Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 7 9 2006 Opinión 5 UNA RAYA EN EL AGUA EL GOBIERNO FANTASMA L final no va a haber más remedio que reconocerle a Zapatero sus dotesde innovador de la ingeniería política. Suya es, por ejemplo, la patente de la deconstrucción constitucional, invento ciertamente novedoso que consiste en atribuirle a instituciones y leyes de rango menor, como las autonomías y los estatutos, la propiedad de modificar las de rango mayor, como la Constitución y el propio Estado. Esto no se le ocurre a cualquiera. Pero ahora acaba de superarse a sí mismo con dos nuevas figuras inéditas en la experiencia de poder en España: los ministros in pectore y la crisis por goteo. El Ministerio in pectore es una idea que revoluciona el organigrama políIGNACIO tico tradicional, superanCAMACHO do al clásico Ministerio sin cartera, posteriormente denominado Ministerio horizontal, esto es, carente de competencias específicas. Al anunciar, sin consumarlo, el nombramiento de Joan Clos como ministro de Industria, el presidente ha logrado el asombroso efecto de disponer de su propio Gobierno en la sombra, con un reserva calentando en la banda mientras el titular espera el relevo. No contento con este singular desdoble, que causa desconcierto en un sector estratégico de la Economía- ¿qué valor tienen los proyectos de un ministro con fecha de caducidad impresa? ayer se anunció la designación de Trinidad Jiménez para una Secretaría de Estado aún no creada en el Ministerio de Exteriores, fantasmal maniobra que deja en el aire, de rebote, la candidatura a la Alcaldía de Madrid. Política virtual en la que los nombres no tienen cargo y los cargos no tienen nombre. Pero he ahí, además, a dos ministros pendientes de un relevo más o menos anunciado. El de Justicia lleva, bien a su pesar, el marchamo de candidato autonómico en Canarias, y la de Sanidad aspira a dirigir la OMS para acosar a los fumadores a escala planetaria. Como ninguno de estos tránsitos tiene una fecha inmediata, un tercio del Gobierno se halla en estos momentos en estado de provisionalidad, como una comisión de servicio. Si a ello se suman los ministros desaparecidos- -Caldera, Magdalena Álvarez, Espinosa, Trujillo, Sevilla, Cabrera- estamos ante un equipo de espectros que explica la hiperactividad de la vicepresidenta De la Vega, único referente corpóreo, junto a Rubalcaba, entre tanta evanescencia. Con este curioso procedimiento de crisis por goteo, el Gabinete ministerial parece un grifo que se quedó mal cerrado en abril, cuando el presidente movió el monomando tan rápido que se dejó el desagüe del baño sin tapar. Ahora unos tienen un pie dentro y otros un pie fuera, y hay por ahí gente que no sabe si pronto tendrá los dos en seco o en remojo. Frente al hermético cuaderno azul de Aznar, Zapatero anota los nombres en un libro de arena, como Borges, borroso y movedizo. Así, en este Gobierno de transición consigo mismo no son todos los que están ni están todos los que son. El presidente nos ha salido un existencialista confuso. A CALENTAMIENTO IENTRAS el secretario general de las Naciones Unidas llegaba a Teherán, el anterior presidente, Mohammad Jatamí, desembarcaba en Chicago. Fue acogido con frialdad oficial por la administración americana, pero con gestos: primero, conceder el visado a quien ha encabezado el gobierno desde 1997 a 2005. Segundo, formidable despliegue de seguridad del Departamento de Estado, prueba de precaución, también de deferencia a Jatamí. Tercero, libertad del ex presidente de dar conferencias, hacer declaraciones, mantener entrevistas durante su estancia. Esto ha irritado a los neoconservadores, que trataron de impedir el viaje. Pero ese viaje aclara algunas cosas: Irán no es un país unido, aunque se unirá en su derecho a enriquecer uranio. Tiene 70 millones de habitantes, es el tercer productor de petróleo, segundas reservas de gas del mundo. Parece que Irán no va a ceDARÍO der en su derecho. Pero hay algunas VALCÁRCEL puertas practicables. El OIEA podrá desplegar un sistema de vigilancia exigente, compatible con el derecho de Irán. El lunes, en Teherán, Annan se entrevistó con el presidente Ahmadineyad. Pidió otras cuatro entrevistas para conocer la posición iraní: Alí Larijani, responsable de la negociación nuclear; Manouchehr Mottaki, ministro de Asuntos Exteriores; y al antiguo presidente, Hashemi Rafsanjani. No pudo ver al líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei. Los ayudantes de Annan comentaron el tono combativo y verboso de Ahmadineyah, al insistir en el derecho de Irán de procesar uranio, defendido hace 35 años por el Sha, con respaldo de EE UU; y en la plena cooperación iraní para cumplir la resolución 1701 sobre desarme de Hizbolá. Quien representa al supremo poder no recibió a Annan. Ahmadineyad representa una parte del poder, limitada, condicionada. M La última semana ha sido asfixiante en Madrid. Los madrileños se creían en Qatar, sin gas, o en Dubai, sin petróleo. Hay programas de reforma, pero los programas son papel mojado sin el respaldo de su voluntad. La Unión Europea, Japón, Brasil apoyan la reducción de emisiones carbónicas. Otros 40 países apoyan el protocolo de Kioto. China, India y Rusia cambian su enfoque. Estados Unidos avanzó hacia Kioto hasta 2001. Desde entonces, los intereses de algunas petroleras y carboneras han vuelto a imponerse. La hipótesis del Calentamiento de la Tierra provocado por el hombre- -combustión sin filtros en grandes industrias- -ha recibido la firma de dos mil científicos convocados por las Naciones Unidas. Las conclusiones, matizadas por nueve miembros de un panel, fue matizada por sólo tres. El paréntesis americano es breve, ocho años: salvo si se trata de luchar contra el Tiempo. Estados Unidos volverá a la comunidad. Pero 2001- 8 se contabilizarán como años de plomo para la sostenibilidad del Planeta. Pensemos en el ejemplo de Galicia. Habría que olvidar las diferencias cuando el fuego llega: y, sin embargo, las identidades menores se impusieron como principios universales. Un gobernante local, Anxo Quintana, recurrió, sin sentido del ridículo, al lenguaje militar para hablar de los incendios, repetidos desde hace cien años ¿No saben montar, como los irlandeses o suizos, cuerpos competentes para combatir el fuego? En agosto, hubo 158 incendios en Galicia: entre 80.000 y 90.000 hectáreas quedaron arrasadas. La sequía, la brutalidad del cambio climático, las colillas... Además de los fuegos provocados por delincuencia y corrompidos. ¿Por qué no se endurecen las penas a quienes incendian el monte? Todo está descrito hace tiempo por Roger Martin du Gard. Pero hoy las cosas son más complicadas. El narcotráfico globalizado trata de crear desorden endémico, entropía... Cuando el señor Pérez Touriño trataba de aprender la lección, le habían quemado 80.000 hectáreas. No son ingenuos, sino incompetentes.