Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 6 9 2006 Nacional 21 Una analítica de infarto La primera analítica del vertido realizada el día 1 en el río Umia y colgada ayer en la página web de la Consellería de Medio Ambiente, establece la presencia de fuertes cantidades de compuestos orgánicos volátiles, Trihalometanos y BTEX s, en un vertido de color verde azulado y fuerte olor a disolvente. Entre los compuestos orgánicos volátiles, destaca la presencia de 720 miligramos por litro de tetracloroeteno; 710 miligramos litro de diclorometano; 150 miligramos litro de dibromoetano; 110 miligramos litro de propilbenceno, y una larga lista de cerca de 30 productos- tetracloroetano, tricloroetano, tetracloroetano, tricloropropano, dibromoetano, dicloropropano, bromobenceno y butilbenceno, entre otros- -con una presencia de menos de 10 miligramos por litro. Los trihalometanos están representados por una mayor presencia (65 miligramos litro) de cloroformo, así como de bromodiclorometano, dibromoclorometano y bromoformo. Mucho mayor es la cantidad de BTEX s presente en el cauce del río. Se trata de 8.540 miligramos litro de estireno; 1.720 de xileno; 1.640 de tolueno; 720 de etilbenceno o 600 de trimetilbenceno. El P. H. del agua, que en condiciones normales debe oscilar en torno a siete, se encontraba en las primeras horas del vertido en 2,2, equivalente a los jugos gástricos. De ahí la absoluta mortalidad en los casi siete kilómetros de cauce que recorrió el vertido. Las próximas horas son claves para comprobar la eficacia del sistema de descontaminación que se puso ayer en marcha M. MUÑIZ Los técnicos creen que la planta potabilizadora podrá eliminar la contaminación del vertido del Umia Investigan una nueva mancha, un posible sentinazo aguas arriba de la fábrica de Brenntag de Caldas del Rey, el socialista José María Tobío, reveló anoche que los análisis reflejan que el agua sale limpia, sin contaminación, de la primera balsa A. AYCART SANTIAGO. Decenas de técnicos, especialistas y científicos, entre ellos un equipo de elite del CSIC y la Universidad de Santiago, fogueados en el vertido de Aznalcollar, participaban ayer en el enfrentamiento entre la gran mancha turquesa que ha aniquilado ya la fauna y flora fluviales en siete kilómetros del Umia, y la potabilizadora improvisada instalada en el primer dique de contención. De su resultado depende el suministro de agua a más de 110.000 personas, de las que 80.000 sufrieron restricciones durante toda la noche, y la supervivencia de los ricos bancos marisqueros de la ría de Arosa. El portavoz del equipo de científicos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Joan Grimalt, calificó de adecuadas las medidas adoptadas, e incluso se mostró sorprendido por la rapidez en la reacción de la Consellería de Medio Ambiente, b El alcalde aunque reconoció que se enfrentan a un problema complicado Grimalt, que visitó ayer el dique sobre el Umia, se escudó en la prudencia del científico para eludir aventurar una fecha para la recuperación del río, si bien se mostró relativamente optimista porque no tiene por qué quedar contaminado a largo plazo nes hasta el fin de semana y matizó que el embalse de Caldas tiene un nivel muy bajo en estos momentos, por lo que no es de esperar que en los próximos días se supere su capacidad. Horas decisivas Las próximas horas se presentan como decisivas, según reconocieron expertos de la Xunta, que realizan continuos controles aguas abajo del dique para garantizar la salubridad del agua. Será el momento de determinar si las medidas consiguen eliminar o, al menos, reducir sustancialmente la contaminación. El alcalde de Caldas, José María Tobío, aseguró a últimas hora de la tarde de ayer que los primeros análisis revelan que el agua sale limpia, sin contaminación de la primera balsa instalada Simultáneamente, continuaba ayer el trabajo a destajo de cientos de operarios, que intentan instalar los 17 kilómetros de by pass con el que se pretende superar el tramo contaminado, para acabar con las restricciones de agua. Allanados ya los terrenos, el mayor problema sigue siendo el suministro de tuberías, que llegan al Umia desde todos los puntos de España. Para complicar la ya de por sí difícil Productos volátiles El profesor de investigación del CSIC subrayó que juegan a favor de la descontaminación la volatilidad y el carácter orgánico de los productos- -una mezcla letal de disolventes derivados del petróleo y de compuestos organoclorados- que pueden ser tratados con carbono activo, aunque matizó su optimismo por la elevada concentración detectada en el agua. El mayor riesgo para el sistema establecido es la lluvia, que podría desbordar la balsa a la que se desvía el agua contaminada, una paradoja más en Galicia, donde las brigadas de lucha contra el fuego la esperan como agua de mayo para frenar los incendios forestales. No obstante, el director general de Desarrollo Sostenible del Ejecutivo autónomo, Emilio Fernández, explicó que no se esperan fuertes precipitacio- situación, efectivos del Seprona detectaron ayer un nuevo vertido azulado, al parecer aguas arriba del almacén de Brenntag siniestrado, por lo que se teme que se trate de un sentinazo procedente de alguna empresa de las inmediaciones que podría haber aprovechado la catástrofe para librarse de sus deshechos. El director general de Desarrollo Sostenible de la Xunta subrayó que con la actual capacidad analítica sobre el río, no se tardará mucho en determinar su procedencia Peces muertos No tardó en aprovechar el dato el presidente de Brenntag en España, Emilio Colomer, quien reiteró ayer que su empresa se hará cargo de todos los gastos que le corresponda asumir legalmente, para lo que cuenta con pólizas de seguro suficientes pero advirtió que el Umia recibe contaminación que no corresponde a su compañía. En este sentido, puntualizó que pocas horas antes del incendio de su almacén de Caldas de Reis, habían aparecido peces muertos en el cauce del río, circunstancia de la que los trabajadores de su firma habrían informado al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil.