Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes MARTES 5 9 2006 ABC MUNDIAL 2006 ESPAÑA, CAMPEONA Los expertos coinciden en situar en los 30 años la frontera de la edad media límite para la alta competición. Desde esta perspectiva, esta España dorada tendría la fecha de caducidad en el Mundial de Turquía aproximadamente, aunque, por descontado, con retoques que garanticen la transición. Pero España tiene cantera Horizonte dorado y transición tranquila TEXTO DOMINGO PÉREZ MADRID. España acaba de conseguir su mayor éxito histórico. Es momento de alegrías y celebraciones, pero también de reflexión y análisis. Hay que repasar lo ocurrido en Japón, valorarlo y poner notas a todo el equipo, desde el utillero al seleccionador, pasando por el delegado y por todos los jugadores. Detectar los fallos u errores que se hayan producido para no dejar de funcionar. Y por supuesto, también es el momento de responder a una pregunta que constantemente se plantea Ángel Palmi, el director técnico de la Federación Española de Baloncesto. ¿Cuál es el recorrido real de este equipo? No se trata de una cuestión baladí. Porque no es lo mismo alcanzar un éxito como el de España cuando se tiene un combinado con una edad media de 25 años que con uno de 29, por ejemplo. Por decirlo de alguna manera, el baloncesto de alta competición a nivel de selecciones tiene una fecha de caducidad mayoritariamente aceptada que se sitúa en la treintena. No quiere esto decir que un jugador cualquiera- -o dos, por ejemplo, Carlos Jiménez y Garbajosa- -no vayan a prolongar su profesión hasta los 35 o 36, o que incluso con esa edad no puedan ser convocados para la selección. Puede ocurrir, pero no es lo habitual. Los compromisos del equipo nacional son muy exigentes. Quitan vacaciones a los profesionales y lo cierto es que muy pocos siguen enganchados a este proyecto más allá de los 30 años. Es ley de vida y si se analiza a todos los grandes campeones se comprueba que las generaciones de éxito surgen, crecen, triunfan y se mueren invariablemente. Da igual que hablemos de la Yugoslavia de Petrovic, Kukoc, Radja y compañía que de la Lituania de Sabonis, Kurtinaitis, Marchulonis y el resto. O de la España de Gasol, Navarro, Calderón, Jiménez, Garbajosa... Desde este punto de vista, Ángel Palmi está tranquilo. Entiende que el equipo, con los inevitables retoques, va a mantenerse competitivo hasta, como mínimo, el Mundial de 2010 que se disputará en Turquía. Es decir, habrá una gran España para el Europeo 2007- -del que precisamente será anfitriona- los Juegos de Pekín 2008, el Europeo de 2009 y muy probablemente para el Mundial siguiente. A la vista no hay otra generación de oro que releve a la de los juniors dorados Al menos, Palmi ni quiere mojarse ni desea meter presión a los cadetes del 90 91 que acaban de proclamarse campeones de Europa. Es una categoría demasiado inmadura como para saber cuál será su evolución. No es lo mismo ser campeón junior que cadete. A los primeros les quedan uno o dos años para dar el salto a senior y a los segundos, cuatro o cinco, que a esas edades es un mundo. Es imposible predecir su futuro, los que se van a quedar por el camino, los que lleguen... Vamos a dejarles tranquilos, que crezcan y evolucionen Está claro que si esa generación del 90 germina como se espera, sus cinco o seis mejores elementos formarían el núcleo de otra gran selección dentro de seis o siete años. Pero eso no deja de ser basket- ficción y Palmi se mueve con realidades tangibles. Y, en ese sentido, es el hombre más tranquilo del mundo: Hay gente de clase suficiente como para ir garantizando relevos de calidad para todos los que se vayan quedando descolgados. Luego para que el equipo continúe al máximo nivel en al menos las cuatro próximas grandes citas Este que sigue es el panorama que, por puestos, le aguarda a España. Bases Además de calidad hay cantidad Cabezas (25 años) Calderón (24) y Sergio Rodríguez (20) A este trío le quedan por delante cuatro o cinco años en el caso de los dos primeros y por encima de ocho para el tercero. Sergio irá ganando protagonismo. Su experiencia NBA le hará crecer y alcanzará su tope en dos o tres temporadas, sino antes. Pero es que además de ellos hay que contar con Raúl López (26) y con Ricky Rubio (que cumplirá los 16 en octubre) que está llamado a entrar en el primer equipo con 18 o 19 si mantiene su progresión, algo de lo que nadie duda. Escoltas Rudy Fernández es la garantía Probablemente España cuenta con la mejor pareja del mundo en este puesto. Juan Carlos Navarro (26) es un superclase y su relevo, Rudy Fernández (21) va camino de serlo. Juntos, sobre todo teniendo en cuenta su compromiso con el equipo nacional, les quedan tres o cuatro campeonatos más. Rudy se irá haciendo poco a poco con la plaza de titular y será referencia básica del equipo enseguida. Tiene que convertirse en unos de los líderes del futuro más cercano. El tercero en discordia, un puesto reservado para aleros de corte defensivo, es Berni Rodríguez (26) un gregario de lujo. Sin embargo, es una posición muy abierta. El año pasado la ocupó Sergi Vidal (27) Y en los Juegos de Atenas y el Europeo de Suecia, Rodrigo de la Fuente (30) Se trata de un puesto importante, pero no clave, y, con to- Carlos Jiménez, de 30 años, el más veterano del grupo campéon del mundo