Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 9 2006 Madrid FUEGO EN EL TECHO DE MADRID EL TRABAJO DE LOS BOMBEROS 39 Así ocurrió el incendio 1. -El fuego se inicia hacia las once de la noche en la planta 34 aproximadamente a 142 metros del suelo 2. -Trabajaron 8 dotaciones de bomberos (unos 50 hombres y, al menos, 8 vehículos) 3. -Los bomberos tienen que subir a pie hasta el fuego cargados con un peso de 25 kilos (traje, mangueras y demás utensilios para atacar las llamas) 4. -El principal problema fue hacer llegar el agua hasta los 142 metros de altura. Para conseguirlo hubo que reducir el diámetro de las mangueras 5. -Uno de los momentos más críticos fue cuando se temió que pudiera ceder parte del andamiaje auxiliar El edificio Torre Espacio propiedad del Grupo Villar- Mir ha sido proyectado por los arquitectos Pei, Freed, Cobb Partners, y contará con una altura de 236 metros y 57 pisos más 6 bajo rasante Planta 34 Cota final del edificio 236 metros 6. -En el edificio se ha empleado microsílice, un material especialmente resistente al fuego 7. -El fuego quedó controlado entre las 4 y las 5 de la madrugada Los bomberos, a pie de calle, trabajan en la extinción del fuego dad Deportiva del Real Madrid. Se trataba de la Torre Espacio, la predestinada a ser el techo de la ciudad. En pocos minutos, los bomberos estaban al pie de la torre. Los primeros en llegar fueron los de los parques de Tetuán y Centro. Al ser un edificio que se construye, en plenas obras, ni hay ascensores ni montacargas en condiciones para sofocar un incendio que, se produjo, al parecer, por la combustión de aceite. Había que ascender, cuenta Tudela, a pie hasta la planta 34 de la torre, equivalente a una planta 42 o 43 de cualquier otro edificio ya que la Torre Espacio tiene una altura de 3,5 metros entre planta y planta en lugar de los 3 habituales en otros inmuebles. Total, más de 140 metros de altura. Y cada hombre con un peso de 25 kilos: el traje y los utensilios para atacar el fuego, entre ellos las mangueras. 70 metros. El lunes tenían justo el doble. ¿Cómo hacer para que el agua llegara hasta las llamas? Tudela lo explica así: Hubo, es cierto, grandes dificultades. Teníamos que subir el agua a nivel de planta de cubierta. Estamos hablando de más de 140 metros de altura y hay que vencer la pérdida de presión que se produce por esa altura más los rozamientos de las propias mangueras. Ha sido muy dificultoso. Tampoco se contaba con ascensores. Todo retrasó que pudiéramos tener cuanto antes el agua arriba, en la punta de lanza En medio de las llamas, los bomberos utilizaron, en principio, el sistema de bombeo de hormigón que se utiliza para la construcción del edificio pero el agua no llegaba con la presión suficiente. Al final, se optó por reducir el diámetro de las mangueras y, así, aumentó esa necesaria presión del líquido. La Comunidad de Madrid ofreció un helicóptero para las tareas de iluminación y extinción del fuego, si era preciso. Al final, no fue necesario. Planta 21 Planta 1 El doble de altura La intervención, incluso con las dificultades que hemos tenido, se nos ha dado muy bien. La respuesta de los bomberos ha sido muy buena, yo diría que ejemplar. Siempre damos todo lo que tenemos añade el jefe. Estos especialistas están normalmente preparados para atajar incendios en alturas que no sobrepasen los El edificio tiene una silueta cambiante cuando se recorre en sus 3600 PEDRO SÁNCHEZ Buena preparación Si recuerdan la película de El coloso en llamas al final el jefe de los bomberos le pide al arquitecto que a la hora de construir edificios tan altos, consulten, por favor, a los bomberos. Medardo Tudela también recuerda ese the end y nos comenta: Yo tengo el corazón partío como dice la canción. Soy oficial de bomberos y, también, arquitecto. Ninguna de las dos facetas es excluyente. Los bomberos sí participamos porque hay un departamento que informa a nivel de proyecto de obra Da la sensación de que en esta profesión el miedo no existe. O que se traga. En realidad- -termina Tudela- -no se piensa. Creemos en nuestra preparación y sabemos que el traje y los compañeros te protegen. Es un mal trago. El riesgo existe. Quien lo niegue miente. Lo importante es medirlo y controlarlo. Eso es lo fundamental Sabíamos que la estructura se iba a comportar magníficamente La imagen de un edificio de tantísima altura en llamas trajo a la memoria el incendio del Windsor, ocurrido en febrero de 2005. Una antorcha de tales dimensiones ardiendo sin control no es fácil que se nos vaya de la retina. Preguntamos a Medardo Tudela si, en algún momento, mientras la noche del lunes estaban a más de 140 metros de altura, se les vino a la cabeza esa imagen del Windsor. Su respuesta es tajante: No, para nada. Son casos totalmente distintos. En este de Torre Espacio teníamos la certeza absoluta de que la estructura se iba a comportar magníficamente, como ha sido. Se trata de una estructura de hormigón, bien tratada. Lo teníamos clarísimo desde el principio. No se pueden hacer paralelismos porque han sido escenarios radicalmente distintos El jefe de los bomberos asegura que sus hombres- -entre 50 y 60- -han dado todo y han hecho bien su trabajo. Lo han demostrado el lunes por la noche y lo seguirán haciendo todos los días. Les felicito de corazón Hubo momentos en los que se temió que pudiera desplomarse parte del andamiaje exterior La Comunidad de Madrid ofreció los servicios de un helicóptero, que no fueron necesarios