Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 8 9 2006 Opinión 7 TRIBUNA ABIERTA POR ÁLVARO VARGAS LLOSA ¿UNA SUDAMÉRICA NUCLEAR? Resulta irónico que las centrales atómicas sean auspiciadas por gobiernos de izquierda de los mismos partidos que antes denunciaron los programas nucleares de sus establishments militares M ientras el mundo seguía de cerca el drama del uranio iraní, los latinoamericanos también eran noticia por razones nucleares. Argentina y Brasil han relanzado a lo grande sus respectivos programas de energía nuclear y, a pesar del escepticismo inicial de la presidenta Michelle Bachelet, Chile empieza a ponderar esa opción. En el caso de Brasil y Argentina, está en juego una rivalidad antigua y tan intensa que hay chistes como éste. Un brasileño le cuenta a un oficial que atropelló a un turista argentino y olvidó informar a su familia. El oficial responde: Bien hecho, habría provocado una guerra si les avisaba. Usted es todo un pacifista Pero cuando lo enterré, el tipo gritó que estaba vivo explica el compungido brasileño. No se preocupe responde el policía, todos mienten Brasil, que posee las sextas mayores reservas de uranio en el mundo, ha inaugurado dos centrifugadoras en su planta de enriquecimiento de Resende. Esta planta abastecerá a los dos reactores nucleares, que proporcionan actualmente el 4 por ciento de la electricidad. El plan anunciado por el presidente Luiz Inacio Lula da Silva potenciará significativamente el componente nuclear de la matriz energética con siete nuevos reactores en un plazo de quince años. En la Argentina, cuyos dos reactores nucleares suministran ya el nueve por ciento de la electricidad, el presidente Kirchner ha anunciado un paquete de 3.500 millones de dólares que consiste en construir una tercera planta, realizar estudios de factibilidad para una cuarta y reabrir la usina de enriquecimiento de uranio en Pilcaniyeu, cerrada en 1983 tras la revelación de que la dictadura había desarrollado un proyecto de armas nucleares. Ambas naciones juran que sus intenciones son benignas. Las centrifugadoras del Brasil solamente enriquecerán uranio hasta un 3,5 por ciento U- 235, bien por debajo del 90 por ciento necesario para producir armamentos. Sin embargo, ambos estamentos militares tienen antecedentes oscuros. En los años 70, Brasil canalizó secretamente su tecnología hacia el programa militar de Solimoes Ante la presión extranjera, el proyecto fue abandonado en 1990. Por su parte, las fuerzas armadas argentinas desarrollaron los misiles estratégicos Cóndor hasta su cancelación en los años 90. Desde entonces, los dos países han suscrito- -y cumplido- -tratados de no proliferación y ya no gobiernan los militares. Apunto esto porque no existe lógica económica alguna detrás del lanzamiento de estos mastodónticos programas de energía nuclear. Se trata exclusivamente de una cuestión de orgullo nacional y de una competencia de poder regional. Los problemas energéticos podrían ser resueltos fácilmente de manera más económica. La crisis energética argentina se debe a que el control de precios ha provocado una sequía de inversiones en gas natural en el momento en que el crecimiento económico ha impulsado la demanda de electricidad. Desde 2002, la capacidad de generación de electricidad del país se ha mantenido alrededor de los 17.000 megavatios, mientras que la economía ha venido creciendo a paso sostenido. A su vez, los brasileños están preocupados por la nacionalización de los hidrocarburos en Bolivia, pues dependen de ese país para la mitad de su consumo de gas natural. Pero el gas es todavía un parte pequeña del mix energético y Brasil ha anunciado que muy pronto logrará la independencia petrolera. Gracias a una moderna tecnología, Petrobrás está perforando yacimientos muy profundos en los campos petrolíferos de Barracuda y Caratinga, en pleno océano Atlántico, al este de Río de Janeiro. Es cierto: hay un revival nuclear en el mundo. Los europeos están construyendo o renovando plantas, y Washington impulsa un costoso esfuerzo para