Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 Internacional VIERNES 8 9 2006 ABC LO QUE IRÁN NECESITA Se puede entender y justificar el programa nuclear iraní? Así lo hacen algunas voces españolas como las del ex presidente Felipe González, que creen que la Republica Islámica de Irán está en su derecho. La verdad es que resulta difícilmente comprensible que un país que cuenta con una de las mayores reservas de petróleo se embarque en un costosísimo desarrollo nuclear cuyo resultado sería un kilowatio bastante más caro que el producido por otros medios a su alcance, y hay fundadas razones para sospechar de las intenciones de los ayatolás. Para empezar, Irán no tiene ahora mismo ninguna planta nuRAFAEL L. clear que necesite uraBARDAJÍ nio enriquecido como fuente de alimentación. Cuando acabe la que está en construcción, presumiblemente a mediados del año que viene, tendrá ya asegurado el material para sus primeros diez años de funcionamiento. Y Rusia le ha prometido suficiente uranio para que siga funcionando hasta el 2044. En segundo lugar, Irán, por lo que ha declarado a la Agencia de la Energía Atómica, tampoco tiene necesidad alguna de plutonio, pues no sólo no dispone de ninguna central que funcione con agua pesada que lo requiera, sino que no tiene planes para construir una. Además, la talla de los programas en curso supera con creces los propósitos científicos de llegar a controlar la tecnología nuclear y, de hecho, la única explicación plausible para las actividades iraníes es su finalidad militar: hacerse con la bomba atómica. Si todo se debiera a fines pacíficos como ahora se nos quiere hacer creer, ¿porqué los clérigos iraníes han mantenido tantos años en secreto sus programas? ¿Por qué tendrían que haber engañado a la OIEA al respecto? ¿Por qué han negado lo que sabemos gracias a opositores y disidentes? Los hechos no mienten, pero lo que está claro es que las autoridades islámicas iraníes sí. Irán se ha obligado al firmar el Tratado de No Proliferación a no fabricar ni poseer armas atómicas. Desde luego, podría retirarse del mismo y fabricarse un arsenal nuclear, pero eso traería consecuencias muy negativas para toda la zona, empezando por Arabia Saudí y siguiendo por Egipto e Israel, entre otros. Y cualquiera en su sano juicio se estremecía ante la posibilidad de que Teherán cediera sus capacidades nucleares a alguno de sus títeres terroristas. Irán no necesita una bomba atómica bajo ningún cálculo racional. Y aún la necesita menos bajo la mentalidad apocalíptica que inspira a su actual presidente Mahmud Ahmadineyad. Durante décadas, las armas nucleares han sido sistemas de disuasión. Para Ahmadineyad son instrumentos de aniquilación. De nuestra aniquilación. Lo que de verdad necesita Irán es un cambio político que le devuelva la democracia. Eso es lo que habría que apoyar, no las peligrosas ambiciones de los ayatolás. Alí Lariyani, principal negociador nuclear iraní (derecha) ayer a la salida del hotel donde se aloja en Madrid EFE Moratinos pide a Irán talante negociador para resolver la crisis Zapatero y el ministro recibieron ayer de nuevo en Madrid a Lariyani b El presidente del Gobierno asegura que Javier Solana es la garantía de un posible acuerdo para que Teherán deje de enriquecer uranio LUIS AYLLÓN MADRID. El Gobierno español quiere trasladar también su defensa del talante a la negociación para evitar que el régimen iraní continúe enriqueciendo uranio pese a las demandas de la comunidad internacional de que cese en su actividad. Así se desprende del mensaje que transmitió ayer el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos al negociador nuclear iraní, Alí Lariyani, con quien se entrevistó en Madrid. Dos meses después Lariyani pasó de nuevo ayer por España para conversar con las autoridades españolas. Lo hizo a petición propia y, además, coincidiendo con la visita a nuestro país del secretario general de la ONU, Kofi Annan. De hecho, Lariyani se alojó en el mismo hotel que Annan, quien en la mañana de ayer recibió en ese establecimiento al ex presidente del Gobierno Felipe González. El negociador iraní ya había estado en Madrid hace exactamente dos meses y ayer, en el Palacio de la Moncloa, fue recibido brevemen- te por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero y conversó nuevamente de manera detenida con Moratinos. Durante esa reunión, el ministro, según fuentes de su departamento, pidió a Lariyani que el régimen de Teherán muestre flexibilidad y talante negociador y de diálogo ante la preocupación de la comunidad internacional Por su parte, Zapatero, que compareció en rueda de prensa conjunta con Kofi Annan, no ve nada extraño en que Lariyani acuda tan a menudo a España e incluso reciba en Teherán a Felipe González, porque el Ejecutivo iraní está teniendo contactos con distintos países europeos y hay una relación fluida entre los dos gobiernos. El Ejecutivo considera que con estos contactos se contribuye a facilitar la posible labor negociadora que está desarrollando en la crisis nuclear el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana. Más aún, Zapatero cree que Solana, que tiene previsto reunirse mañana, sábado, con Lariyani, en un intento de convencer a las autoridades iraníes de que abandonen el enriquecimiento de uranio, es la garantía de un posible acuerdo Por ello, instó a Teherán a que siga la hoja de ruta que marque Solana en un acuerdo que respete la legalidad y las resoluciones de las Naciones Unidas. Añadió que este mensaje va en sintonía con el contenido de las entrevistas que Felipe González mantuvo en Irán la pasada semana. En cualquier caso, tanto Kofi Annan como Zapatero insistieron en que la vía del diálogo y la negociación es el mejor instrumento para lograr una solución de la crisis. Lenguaje de amenazas Pese a estas llamadas al diálogo y al talante negociador, ayer mismo el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Manouchehr Motaki, rechazó desde Minsk, donde estaba en visita oficial, lo que calificó de lenguaje de amenazas de Estados Unidos y las otras potencias nucleares para convencer a Teherán de que abandone su programa nuclear. El lenguaje de las amenazas no funciona con nosotros. Las exigencias de Estados Unidos de que ellos pueden poseer armas nucleares y otros no tienen el derecho a tecnología nuclear civil, son ilegales dijo Motaki ante la prensa. El responsable de la negociación nuclear iraní realizó su segunda visita a España en dos meses