Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 Nacional MIÉRCOLES 6 9 2006 ABC Cae una peligrosa banda serbocroata de asaltantes de viviendas b El clan, que permanecía muy Una mujer de 76 años de Granada, asesinada a puñaladas por su marido Residía en el mismo barrio que la última víctima de violencia doméstica de la víctima mortal número 55 en lo que va de año. El asesino, como ha sucedido en casos similares, intentó quitarse la vida tras perpetrar el crimen ABC GRANADA. La plaza Sol y Luna del barrio de Zaidín de Granada fue el martes el escenario de una concentración para denunciar la muerte de Lourdes R. a manos de su marido. Entonces, más de doscientas personas acudieron a mostrar su repulsa por el que había sido el homicidio número 54 de violencia doméstica en lo que va de año. Tristemente, la imagen se volvió a repetir anoche. En la mañana de ayer, Francisca F. de 76 años de edad, murió tras ser apuñalada por su marido, Rafael S. de 74. En este caso, como en el del pasado jueves, el marido intentó suicidarse, aunque esta vez sin éxito. La Policía Nacional, que investiga el caso, confirmó al Instituto Andaluz de la Mujer que se trata de un nuevo caso de violencia doméstica, según indicó su coordinadora en Granada, Carmen Solera. Aunque la pareja vivía en casa del cuñado de Francisca, su marido esperó a estar solos para matarla. Alrededor de las diez de la mañana, Rafael acabó con la vida de Francisca a puñaladas. Acto seguido llamó a su hermano para que acudiera al domicilio. A su llegada, se encontró con los dos miembros del matrimonio heridos. b Se trata poco tiempo en cada destino, tenía estructurado un reparto de funciones que variaba en función de la edad de los miembros ABC SANTANDER. La Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Comisaría General de Policía Judicial, en colaboración con agentes de la Jefatura Superior de Policía de Cantabria y de la Guardia Civil, ha desarticulado una peligrosa banda de serbocroatas especializada en el asalto a viviendas. La operación policial se saldó con la detención de doce personas, entre ellas tres menores de edad, así como con el registro de tres domicilios, dos en Colindres y otro en Laredo, todos ellos en Cantabria. Asimismo, la Policía localizó en los registros a otros seis menores, a los que no se puede imputar ningún delito al contar con menos de catorce años. La localización de estos nueve menores tiene mucha relevancia, ya que el clan, de etnia gitana y costumbres itinerantes, los utilizaba para cometer la mayor parte de los delitos. Así, el grupo tenía asignado un reparto de misiones, en función del delito y la edad de cada uno de los delincuentes, lo que les permitía que en muchos de los casos los robos no les pudieran ser imputados al tratarse de menores de catorce años. El clan serbocroata constituía un grupo organizado con ramificaciones internacionales y células en distintos puntos de España. De este modo, un subgrupo actuaba en Cantabria, otro en Madrid y un tercero en la costa levantina. A pesar de ser éstas sus áreas de acción, sólo permanecían en cada lugar un corto periodo de tiempo. Varios vecinos ayudan a una mujer que se desmayó ayer tras conocer el caso Granada, donde fue intervenido quirúrgicamente después de que, como es habitual en casos de violencia doméstica, intentara suicidarse al clavarse en el tórax el mismo arma de la agresión. El día de hoy ha sido declarado de luto oficial. Asimismo, el Ayuntamiento de Granada convocó ayer una concentración (para las 11.00 horas de hoy en la plaza del Carmen) que pretende servir de homenaje a la víctima y, al mismo tiempo, de repulsa al nuevo acto de violencia doméstica. La jornada de ayer pudo haber sido todavía más trágica si no fuera por la colaboración de los vecinos de una pareja de Huelva, que alertaron a la Poli- EFE Día de luto oficial Francisca fue inmediatamente trasladada en UVI móvil al hospital Ruiz de Alda de la capital granadina, donde llegó en parada cardiorrespiratoria. Tras media hora en la que los médicos trataron de reanimarla, los esfuerzos fueron inútiles y la mujer falleció. El agresor se encuentra ahora, en estado grave, en el Hospital San Cecilio de cía Local de que el marido estaba intentando quemar el domicilio conyugal con la familia dentro. Alrededor de las 23.30 horas de las noche del lunes, la Policía recibió la llamada de varios vecinos. A su llegada al barrio de La Navidad, los agentes se encontraron el domicilio cerrado y a toda la familia en el exterior. Ante las declaraciones de la madre y la hija, la Policía Local procedió a detener a L. A. B. N. un varón de 38 años de edad. Disolvente para quemar la casa Las consecuencias podían haber sido mortales. Según la declaración de la hija a los agentes, el padre roció el interior y el exterior de la vivienda con un disolvente, altamente inflamable, después de una disputa conyugal, y amenazó con prenderle fuego. La mujer ratificó el testimonio de la hija, y añadió que los reiterados casos de violencia física y psíquica sufrida le habían llevado a iniciar los trámites de separación. El detenido fue puesto a disposición de la Policía Nacional. Por otro lado, el Parlamento Europeo aprobó ayer un informe sobre medidas específicas para prevenir y combatir la violencia doméstica. Entre las medidas que se solicitan se encuentra la creación de un Año Europeo contra la Violencia hacia las mujeres. Otros objetivos son la asistencia y protección a las víctimas y a los grupos de riesgo, acciones dirigidas a las mujeres de minorías étnicas o culturales, y la reintegración de las víctimas en el mercado de trabajo y en la vida social. Alta rentabilidad, poco riesgo Estos delincuentes no contaban con un domicilio fijo, sino que se desplazaban a bordo de autocaravanas, que estacionaban en zonas de descampado. Según señala la Policía, en la mayoría de las ocasiones remitían el dinero obtenido a receptores residentes en el extranjero. Mientras tanto, lo guardaban en escondites cercanos a las zonas donde se asentaban. Este tipo de bandas obtiene una alta rentabilidad de su actividad delictiva, ya que el botín suele ser cuantioso y el riesgo es muy bajo, especialmente debido a que en muchos de los casos las acciones ilícitas son cometidas por menores inimputables. Entre el material intervenido se han encontrado cortafríos y martillos utilizados para acceder a las viviendas.