Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 Nacional LA CRISIS DE LOS CAYUCOS MIÉRCOLES 6 9 2006 ABC Caldera anuncia más ayudas para las ONG pero no fija la cuantía b El ministro de Trabajo y Asuntos Solbes ve peligrosa una subida tan rápida de la ayuda española al desarrollo El vicepresidente advierte ante los embajadores que puede ser difícil de gestionar b España, Francia e Italia trabajan Sociales aseguró que en el fenómeno de la inmigración el único efecto llamada que hay es la miseria de las personas de África ALBERTO LARDIÉS MADRID. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, y la secretaria de Estado de Inmigración, Consuelo Rumí, se reunieron ayer con los representantes de las seis ONG que, desde enero de 2005, colaboran con el Gobierno en el Programa de Acogida Humanitaria de los inmigrantes desplazados desde Canarias a la Península: Accem, Cear, Cepaim, Colectivo La Calle, Cruz Roja Española y Mpdl. Tras el encuentro, Caldera anunció que se había acordado establecer una estructura estable y permanente para la acogida e integración de los inmigrantes que las ONG van a ampliar el número de plazas que ofertan y que el Gobierno aumentará los recursos para financiar el gasto que todo esto suponga Además, el titular de Trabajo y Asuntos Sociales dijo que las ONG quieren incrementar su presencia en el África subsahariana y el Gobierno se compromete a darles dinero para que desarrollen programas de repatriación Preguntado sobre la cuantía de las nuevas ayudas que el Ejecutivo va a aportar a las ONG- -hasta ahora las subvenciones han alcanzado los doce millones de euros- Caldera se limitó a decir que la ayuda económica no se ha podido cuantificar. No podemos saberlo ahora. Se les dará lo que necesiten Desde la puesta en marcha del Plan de Acogida se han trasladado a aproximadamante 15.500 inmigrantes desde Canarias a la Península- -este año ya van cerca de 12.000- de los que el 83 por ciento los han acogido las ONG y el resto las comunidades autónomas, según el ministro. Por su parte, el presidente de Cear, Ignacio Díaz Aguilar, dijo, en representación de las ONG, que hemos pedido al Gobierno buscar fórmulas legales para ayudar a documentar a los inmigrantes a los que se les pasa el período de acogida- -40 días según- -y no son repatriados Por otro lado, Caldera aseguró que hay sectores económicos en España que no podrían funcionar sin los inmigrantes por lo que, a su juicio, la inmigración es un fenómeno positivo para España El ministro afirmó que la crisis de los cayucos que llegan a Canarias tiene que ver mucho más con una crisis humanitaria que con flujos migratorios. El único efecto llamada que hay es al miseria de las personas de África para hacer en la cumbre europea de octubre una propuesta conjunta para combatir la inmigración irregular LUIS AYLLÓN MADRID. El vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, expresó ayer sus dudas sobre la conveniencia de aumentar de manera tan rápida como lo está haciendo el Ejecutivo la ayuda oficial al desarrollo. Lo hizo en su intervención a puerta cerrada en la IV Conferencia de Embajadores de España, que se celebra desde el lunes en Madrid. Fuentes solventes indicaron a ABC que, Solbes, además de exponer los desafíos de la economía española en el momento presente y para los próximos años, se refirió también a aspectos relacionados con la ayuda al desarrollo. En concreto, el vicepresidente, tras considerar necesario incrementar la aportación española a los países en desarrollo, señaló, no obstante, que un aumento excesivamente grande y rápido de la ayuda puede ser difícil de gestionar. Además, Solbes expuso la conveniencia de que la Ayuda Oficial al Desarrollo vaya destinada a países que tengan una mínima estructura institucional para que puedan hacer un uso adecuado de los fondos que reciben. El sensible aumento de la ayuda al Interior Bruto (PIB) con la esperanza de alcanzar el famoso 0,7 por ciento en el año 2012. A estos objetivos se refirió precisamente el día anterior la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, también ante los embajadores. Pajín puso de relieve que la ayuda española al desarrollo rondará los 3.200 millones de euros, un máximo histórico que supone un aumento del 0,11 por ciento respecto de las cantidades destinadas a ese fin hace dos años. Momentos antes, la vicepresidenta primera había señalado que se había pasado ya del 0,24 por ciento del PIB en ayuda al desarrollo en el año 2004 al 0,35 en el presente año. Iniciativa con Francia e Italia Por otra parte, ayer se anunció desde el Gobierno que España, Francia e Italia presentarán en el Consejo Europeo que se celebrará el 20 de octubre en la localidad finlandesa de Lahti una propuesta conjunta para afrontar el problema de la inmigración irregular. Ayer mismo, Zapatero mantuvo una conversación telefónica con el primer ministro italiano, Romano Prodi, para tratar sobre esa iniciativa, que abordará asuntos como la vigilancia de las fronteras y los acuerdos de repatriación y las ayudas a paises de los que parten los inmigrantes. La iniciativa se suma a la reunión que se celebrará este mes de ministros de Interior y Defensa de ocho países mediterráneos, auspiciada por España. Pedro Solbes CHEMA BARROSO desarrollo es una de las iniciativas de las que más orgulloso se siente el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que pretende que al final de la presente legislatura se haya llegado al 0,5 por ciento del Producto El Partido Popular no da crédito a los planes del Gobierno y exige la dimisión de Caldera J. L. LORENTE MADRID. ¿Quién puede creerse a estas alturas que el Gobierno puede endurecer su política contra la inmigración ilegal? Ésa es la pregunta que se hacen los dirigentes del PP tras conocer los últimos planes del Ejecutivo socialista para frenar las avalanchas de subsaharianos sobre las costas españolas. Los populares ya no dan crédito a los compromisos del Gobierno y la única solución que ven al problema es una rectificación en toda regla del Gabinete de Zapatero y, además, la destitución del ministro de Tabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera. Precisamente, el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Eduardo Zaplana, negó ayer autoridad a las declaraciones realizadas la víspera por la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en las que advirtió de que España no tolerará más inmigración irregular. Para el PP, ése es un aviso que llega tarde Zaplana sostuvo que si no fuera por el drama que supone el fenómeno migratorio, habría que tomarse a broma las palabras de la número dos del Ejecutivo. En este sentido, denunció que nadie toma en serio ya, ni dentro ni fuera de España, las advertencias del Ejecutivo socialista porque, entre otras cosas, el Gobierno es el único responsable de lo que está pasando con la inmigración ilegal en nuestro país Los populares consideran que si Za- CiU insiste en que los inmigrantes deberían conocer el catalán para poder votar en Cataluña patero quiere hacer un discurso creíble en esta materia, lo primero que tiene que hacer es destituir a Caldera. En este punto, Zaplana cargó contra el ministro de Trabajo, ya que, a juicio del PP, Caldera sigue hablando de regularizaciones cuando Fernández de la Vega dice todo lo contrario. Por su parte, el PSOE trató ayer de quitar hierro al problema. El portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido, señaló que este asunto acabará resuelto satisfactoriamente con la colaboración de los países originarios de la inmigración y la de los países europeos Para López Garrido, el Gobierno solucionará el problema de Canarias, como ya hizo el año pasado cuando abordó la avalancha de inmigrantes ilegales que sufrieron Ceuta y Melilla Mientras tanto, el líder de CiU, Artur Mas, defendió ayer al secretario general de la formación, Josep Antoni Duran Lleida, que recientemente consideró que un inmigrante no puede votar en las elecciones municipales en Cataluña si no conoce su lengua y la historia de sus instituciones. Según Mas, regular las condiciones en las que un inmigrante puede acceder al voto depende del nivel de enraizamiento