Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 9 2006 11 El servicio de inspección del CGPJ acusa de falta de previsión a Del Olmo por la libertad de un acusado del 11- M Maragall reconoce que su relación con Montilla es fría y anuncia una corriente europea de pensamiento El Congreso aprobó por unanimidad el envío de tropas, pero Zapatero tuvo que escuchar críticas de varios grupos sin apoyo de la Cámara y, además, lo plasmase en la ley de Defensa Nacional. El presidente del PP confirmó que apoya el envío del contingente español, aunque avisó que lo hará de forma crítica y vigilante y exigiendo información, pese al empeño pueril de los socialistas de transmitir que el Ejército español ha nacido para poner tiritas y repartir esparadrapo y leche en polvo Nuestros militares merecen más respeto. Se juegan la vida sentenció el líder de la oposición. Las minorías apoyan el despliegue y asumen el riesgo Los representantes de CiU, ERC, PNV, IU, CC y Grupo Mixto expresaron ante el Pleno del Congreso su respaldo a la decisión del Gobierno de enviar tropas al Líbano, pese a que reconocieron los riesgos que entraña esa operación y pusieron ciertas condiciones. En concreto, la mayor parte de esas formaciones minoritarias coinciden en exigir al Ejecutivo socialista que proporcione información periódica para que la Cámara pueda, en su caso, revocar o prorrogar una misión que todos consideran de paz y no comparable con la guerra de Irak. Además, y tras subrayar que la clave del problema sigue siendo Palestina, grupos como CiU, ERC e IU defendieron la celebración de una nueva Conferencia de Madrid. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, destacó que ésta es quizá la primera vez que su formación respalda un envío de tropas al exterior, pero dejó claro que lo hace con condiciones y con la esperanza de que la misión sirva para recuperar la paz El portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, admitió que su apoyo a la operación no es entusiasta a nadie le gusta enviar Fuerzas Armadas al exterior dijo- sino responsable, meditado y maduro También Agustí Cerdá, de ERC, concedió el respaldo de su grupo, si bien avisó al Gobierno de que ese apoyo tiene varios requisitos: limitado en el tiempo; separación estricta entre lo militar y lo humanitario e información periódica al Parlamento de su evolución. El ministro de Defensa reconoce que la misión será complicada, difícil y de riesgos evidentes El despliegue de los 1.100 soldados costará veinte millones de euros al mes b El Gobierno teme eventuales Zapatero pasa al contraataque Las palabras de Rajoy escocieron al jefe del Ejecutivo. Cuando llegaba el turno de réplica del ministro de Defensa, Zapatero pidió la palabra al presidente del Congreso, Manuel Marín. Zapatero subió a la tribuna de oradores con el objetivo de acusar al líder del PP de que justifique sus gravísimos errores del pasado con los ataques al Ejecutivo por el envío de tropas al Líbano, pero le advirtió de que es un intento vano y casi patético Dicho esto, Zapatero señaló que Rajoy había pretendido restituir los desastres de sus decisiones éticas y políticas adoptadas con la guerra de Irak y remarcó que se equivoca al ignorar que la ciudadanía española tiene una alta inteligencia y mucha memoria A renglón seguido, sostuvo que ni él ni ningún miembro del Gobierno se esconde detrás de Alonso. Afortunadamente, no somos como ustedes y no tenemos que esconder a ningún titular de Defensa dijo en relación a Federico Trillo, ex ministro en los Gobiernos de José María Aznar. En la réplica a Zapatero, Rajoy defendió su coherencia al querer en su momento la paz en Irak y buscarla ahora en Líbano, y exigió al líder socialista que termine con la demagogia ataques con morteros y lanzagranadas de facciones o grupos incontrolados así como el empleo de tácticas terroristas J. L. L. MADRID. El ministro de Defensa, José Antonio Alonso, ofreció ayer al Pleno del Congreso los detalles del despliegue militar español en el Líbano. Lo más destacado de su intervención fue el reconocimiento de que es una misión difícil, complicada y de riesgos evidentes Pese a todo, hizo hincapié una y otra vez en que se trata de una labor de paz Los riesgos, según el ministro, provienen- -en primer lugar- -de eventuales ataques de facciones o grupos incontrolados, que pueden utilizar algún medio semipesado (morteros o lanzagranadas) Asimismo, el Gobierno no descarta el empleo de tácticas de tipo terrorista. Nuestras fuerzas- -sostuvo Alonso- -irán entrenadas, protegidas y con medios para hacer frente a esa eventualidad, disuadir al posible agresor y responder, en su caso, adecuadamente En segundo lugar, el Ejecutivo recuerda que existen campos minados y se compromete a dotar a las tropas de los apoyos necesarios en desactivación de explosivos. Por último, el Gobierno tiene en cuenta que las condiciones higiénico- sanitarias están de- terioradas, las infraestructuras dañadas y las vías en mal estado. Según Alonso, la misión consistirá en ayudar al Gobierno del Líbano a ejercer su autoridad soberana en todo el territorio y apoyar a sus Fuerzas Armadas en el establecimiento de la paz. Además, se trata de facilitar la ayuda humanitaria y el regreso seguro de las personas desplazadas. El calendario del despliegue del contingente español se producirá en dos fases. El Ministerio de Defensa está preparado, en primer lugar, para desplegar de manera inmediata un batallón de desembarco de Infantería de Marina con unos 490 efectivos- -hoy mismo zarparán desde Cádiz, a bordo del buque Castilla que junto a otras tres embarcaciones viajarán a la zona- a los que se sumarían además los elementos avanzados del Ejército de Tierra necesarios para preparar la infraestructura del segundo despliegue (unos 76 hombres) En segundo lugar, a mediados de este mes comenzará el despliegue del puesto de mando de la brigada multinacional liderada por España con el objetivo de que ejerza su función a primeros de octubre. A primeros de noviembre se habrá completado la sustitución del batallón de Infantería de Marina por la Legión. En cuanto a los costes- -que serán asumidos por la ONU- el ministro explicó que un contingente de 1.100 efectivos en una misión como esta supone 20 millones de euros al mes.