Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 9 2006 Sociedad 53 JAIME DE JARAÍZ Director de la división de Electrónica de Consumo de LG No es cierto que lo que viene de Oriente es lo malo y lo barato La marca holandesa Philips mostró esta enorme pantalla de cien pulgadas como la mayor del mundo realizada en LCD. Desde que empezaran a comercializarse, las pantallas de cristal líquido han ido desplazando a las de plasma hacia los formatos mayores. Sin embargo, en apenas dos años, los LCD han pasado de las veinte a las sesenta pulgadas y todo apunta a que seguirán creciendo El líder mundial en fabricación de LCD, plasma, DVD y home cinema lleva ya cinco años en España, donde ocupa los primeros puestos del mercado TEXTO Y FOTO: J. M. NIEVES REUTERS Este curioso ordenador en forma de motor de automóvil es una de las muchas extravagancias tecnológicas que se han podido ver este año en IFA. Entre ellas, un diminuto cuaderno digital sobre el que es posible tomar notas con un lapicero y una pantalla que reconoce los trazos naturales BERLÍN. No todo iban a ser aparatos de aire acondicionado, ni teléfonos móviles de tercera generación, ni electrodomésticos de línea blanca, sectores todos en los que la compañía coreana LG ocupa los primeros puestos del mundo. También son las pantallas planas, tanto de LCD como de plasma, y los grabadores de DVD y los nuevos televisores con disco duro incorporado, y los proyectores... ¿Hasta dónde quieren llegar? -LG quiere ser líder a nivel mundial no sólo en fabricación, sino en ventas. Si vas a una tienda cualquiera y miras, seguramente la mitad de las pantallas planas que veas estén fabricadas por LG. -Y eso por qué. ¿Porque son baratas? -Porque son buenas. Han sido baratas, pero ya no. Al contrario, están entre las más caras. Tienen, eso sí, la mejor relación calidad- precio del mercado. Es la historia de cualquier producto. Inicialmente, para introducirse, la estrategia se basa en tener mejores precios que la competencia y cuando ya tienes una masa crítica de clientes, entonces intentas conseguir una calidad superior. Ahora no sólo somos líderes en costes, sino en tecnología. Hoy, todas las grandes marcas que se le puedan ocurrir, todas, tienen componentes de LG. -Han presentado un televisor con grabador y disco duro incorporado... -Ha sido una revolución. Lo lanzamos en mayo, cuando la campaña del mundial estaba en marcha, y desde el primer mes se colocó como líder absoluto. Un único producto, no una gama. Hay algunos productos parecidos en el mercado, pero son diferentes. Son televisiones modulares a los que se puede adaptar un disco duro. El nuestro está integrado en una sola y única pieza y el grabador es totalmente interactivo con el televisor. Es un desarrollo único, que nos han intentado copiar, pero sin conseguirlo. El Time machine es uno de los productos más caros, pero ofrece algo que los demás aún no tienen, la posibilidad de controlar los programas y de grabar en el momento. Una persona puede llegar a casa a las diez, ver el telediario de las nueve, seguir con la película y terminar al mismo tiempo que los demás. Recuperas en mar- cha, como los trenes, saltando la publicidad. ¿Qué dificultades tiene una empresa como LG para introducirse en un mercado como el nuestro? -Crear una marca. Y cambiar la percepción de que lo que viene de Oriente es lo malo y lo barato. Llevamos diez años en España, y como marca de electrónica de consumo ahora mismo estamos como número tres, por detrás de las históricas Sony y Philips, pero muy cerca ya de la segunda. Cuando llegué a LG me sorprendí de la potencia de esta marca. En cualquier punto de venta, los televisores LG, por ejemplo, siempre son los más vendidos. Y eso contando que nosotros no estamos presentes en toda la red de distribución. Y a pesar de eso somos ya los terceros. Los dos primeros están en muchos sitios más que nosotros, en todas partes, incluso en los pueblos más pequeños. Y aún así somos los líderes en televisores de plasma y en DVD. ¿La percepción no es entonces la de una marca más barata? -No. En absoluto. Estamos al mismo nivel tecnológico que los primeros, y seguimos creciendo en calidad y sofisticación, Al principio, sólo tocábamos la gama baja, pero ahora estamos en todas, incluso en las más altas. Nuestro objetivo en España es conseguir que nos perciban igual que en el resto del mundo.