Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 Deportes LUNES 4 9 2006 ABC MUNDIAL 2006 ESPAÑA, CAMPEONA Pau Gasol sufrió, animó, saltó y luego disfrutó como un poseso desde el castigo del banquillo PAU GASOL Mejor jugador del Mundial y líder de la selección nacional Memphis sabe que jugar con España no tiene discusión Era el hombre más feliz de la Tierra. Elegido mejor jugador del Mundial, emocionado, habló a corazón abierto y anunció que, pese a lo que digan los Grizzlies, seguirá con el equipo nacional POR DOMINGO PÉREZ SAITAMA. Lo traen en silla de ruedas, pero enseguida se levanta para hablar con los periodistas. Cuelga de su cuello la medalla, que es más negra que dorada, pero le da igual que no sea muy bonita, es la que siempre ha querido y le parece la más hermosa del mundo. ¿Ha jugado desde el banquillo? -He intentado ayudarles todo lo que he podido, aunque han demostrado que no les hacía falta. Han jugado con una madurez asombrosa. Con una ambición y unas ganas increíbles. Han salido a ser los campeones del mundo. sin complejos. Las palabras sobran. Un triunfo para disfrutar todos. El más dulce de mi vida. No había besado a tantos hombres en vida. ¿Le ha gustado? -Bueno... igual sí. No (risas) ¡Vaya Mundial! -Un recuerdo imborrable. Inolvidable y memorable. Cada partido ha sido una batalla que el equipo ha sabido sacar para adelante. Nos vamos invictos y con una medalla de oro, que es lo que todos esperábamos. -Se le ha visto muy emocionado. -Ha habido momentos en los que se me saltaban las lágrimas. Todo ha sido tan espectacular y tan brillante... -Su hermano, ¿un digno sustituto? -Estoy muy orgulloso de todos, pero muy especialmente de mi hermano. Ha hecho un trabajo descomunal. Ha dado la cara en todo momento, no se ha arrugado ni un segundo. Le daba igual que estuviera el cinco (Schortsanitis) que es una bestia parda, que cualquier otro. Se ha jugado el físico. Ha aprovechado sus oportunidades de estar aquí y se lo ha ganado a pulso demostrando que nadie le ha regalado nada. Tiene un talento y una calidad enormes. Y todo lo que le queda por demostrar. -Un detallazo lo de las camisetas. -No sabía nada. Iba a empezar el partido y comienzo a ver camisetas con el Pau también juega No sabía si ponerme a llorar antes del partido o qué. Ha sido un detalle de fuera de series. Es un lujo y da gusto estar en este equipo y disfrutar cada día que pasa. ¿Alguna vez había visto defender de esa forma? -Jamás he visto una defensa así. Era como si nos fuera la vida en el partido. Había que jugar así, todos a una. Sin complejos, sin miedo. Pero no me ha sorprendido. Yo sé perfectamente de lo que son capaces mis compañeros. ¿Dedicatorias? -A mi familia, siempre está arriba del todo. Tengo la suerte de tener una familia muy unida. He crecido en un ambiente familiar muy bueno. Siempre la tengo ahí, para todo. ¿Estará en el Europeo de España? -Es una cita muy bonita que no me gustaría perderme por nada del mundo. Esperemos que estemos todos. Nuestro primer objetivo ahora es ganarlo. ¿Su equipo no pondrá trabas? -Nunca le ha gustado que venga los veranos con la selección. Y no le ha he- cho mucha gracia la lesión. Pero es algo que no tiene discusión. Lo tengo hablado con el dueño. Él sabe lo que significa para mí venir a la selección y él siempre me ha dicho que me apoyará para ir a la selección, y como es él es el que pone el money en la mesa, pues lo que él diga va a misa. Así que siempre que pueda vendré a la selección. ¿Le tendrán que operar? -Sí. Es imprescindible. Tendrán que ponerme una aguja para unir la rotura. Lo que está claro es que cuanto antes pase por el quirófano, antes me recuperaré. Memphis quiere que vaya a Estados Unidos a intervenirme y está todavía un poquito en el aire cómo y dónde será la recuperación. A mí me gustaría que fuera en casa. ¿Es la lesión de hace dos años? -No exactamente. Son las consecuencias de aquella. Esto ya es una fractura de consideración. ¿Cuánto tiempo de baja? -No lo sé exactamente. Depende de muchas cosas, pero si todo va bien, un mes y medio, dos meses como mucho fuera. Es muy triste, porque nunca me había roto nada... (Se toca la cabeza) Toquemos madera y que nunca me vuelva a pasar.