeres de la Guardia Costera y de la Guardia Nacional arriesgaron sus vidas para rescatar a cientos de víctimas aisladas, incomunicadas por las aguas, llevar alimentos y agua potable y dar refugio a miles de personas. Más de 100.000 estadounidenses se ofrecieron para ayudar a través de la Citizen Corps Network y proporcionaron atención médica, transportaron material de ayuda y retiraron escombros. Vimos ese corazón y ese espíritu en numerosos actos de generosidad. Los estadounidenses hicieron donaciones por un valor total de más de 4.000 millones de dólares a la Cruz Roja y otras organizaciones humanitarias, como el Bush- Clinton Katrina Fund, encabezado por los dos ex presidentes. El Katrina golpeó justo antes de que comenzara el curso escolar y dejó a miles de niños sin colegio ni libros de texto. Houston, mi ciudad de adopción, en Texas, reaccionó rápidamente y en unos días acogió en sus colegios a casi 2.000 niños de Nueva Orleáns. También vimos lo mejor de la comunidad internacional. Aquí, en España, me emocionó y conmovió ese mismo espíritu de solidaridad y generosidad. Quiero reiterar mi agradecimiento al Gobierno y al pueblo españoles por su ayuda. España aportó más de dieciséis toneladas de material humanitario, ayu- da que no sólo necesitábamos mucho, sino que también apreciamos enormemente. Recuerdo como si fuera ayer cuando estaba en la pista de la base aérea de Torrejón viendo despegar los dos aviones Hércules, y mi corazón rebosaba gratitud al saber que Estados Unidos puede contar con España en sus momentos de necesidad. Nos llegaron infinidad de condolencias y ofrecimientos de ayuda de los líderes políticos, empresariales y sociales españoles. Desde un concierto de jazz organizado espontáneamente, destinado a recaudar fondos para los músicos de Nueva Orleáns desplazados, hasta los muchos mensajes de sincero pésame del pueblo español, España demostró la solidaridad y la generosidad por las que su gente es famosa. Estados Unidos es un país rico, por supuesto, y cuenta con muchos recursos materiales para responder a este tipo de tragedias, pero una de nuestras mayores fortunas es nuestra riqueza en amigos incondicionales y fieles, como España. Hemos cometido errores en la respuesta a la destrucción causada por el Katrina. Los gobiernos local, estatal y federal no se comunicaron adecuadamente y no coordinaron las tareas de ayuda, y la consecuencia fue el sufrimiento de los ciudadanos. Como ha dejado claro el presidente Bush, vamos a aprender de esta tragedia y a estar mejor preparados para futuros huracanes. Como también señaló el presidente, nos hemos comprometido a reconstruir Nueva Orleáns y la zona de la costa del Golfo de México. El Gobierno federal ya ha destinado más de 110.000 millones de dólares a la recuperación de la región. Estamos construyendo una Nueva Orleáns más fuerte y con más esperanza. Esa esperanza comienza con unos diques más fuertes, y por eso el Cuerpo de Ingenieros del Ejército está reparando los daños y reforzando el sistema de protección ante inundaciones, de 350 millas, alrededor de Nueva Orleáns. Actualmente, casi todo el sistema está reparado hasta, al menos, el nivel en el que se encontraba antes del Katrina, y en muchos lugares es significativamente mejor que antes del huracán. Se han retirado casi diez millones de toneladas de escombros dispersos por toda la ciudad a causa del huracán. Estamos trabajando para rehabilitar las casas por medio de préstamos y créditos especiales, relanzar la debilitada economía de la ciudad con zonas empresariales e incentivos fiscales y reconstruir los colegios. Un primer aniversario no es una línea de meta. Sigue habiendo muchos retos desalentadores y las palabras no los resolverán: sólo el trabajo duro y la determinación. Durante decenios, Nueva Orleáns hizo gala de una bien merecida fama de apasionante y apasionada pieza del rico mosaico que es la sociedad estadounidense. Los estadounidenses nos hemos prometido que la bulliciosa Crescent City brillará de nuevo con esperanza y con orgullo, y cumpliremos esa promesa: Nueva Orleáns volverá a ser lo que era. Embajador de Estados Unidos en España y Andorra REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ZAPATERO, SARKOZY, GARZÓN... La gestión de algunos problemas nacionales suscita ciertas reservas al otro lado de los Pirineos. En París, el Nouvel Observateur titula: Sarkozy afirma que Madrid y Roma están pagando el precio de las regularizaciones masivas de inmigrantes En esa misma línea, La Tribune sigue citando al ministro francés del Interior: No se puede decir a Europa yo decido solo cuando se trata de regularizar a 500.000 inmigrantes clandestinos, y después decir venid a ayudarnos cuando se trata de asumir las consecuencias del efecto llamada provocado por esas regularizaciones masivas En otro tono, en Londres, Financial Times cita a José Manuel Barroso, presidente de la Comisión europea, afirmando: Han muerto más hombres intentando cruzar el Mediterráneo para llegar a Europa que en el Líbano. La inmigración es un problema europeo En los escenarios militares donde se consolida la presencia de soldados españoles se suceden indicios inquietantes. Sobre Afganistán, Le Monde, en París, anuncia una guerra terrorista religiosa de larga duración. En Londres, el Times afirma que Irán está financiado la llegada a Afganistán de talibanes de muchos países musulmanes. Sobre el Líbano sur, Jerusalem Post denuncia otro frente de crisis: el programa espacial militar de los ayatolás. Ante la crisis nuclear iraní, se percibe con claridad la utilización de España como eslabón diplomático débil. En París, Le Figaro afirma que Teherán sigue dando calabazas a Javier Solana, en tanto que representante diplomático de la UE. Por el contrario, Iran News afirma: Zapatero considera positivo incrementar las relaciones entre España y los ayatolás iraníes En el terreno económico, el modelo español suscita otro tipo de reservas de fondo. En París, Le Figaro escribe: España tiene problemas para recortar su retraso en materia de investigación y desarrollo Le Figaro cita a Emilio Ontiveros, declarando: La erosión de la competitividad española está íntimamente ligada a la débil productividad del trabajo, debida a ciertas carencias de formación Sin embargo, España también fascina, por muy diversas razones. En París, Le Monde consagra una larga página a Mehdí Savalli, torero francés y musulmán. Por su parte, la edición europea del Wall Street Journal publica un retrato ácido e irónico de Baltasar Garzón, presentado como un súper juez que tiene poco sentido del humor