Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 Sociedad MIÉRCOLES 6 9 2006 ABC LA FERIA Y SUS LOCOS CACHARROS asdasdf da sd askjdaskldj alskdj asldkj asdkljasdsdf sdfjklsdlfjk sdlfkj sldfkj sdlfkjsdfl jksdflkjsdflj sdfjksdf ljksdflsjkdf lsdkfjlsdkfj sldfkjsdl fkjsdflk jsdfljks dflkjsdflk jsdflkjsdflkjs dflsdjkfl sdkjflsdkfj sldfsdfsd fsdfsdfsdf sdfs dfsdf sdf Un técnico muestra en el stand de Philips la manera correcta de utilizar un VP 5500, un videoteléfono inalámbrico especialmente diseñado por la marca holandesa para realizar videoconferencias a través de internet, sin necesidad de un ordenador En la feria IFA no podía faltar la tecnología Blu ray, el rayo azul que promete DVD con una capacidad de almacenamiento decenas de veces superior a las actuales. Numerosos fabricantes se plantean hoy la conveniencia de adoptar esta nueva tecnología Entre las muchas maneras que los fabricantes proponen para ver televisión, la firma taiwanesa Hannspree ha optado por dirigirse a los más pequeños, disfrazando sus pantallas de LCD de muñecos de peluche, como la jirafa que aparece en la fotografía Después de seis días, hoy se clausura en Berlín la edición 2006 de IFA, la feria de electrónica de consumo más importante del mundo. Por sus pabellones ha desfilado este año lo último en imagen y sonido El imperio de los sentidos TEXTO: JOSÉ MANUEL NIEVES ENVIADO ESPECIAL BERLÍN. Es el reino de la imagen. En todos los formatos, en todas las calidades. Un repaso del presente y un empujón al futuro, a caballo entre la pantalla de plasma de tres dimensiones (como el prototipo presentado por la coreana LG en su stand y de la TDT de bolsillo, que mezcla la estética iPod con la antena telescópica de los transistores de toda la vida. IFA, el veterano Salón Internacional de la Electrónica, que después de seis días se clausura hoy en Berlín, ha vuelto a convertirse en la feria de las vanidades tecnológicas, en el escaparate mundial de los deseos de silicio y cristal líquido, en la apoteosis de la imagen y el sonido. Pero no sólo eso. Multitud de cacharritos nuevos han tomado aquí posiciones para salir disparados hacia el resto de las naciones europeas. Muchos serán los objetos del deseo de millones de adolescentes estas Navidades, como las mil y una formas y colores que puede adoptar un reproductor de MP 3, o los teléfonos móviles pensados especialmente para recibir la señal de la televisión digital terrestre, o los mínimos cuadernos de notas electrónicos, marcos para fotos digitales, televisores integrados en juguetes o cualquier otra diablura tecnológica que tenga como objeto regalar alguno de nuestros sentidos. Otros dispositivos más grandes y caros, por el contrario, se convertirán sin duda en la inversión sesuda de millares de adultos que ya no se con- forman con 20, ni con 30, ni con 40 pulgadas. Las pantallas planas crecen, las de cristal líquido (LCD) siguen ganando terreno al plasma y cruzan ya la barrera de las 60 pulgadas, dejando a sus primas, por ahora, el dominio de los formatos aún mayores. Philips, que hace ya una década inventó el primer televisor que se podía colgar en una pared (el flat tv ostenta en su pabellón el (momentáneamente) mayor televisor de pantalla de cristal líquido del mundo, un aparato de cien pulgadas y, según el fabricante, una definición perfecta Además de toda una gama de pantallas de todos los tamaños cuyos bordes luminosos (sistema Ambilight cambian de color e intensidad en armonía con los tonos que predominan en la imagen. Skipe sin ordenador Y hay más. LG, que escala puestos por momentos, enseña su flamante Time machine su máquina del tiempo, única en el mercado y capaz de almacenar decenas de películas en su disco duro interno de 80 Gb. Un buen complemento para los grabadores de DVD de 250 Gb y con sintonizador de TDT incorporado. Por no hablar del teléfono (otra vez de Philips) que utiliza la tecnología de Skipe (voz a través de internet) pero sin necesidad de conectar el aparato a un ordenador, como sucedía hasta el momento. Ahora, sólo queda esperar a que todo llegue aquí... Los teléfonos móviles, como el que aparece en la imagen, también están adaptándose a la revolución de la imagen digital. Con pantallas fijas o rotatorias, las principales marcas equipan ya sus terminales con receptores de televisión digital terrestre. Los consumidores tienen la última palabra