Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 9 2006 89 Deportes LUIS ARAGONÉS Seleccionador nacional de fútbol Emotiva recepción de los Reyes y los Príncipes de Asturias a los campeones del mundo de baloncesto En el Mundial hubo roces, pero nunca castigaré a un jugador por algo personal No se remanga porque su camiseta es de manga corta, pero el seleccionador analiza punto por punto el presente y el futuro de un equipo en entredicho después del revolcón del Mundial. No rehúye ninguna cuestión y en algunas se compromete TEXTO ENRIQUE ORTEGO BELFAST. Luis Aragonés en estado puro. No atraviesa el técnico su mejor momento anímico, aunque es de los que se crece con el castigo y según avanza la conversación se viene arriba y termina convencido de que va a sacar adelante a esta selección. Pretende olvidar la desilusión también llamada fracaso del Mundial, pero es mucho más difícil de lo que parece. -Cuesta meterse en faena... -A mí no me cuesta, llevo ya un mes pensando las 24 horas del día en lo único que me interesa, que es la selección. Al equipo puede que le esté costando un poco más. No conseguimos el objetivo y ahora es duro ponerse a pensar que hay dos años por delante para esperar a otra gran competición. Pero estoy seguro de que los jugadores volverán a encandilarse. Lo de Badajoz fue bueno. Todo el mundo les arropó. Sintieron de nuevo el cariño de la afición. -A los aficionados les extraña tanto continuismo. Un fracaso suele ir acompañado de revoluciones. Aquí sigue usted, cuenta con los mismos jugadores... ¡Joder! Es que nos fuimos del Mundial porque nos ganó Francia. Que no fue un cualquiera. Y fue por una serie de detalles en el segundo gol. Y era el minuto 84. Y no fuimos inferiores a ellos. Y nos adelantamos en el marcador... Es que parece que perdimos todos los partidos. Yo soy el primero que esperaba ganar a Francia, pero no se nos puede sacrificar a todos por perder con el equipo que llegó a la final y ha sido campeón del mundo ayer. -Muchos creen que no debía haber renovado como seleccionador. -Parece que he cometido un pecado. Yo renuncié a renovar el contrato antes del Mundial, cuando otros técnicos siempre viajaban renovados. Al volver presenté mi renuncia. Dije me voy porque no he conseguido mi objetivo. Si hasta le dije a la Federación quién me podía sustituir. Ellos me dijeron que estaban satisfechos con mi trabajo. Cierto que no me pusieron una pistola en el pecho, porque yo tenía ganas de revancha. ¿Y no se arrepiente ahora de haber renovado? -Nunca me arrepiento de lo que decido. Es una revancha y voy a por ella. -Pero le han vuelto a engañar en la Federación. Han pasado dos meses y no ha firmado el contrato, le prometieron que iba a ser también mánager general y no le han dejado. -Es verdad. No me han dado lo que me habían prometido. Habíamos hablado de unas cosas que no se van a dar. No lo digo yo, lo dijo el portavoz de la Federación, que si iba a ser el responsable de todo... y tal. El presidente después dispuso otra cosa. -Vamos, que le han engañado. -No es engañar, no es lo hablado. No es la primera vez que en el fútbol me dicen una cosa y luego hacen otra. Yo no aguanto lo que no tengo que aguantar y todo el mundo lo sabe. Te llevas un disgusto, porque estaba pensando en un futuro, en buscar un hombre que se quedase cuando yo me fuera, hacer un equipo técnico que se necesita. Llamo a los mismos porque siguen siendo los mejores. Si dejan de serlo, vendrán otros. Lo que no se puede pretender es hacer la selección absoluta con los sub 21 La Federación me prometió cosas que no ha cumplido, pero no es la primera vez que me pasa en el fútbol. Sigo aquí porque tenga ansia de revancha ¿Y por eso está tan bajo de moral últimamente? -Eso es algo que se le ha metido a usted en la cabeza. No estoy desmoralizado, ni hastiado ni me voy a ir. Pasan cosas que te hacen pensar. El fútbol me gusta tanto que me iría a Tercera. Lógicamente, sé que se me acaba. Pero físicamente estoy bien, con fuerza. Veo a gente más joven que está peor que yo. ¿Y por qué insiste con el mismo bloque del Mundial, como si quisiera justificar algo? -Yo no tengo que justificar nada. Llamo a éstos porque son los mejores. Sí, los mejores. Y soy consecuente. Si en junio los llevé al Mundial porque eran los mejores, ahora en septiembre no pueden ser los peores. Además, estamos a principios de temporada. No se han jugado casi partidos, poco hemos podido ver. Eso sí, lo mismo que digo que son los mejores, también le digo que como no lo demuestren y no se lo ganen, dejarán de estar aquí. -Pero era un buen momento para haber dado entrada a jugadores que usted está siguiendo... -Sí, ya lo sé. Ustedes quieren hacer de la selección absoluta la sub 21. Ahora quieren a Albiol, Silva, Gavilán, Barragán... Todos están donde ahora les corresponde. Y les sigo como a otros jugadores de 23, 24, 25 años. Esos son los que tienen que salir y ganarse un puesto aquí. Ustedes quieren ganar el Mundial con un equipo de 21 años. ¡Pero si hemos renovado el actual a 25 de media! Hemos metido a todos los que han pasado de la edad sub 21, a Sergio, a Torres, a Iniesta, a Cesc, que ni llega. No quieran ir tan deprisa, que luego nos pasa lo del Mundial, que nos echa una selección de treinta años. ¿Su relación con este grupo se mantiene intacta? -Es buena. ¿Por qué lo pregunta? -Porque los roces del Mundial con algunos hombres pueden haber dejado secuelas y su credibilidad no ser la misma. -Los roces que ha habido son lógicos (Pasa a la página siguiente)