Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 5 9 2006 Internacional 33 La respuesta iraní a las viñetas de Mahoma se ha transformado en un concurso con 12.000 dólares de premio. Con tres participantes españoles, la exposición de caricaturas sobre el Holocausto cumple dos semanas en Teherán ULTIMÁTUM A LA EUROPEA El concurso de los horrores TEXTO Y FOTO MARTÍN HAYAT. SERVICIO ESPECIAL D TEHERÁN. Organizamos el concurso de caricaturas sobre el Holocausto porque creemos en la libertad de expresión. No insultamos a nadie, este es un certamen para caricaturas de buen gusto, divertidas e inteligentes y quiero saber si en Occidente se van a publicar Mohammad Reza Zaherí es el ideólogo de un concurso que dentro de dos semanas conocerá a su ganador. Este clérigo ha sido hasta hace unas semanas el director del diario más importante del país, Hamshari, pero ahora ha viajado al Líbano para seguir sus estudios según informan desde su antiguo despacho. Su idea se ha plasmado ahora en una exhibición. Las caricaturas empezaron a llegar a la Casa del Cómic de Teherán el pasado mes de marzo. En total se han juntado doscientas obras de 59 países diferentes. Entre los participantes hay varios estadounidenses, alemanes, daneses, etíopes, colombianos, cubanos, brasileños... pero la gran mayoría son de procedencia iraní. El Centro de Arte del Mundo Islámico ocupa una casa de tres plantas totalmente renovada en la calle de Palestina, en pleno centro de Teherán. Un gran cartel con la palabra Holocust en lugar de Holocaust por un error tipográfico según explica uno de los responsables del centro- preside la entrada de un auténtico museo de los horrores. La mayoría de trabajos repiten el mismo esquema y los mismos motivos: Sharón vestido de general de las SS, soldados judíos armados hasta los dientes matando niños, campos de concentración repletos de árabes, estrellas de David y esvásticas nazis entrelazadas, y numerosas banderas danesas y estadounidenses. Especialmente muchas barras y estrellas. Tres dibujantes españoles toman parte en el certamen. Reynol José Álvarez, que presenta una estrella de David que toma forma de rodillo y va aplastando palestinos a su paso; Luis Menta, que tiene dos obras: una estrella de David convertida en cárcel y otra con una esvástica- puñal; y Rafael Iglesias, en cuya caricatura se ve a un cowboy montando una bomba con la bandera de Estados Unidos al fondo. quiero ni hablar del tema. Responder a algo terrible con algo más terrible aún me parece una locura. Por lo que me han comentado, la mayoría de trabajos son vulgares e insultantes señala Hadi Heidari, caricaturista del diario reformista Etemad- e- Mel- li (Confianza Nacional) y uno de los artistas más premiado de la República islámica. Escasa afluencia Tras unos primeros días con muchas visitas, el Centro de Arte del Mundo Islámico apenas recibe a unos pocos curiosos a lo largo de los últimos días. Todos salen con el póster anunciador como regalo. En el mismo se observan dos cascos nazis boca arriba y un casco judío sobre ellos. La exhibición se clausura el 14 de septiembre y entonces se sabrá el nombre del ganador de los 12.000 dólares con que está dotado el primer premio. Esta cantidad, que los organizadores aseguran no va a pagar el Gobierno iraní, es seis veces superior a la que recibe el ganador de la Bienal del Cómic de Teherán. Los organizadores, por el momento, descartan la repetición del concurso en 2007, aunque no cierran las puertas del todo. Irán ya tiene en una de sus mejores salas de exposiciones su ansiada respuesta a las caricaturas del Profeta Mahoma, publicadas en septiembre del pasado año en el periódico danés Jyllands- Posten. Caricaturistas iraníes, en contra Los principales caricaturistas del país se han mantenido al margen del concurso y se niegan incluso a ver la muestra. No me interesa en absoluto. Además, si voy se puede interpretar entre los artistas como un apoyo a esa campaña, así que no Soldados judíos matando niños, campos de concentración repletos de árabes... Una mujer iraní observa las caricaturas del concurso sobre el Holocausto en el Centro de Arte del Mundo Islámico ice el Diccionario de la Real Academia que ultimátum es resolución terminante y definitiva Dos ultimátum ha dado Europa a Irán, uno en solitario y otro en compañía del Consejo de Seguridad, y en las dos ocasiones el Gobierno de Teherán ha respondido con una amable sonrisa y un rotundo no. Los ultimátum hay que administrarlos con cuidado. Son un acto de fuerza realizado por un Estado capaz de ejercer dicha fuerza. Si quien lo recibe no se pliega al mandato deberá sufrir una sanción, que puede ser económica o, en caso extremo, militar. Si la sanción no llegara, entonces el FLORENTINO responsable del ultimáPORTERO tum sufriría una grave merma de autoridad, perdería credibilidad en la escena internacional y ese es un intangible de elevado valor. Los europeos se lanzaron por la vía de las amenazas para evitar un mal mayor: un ataque militar sobre las instalaciones nucleares iraníes por parte de Israel o de Estados Unidos. Pero, tras años de protectorado norteamericano y de cultureta pacifista, parecen haber olvidado una de las reglas básicas de la vida internacional. Un embajador requiere de un general tanto como un general necesita a un embajador. No hay diplomacia sin disuasión. Los europeos amenazaron a los iraníes, pero los ayatolás no están sordos ni ciegos. Son perfectamente conscientes de que los europeos carecen de apoyo suficiente en el Consejo de Seguridad para imponerles sanciones relevantes que pudieran doblegar su voluntad de dotarse de armamento nuclear. Saben que las más eficaces serían aquellas relativas a la energía, pero éstas se volverían contra sus autores, que tendrían que sufrir una subida del precio del crudo hasta 100 dólares el barril. Del uso de la fuerza ni hablamos. Europa, por no tener no dispone ni de ejércitos que merezcan tal nombre, con las excepciones de todos conocidas. Es más, si los tuvieran no los utilizarían por falta de valor y exceso de talante pacifista. De nuevo, la diplomacia europea se ve obligada a bajar la cabeza, tragarse la humillación y volver a enviar a Javier Solana a hacer el paripé en Teherán, donde sus señorías los ayatolás se volverán a reír de él y, en su cara, de todos nosotros. ¿Por qué habrían de abandonar su programa nuclear? Israel puede atacarles y dañar gravemente sus instalaciones, pero no hasta el punto de impedir su desarrollo. Sólo Estados Unidos puede hacerlo, pero está en otros conflictos y no parece dispuesto a abrir un nuevo frente. En estas circunstancias ¿hasta cuándo el pobre alto representante de la UE para la Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, tendrá que seguir dando tumbos de un lado para otro? ¿Cuánto tiempo mantendremos la ficción de que estamos negociando, de que somos un actor internacional relevante?