Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 Espectáculos VIERNES 8 9 2006 ABC VIERNES DE ESTRENO Entrevista con COLIN FARRELL, JAMIE FOXX Y MICHAEL MANN El mundo es muy diferente en 2006 Los carismáticos personajes televisivos de Corrupción en Miami Sonny Croquett y Ricardo Rico Tubbs, cobran vida de nuevo, ahora en pantalla grande, de la mano de Michael Mann Por FABIÁN W. WAINTAL En conferencia de prensa y sin ánimos de compartir ninguna privacidad, Colin Farrell, Jamie Foxx y el director Michael Mann presentaron oficialmente la versión cinematográfica de Corrupción en Miami que Don Johnson y Philip Michael Thomas habían hecho famosa en TV. No hay duda de que la serie original ha marcado una era en la historia de la televisión con un estilo de múltiples escenas de acción siempre enmarcadas por la mejor música del momento. La película ya superó los 50 millones de dólares en las recaudaciones de Estados Unidos, pero el título y los nombres de los personajes son los únicos puntos en común con la serie original. Enfocándose en la vida privada de los detectives James Sonny Crockett y Ricardo Rico Tubbs, la nueva película se centra en la investigación sobre un grupo responsable de tres homicidios en medio del tráfico de drogas en Miami, a lo que se suma el controvertido romance entre Crockett y una china- cubana casada con el traficante investigado. La entrevista tuvo lugar en Beverly Hills. ¿Cómo surgió la idea de llevar Corrupción en Miami al cine? MICHAEL MANN: La culpa la tiene Jamie Foxx porque terminó convenciéndome desde que me sugirió el tema en 2002, cuando nos encontramos en una fiesta del cumpleaños de Muhammad Alí. JAMIE FOXX: Sí. Fui yo. MICHAEL MANN: La proposición se volvió excitante por el planteamiento de vivir una identidad fabricada, en el año 2006, como si fuera hoy, pero de verdad. No pensamos en poner cocodrilos ni veleros, no pretendíamos buscar nostalgia. Quisimos lograr una película de verdad con una clasificación para adultos porque muestra situaciones peligrosas, con cierta carga sexual. ¿Y cuál fue la atracción particular de Colin Farrell y Jamie Foxx para protagonizarla? J F: La idea de filmar Corrupción en Miami en cine me parece hot Cuando supe quien era Michael Mann, cometí la equivocación del principiante al decirle: Me enteré que habías he- cho Miami Vice en televisión ¿Por qué no filmas una versión en cine? Al principio reaccionó mal, pero yo seguí insistiendo que tenía una buena oportunidad de conseguir un éxito comercial con el estilo de Michael Mann. Quiero decir que estábamos protegidos, porque en cierto sentido hicimos una superproducción con la forma de pensar de Michael Mann. Por eso quería hacerla. C F: Como ellos dicen, la idea había sido de Foxx. Yo hacía un par de años que venía hablando con Michael, tratando de encontrar algo para hacer juntos y resultó una oportunidad perfecta. Ya sabía que Michael puede manejar una película de acción como ésta, como lo había hecho con El último Mohicano o las escenas famosas de Heat Él entiende la coreografía de las secuencias de acción. Pero también cuenta con la garantía del drama humano, cierta clase de inversión emocional en los personajes, porque él comprende la validez de hacer algo a gran escala donde los personajes te interesen. Por eso no pensé demasiado en Don Johnson, me hubiera complicado Quisimos demasiado pensando lograr una en cómo él interpretó película de su personaje de verdad con Crokett, porque me he hubiera puesto a una clasificación discutir sobre trajes y cocodrilos. La serie para de TV obviamente fue adultos el punto de partida para la película, pero la tomamos desde una perspectiva contemporánea, como bien dijo Michael, con su propia identidad. ¿La versión en cine hará que la gente se olvide de la serie de TV? J F: No todos piensan en la serie de televisión. No creo que se acuerden de todos los episodios. Ahí está la gran diferencia. La película es sólo un concepto y no me parece que vayan a comparar las dos versiones. Yo siempre pienso: ¿Qué quiero ver cuando voy al cine? En ese sentido no me parezco a Michael Mann. Yo llevo mis palomitas, y me siento pensando lo que voy a ver: Michael Mann, en un momento del rodaje un auto, dos tipos en Miami, una buena música de fondo. No todos lo relacionan con lo que vieron en TV. Saben lo que pasó con Corrupción en Miami pero están preparados para ver lo nuevo, porque muchos chicos de 18, 19 o 20 años, sólo quieren ver a Colin Farrell o Jamie Foxx en esa combinación. M M: Nunca la pensamos como un producto derivado. Estamos en el año 2006, es Corrupción en Miami de verdad, hoy, con una historia emocional que sucede en la realidad perfumada de Miami, con diferentes capas de sensualidad y belleza. Y por debajo, hay temas muy peligrosos. En ese sentido, tiene un origen independiente. No creo que la gente se siente a comparar las dos versiones. La serie ocupa su lugar en la historia cultural, para bien o para mal. Y la película se sitúa en el año 2006, como un nuevo día. ¿Por qué le pusieron el mismo título si no se parece a la serie? J F: Starsky Hutch tampoco tenía que ver con la serie de TV. No vas a ver la serie de Corrupción en Miami en cine, vas a ver aquel espíritu en cine. Esta película es un riesgo muy alto, porque nos alejamos de las expectativas. M M: Exacto. Conservamos el espíritu. En el corazón del personaje Crockett