Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 9 2006 Internacional 37 La Justicia quiere reescribir las huellas negras del pasado en Argentina El perdón a los militares represores, en el punto de mira de los jueces 300 personas, el lunes un juez lo invalidó en base a varios Tratados Internacionales que declaran imprescriptibles los crímenes de lesa humanidad CARMEN DE CARLOS. CORRESPONSAL BUENOS AIRES. La decisión, esta semana, del juez federal Norberto Oyarbide de anular los indultos con los que se beneficiaron el ex presidente de facto, Jorge Rafael Videla, y dos de sus ministros clave, José Alfredo Martínez de Hoz (Economía) y Albano Arguindeguy (Interior) ha abierto la caja de Pandora sobre el futuro de los represores amnistiados y de los guerrilleros que recibieron igual perdón. Durante su Gobierno, Carlos Menem indultó a más de trescientas personas vinculadas al terrorismo de la guerrilla y a la guerra sucia desatada por el Estado en los años 70. A los primeros se les atribuye, según diversas fuentes, setecientos muertos, y a la dictadura, entre diez mil y treinta mil desaparecidos. Hoy, octogenarios tiranos, viejos subversivos y víctimas de b Menem indultó a unos y otros, viven de diferente manera una cadena de decisiones políticas y judiciales sin precedente. En Argentina tenemos el hábito de la justicia de un solo ojo se queja el hijo de Martínez de Hoz. Nos sentimos satisfechas celebra Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. Se ha dado un paso significativo para terminar con la impunidad de graves violación de los derechos humanos reza el comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos que tutela el ex montonero Eduardo Luis Duhalde. La fiebre por reescribir las huellas negras del pasado argentino la inauguró el Congreso al declarar, un par de años largos atrás, inconstitucionales las leyes de Obediencia debida y punto Final, dictadas durante el Gobierno de Raúl Alfonsín. El objetivo de las mismas era poner una fecha límite a las denuncias por las atrocidades del régimen (1976- 83) y eximir de responsabilidad penal de los crímenes cometidos durante ese periodo a los militares de rango medio y bajo. La consecuencia inmediata fue la reapertura de decenas de casos judiciales y el arresto de medio centenar de represores. pia tratados internacionales que declaran imprescriptibles los delitos de lesa humanidad. Su decisión, si la ratifica la Corte, podría afectar a los indultados por Menem. Entre octubre de 1989 y diciembre de 1990, el ex presidente perdonó a treinta y nueve militares procesados por torturas y homicidios, a Videla y al ex presidente de facto Roberto Viola (muerto) al duro de las Juntas, el comandante Emilio Eduardo Massera (en estado comatoso) a los máximos responsables de la Guerra de Malvinas (los fallecidos Galtieri, Anaya y Lami Dozo) y a 164 integrantes de los distintos alzamientos carapintadas apelativo adjudicado a los insurrectos que intentaron las asonadas con el rostro cubierto de betún y uniformes de combate. Asimismo, de igual prerrogativa presidencial, se beneficiaron sesenta y cuatro guerrilleros, entre los que figura el ex jefe montonero, Mario Firmenich y sus compañeros Roberto Perdía, Fernando Vaca Narvaja y Rodolfo Galimberti, este último fallecido. Justicia y legalidad, a debate Néstor Kirchner El siguiente paso en busca de justicia lo dio la Corte Suprema al ratificar la decisión del Congreso, y el último, lo protagonizó el lunes el juez Oyarbide al invalidar los indultos de Carlos Menem, para casos concretos como los mencionados, al asumir como ley proA debate la justicia y la legalidad, los constitucionalistas no coinciden en sus posiciones. El ex ministro y magistrado del juicio a las Juntas, Ricardo Gil Laavedra, considera inequívoca la anulación de los indultos, mientras que el jurista Gregorio Badeni opina que no se pueden aplicar con efecto retroactivo leyes en perjuicio de una persona.