dar a la energía nuclear el beso de la vida. También Rusia, India y otros países están encargando nuevos reactores, al igual que Australia (este último con tecnología argentina) Los altos precios del petróleo y la limpieza de la energía nuclear han ayudado a superar el trauma causado por el accidente de Three Mile Island en los EE. UU. y, especialmente, el desastre de Chernobyl. ¿Cuánto durará esta nueva moda? Probablemente hasta que algún acontecimiento lleve a la gente a decir que la energía nuclear no es tan limpia después de todo, dado que, tras sesenta años de investigaciones, no se ha hallado una solución perfecta para disponer de los residuos nucleares. ¿Deberían los países latinoamericanos que poseen fuentes de energía abundantes y más baratas, emprender programas nucleares que se volverán impopulares cuando pase la moda? Por supuesto, si un inversor privado quiere invertir en un reactor nuclear para vender electricidad, debería ser libre de hacerlo. Pero las centrales nucleares no son por ahora rentables. Resulta irónico que sean auspiciadas por gobiernos de izquierda de los mismos partidos que antes denunciaron los programas nucleares de sus establishments militares. Si Estados Unidos, país muy próspero, quiere desviar recursos para subvencionar el renacimiento de la energía nuclear en el contexto de la histeria generalizada contra el petróleo, es un lujo que probablemente pueda solventar. Sudamérica, no. 2006, The Washington Post Writers Group Director del Centro para la Prosperidad Global del Independent Institute de EE. UU. REVISTA DE PRENSA POR JUAN PEDRO QUIÑONERO ZP, INMIGRACIÓN, AYATOLÁS, ETA Los problemas nacionales tienen pasarelas y conflictivas ramificaciones internacionales. El colador de Europa titula a toda página Frankfuter Allgemeine Zeitung, analizando la crisis de la inmigración subsahariana. A su modo de ver, las islas Canarias se sienten abandonadas por el Gobierno. En París, Le Monde afirma: La inmigración clandestina está agriando el debate político nacional En Suiza, Tagesenzeiger agrega: Crecen las quejas nacionales e internacionales contra la crisis humanitaria En Senegal, Wal Fadjri escribe: Aparentemente, los acuerdos entre los Gobiernos español y senegalés no han servido para nada Financial Times destaca un punto mal estudiado de las migraciones internacionales: el puesto central de las mujeres jóvenes, fuente insondable de dinamismo y creatividad social. La visita a Madrid de Ali Larijani, el negociador iraní en materia de tecnología nuclear, se percibe desde ángulos diametralmente opuestos. En Irán, la Islamic Republic News Agency lo presenta como un gesto de paz y entendimiento entre Zapatero y el Gobierno iraní. En Londres, el Guardian afirma que Irán está intentando debilitar la resistencia occidental contra las tentaciones nucleares iraníes, utilizando Madrid como eslabón débil del campo occidental. Entre lo nacional y lo internacional, el Herald Tribune, en París, y el Daily Telegraph, en Londres, afirman que Gibraltar pudiera participar en las competiciones de la UEFA a pesar de las objeciones de España El Herald Tribune afirma que la selección de Gibraltar tiene cien años de historia y ya jugó contra el Real Madrid, en 1949, con un resultado de 2 a 2. El futuro del diálogo anunciado entre ETA y el Gobierno de Zapatero se percibe imprevisible y muy oscuro. En Burdeos, Sud Ouest habla de un peligroso juego de ajedrez y anuncia un otoño muy difícil En Buenos Aires, Clarín describe una situación compleja e inflamable. El mismo Sud Ouest publica un suplemento especial consagrado al proyecto de tren de alta velocidad entre Burdeos e Irún, presentado como un gran proyecto bilateral y europeo. Por su parte, Frankfurter Allgemeine Zeitung publica un reportaje excepcional, consagrado a las tierras de Aragón, Castilla- La Mancha y Valencia, atravesadas por los ríos Cabriel y Mijares. Rolf Neuhaus habla en el rotativo alemán con mucho cariño y conocimiento de tierras, gentes, cultura, geografía e historia mal conocidas fuera de España.