Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión MIÉRCOLES 6 9 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ¿ES DURA LA CONDENA DE FARRUQUITO? Guerra del Líbano Lamentablemente el Líbano está en una situación que no merece, y su población está sufriendo las consecuencias de una guerra que nadie en su sano juicio desea. La llegada de los cascos azules abre una puerta a la esperanza, a la que el Gobierno español quiere contribuir, pero es tan contradictoria su política exterior que ni el mismo Gobierno se aclara. Del no a la guerra ha pasado al hay que estar ahí olvidando que la seguridad de las tropas españolas será mucho más precaria que la habida en Irak. Es más, en estos casos siempre existen estadísticas sobre el número de bajas, teniendo en cuenta el número de militares, el tiempo de la operación, el lugar designado. ¿Saben estos datos los familiares de los militares? ¿les dirán que son estadísticas cuando se produzcan las bajas? Por otra parte, los ciudadanos estamos esperando las manifestaciones de Pilar Bardem, Víctor Manuel y compañía, tanto en los diferentes eventos artísticos como en las propias Cortes, regalando pegatinas con el no a la guerra No sé, pero algo me dice que está vez se quedarán en su casa jugando al parchís. José Javier Ávila Martínez Madrid M EDIA España estaba ayer diciendo que las penas que la Audiencia de Sevilla ha impuesto a Farruquito son muy duras. Tal vez la misma que en su día pensó que las del Juzgado eran demasiado blandas. Lo más importante en ambas sentencias es que el artículo 66 de la Ley Orgánica del Código Penal dice que, en los delitos imprudentes, los jueces o tribunales aplicarán las penas LUIS IGNACIO previstas a su PARADA prudente arbitrio. Y, en este caso, están dentro del prudente arbitrio las decisiones de ambos tribunales. Las condenas del juez que dictó la primera sentencia, que fue más indulgente que la de la Audiencia eran, incluso, ligeramente superiores a las mínimas. Las impuestas por la Audiencia tampoco son las máximas. Porque el artículo 142 del Código Penal dice que el que por imprudencia grave causare la muerte de otro será castigado, como reo de homicidio imprudente, con la pena de prisión de uno a cuatro años, y por este delito solo ha impuesto una pena de dos años. Tampoco es la máxima posible la de omisión del deber de socorro, porque ha sido de doce meses y podía haber llegado hasta dieciocho. Lo mismo ocurre con la privación del derecho de conducir, que ha sido por tres años y seis meses y podía haber llegado a seis años. Farruquito tendrá que ingresar en prisión porque el artículo 81 de esa misma ley dice que para que la sentencia quede en suspenso no basta que el condenado haya delinquido por primera vez, sino que la suma de las penas impuestas no sea superior a dos años, y son tres en total. No parece probable un recurso extraordinario de amparo ante el Tribunal Constitucional. En este caso, las escuchas telefónicas que incriminaron al bailaor, que podría ser una vulneración de derechos y libertades fundamentales, fueron anuladas por la Audiencia de Sevilla. Tampoco parece viable la petición de indulto porque el Gobierno no estaría a favor: sería un contrasentido mantener una campaña para aumentar la seguridad vial y pasar por alto un caso como éste. El caso de la duquesa de Castro- Enríquez El pasado 5 de septiembre se publicó en Cartas al Director una carta de don Carlos Seco Serrano en la que se lamentabla de que el señor duque de Castro- Enriquez tratase de imponerle un correctivo cuando respondió a un artículo suyo, publicado en la Tercera de ABC, refiriéndose a su antepasada la II duquesa de Castro- Enríquez. Pues bien, lamento tener que decir que mi primo el duque de Castro- Enríquez no escribió a ABC ninguna carta dirigida al ilustre historiador, sino que fui yo, como biznieto de la duquesa, quien me limité a matizar, e incluso a ampliar, algunos comentarios. Y no sólo esto. También dirigí una carta personal al señor Seco Serrano a la Real Academia de la Historia, ampliándole amablemente lo que según la documentación que obra en mis archivos, y según también la tradición oral de la familia, sabemos de mi bisabuela. Y es por ello por lo que me sorprende que don Carlos Seco Serrano, habituado a la fiabilidad documental, impute al duque de Castro- Enríquez, y no a mí, un correctivo que por otra parte no existió en mi ánimo ni en la forma en que, a mi juicio, quedó redactada mi respuesta a su artículo en ABC. Finalmente, me gustaría decir al admirado historiador que, por las cartas que se cruzaron en aquella época y por la documentación que obra en mi poder, la reputación de mi antepasada acaso pudo verse manchada durante los días que, sin previo juicio, fue preventivamente arrestada por un juez a quien revocaron su auto de prisión al concluirse los careos, quedando aquella libre y sin fianza. Durante el verano de 1890, mi antepasada recogió en un hospicio de San Sebastián a Juliana, una joven vascongada, a la que dispensó el mismo trato que si fuera una hija, vistiéndola y educándola como a una más de la familia. Un año después, Juliana desapareció del palacio Gaviria- Castro- Enríquez de la madrileña calle del Arenal, hasta que fue encontrada dos días más tarde en la calle de Tudescos con algunas heridas, sobre las que los médicos que testificaron en el caso dijeron que tenían más de un año de antigüedad. En el juicio declararon el presidente del Consejo de Ministros, Cánovas del Castillo y el que sería ministro unos meses después, Romero Robledo, actuando como defensor de mi bisabuela don Eduardo Dato, personas todas ellas de probada honestidad, y no creo que se debiera únicamente a las artes de Dato y a los testimonios expresados su puesta en libertad. Francisco de Arróspide y Ruíz de Arana Conde de La Revilla Un premio merecido Elmiércoles se conocerá el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes, y Gasol, como no podía ser de otro modo, está nominado. Si tenemos en cuenta el criterio del jurado el año pasado, en el que Alonso ganó a pesar de su juventud, Pau Gasol debe ser el próximo Príncipe de Asturias de los Deportes. Primero abrió el melón de la NBA, a la que se han sumado nuevos jugadores españoles; ha ilusionado a un país que tenía olvidado el baloncesto y gracias a él España ha ganado el Mundial por primera vez. Hay motivos más que justificados para otorgarle el premio con todo merecimiento. Eduardo Cassano Barcelona te el riesgo de comprometerse por toda la vida, ya sea en el matrimonio o en el sacerdocio, experimentan miedo Las decisiones definitivas son las únicas que hacen posible el crecimiento y alcanzar cualquier cosa importante en la vida, las únicas que no destruyen la libertad En pocas y precisas palabras, el Papa ha sintetizado la grandeza y tragedia de buena parte de la juventud actual. El tipo de educación que les damos, en la familia y en no pocas escuelas, así como el tipo de vida que les presentan los mass media les lleva a identificar amor con sentimiento, lo bueno con lo que les agrada, y la libertad con poder hacer lo que les place y con una autonomía carente de vínculos, totalmente incompatible con cualquier tipo de compromiso. Para buena parte de los jóvenes, las consecuencias suelen ser, en el peor de los casos, el quedar esclavizados al tratar de evadirse de una vida sin sentido mediante la droga, y en el mejor, el adocenamiento y la mediocridad, puesto que sólo se puede crecer y triunfar en la vida en la medida en que uno se arriesga en aquello que se compromete. Sabias palabras del Papa. Josep Prats Carrasco Salt (Gerona) ¿No lo van a tolerar? La bomba de relojería que puso en hora el ministro Caldera avanza en su cuenta atrás de forma imparable, más rápida aún de lo que se podía prever. La ceguera que provoca en los políticosel olora votosles impide usar del sentido común y practican el pan para hoy y hambre para mañana En el caso del ministro Caldera puede que tan sólo sea la carencia de la más mínima capacidad paracargarcon lasresponsabilidades inherentes a su cargo. Lo cierto es que miles de personas, ante el señuelo de papeles para todos están entrando en España. ¿Se imaginan a más de un millón de personas carentes de todo, con la esperanza rota de un sueño avivado por una política errática? ¿Se imaginan lo que estas personas, sin nada que perder porque ya han perdido hasta sus sueños, pueden llegar a hacer por sobrevivir? Fernández de la Vega ha dicho con rotundidad que el Gobierno no va a tolerar más entrada de inmigrantes ilegales. Mis preguntas son: ¿cómo no lo va a tolerar? y ¿es que antes lo toleraba? Manuel del Rosal García Madrid Sabias palabras Hace pocos días, en una rueda de prensa ante periodistas alemanes y al preguntarle sobre la juventud, contestó Benedicto XVI: En la juventud hay mucha generosidad, pero an-