Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 Cultura LUNES 4 9 2006 ABC Spiral Frog: la industria discográfica se lanza a la (des) carga gratuita de música A final de año comenzará el nuevo servicio apoyado por Universal Music disco intenta nuevas soluciones a un problema que ya se va haciendo viejo, la piratería en su versión virtual. Los internautas aún no lo ven claro MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Mientras algunos de los nombres más propios, personales e intransferibles de la música pop (léase Dylan, Springsteen, Neil Young, Neil Diamond, Kriss Kristofferson, por ejemplo) han demostrado a lo largo del año 2006 con hechos (discos excepcionales) que la energía, la rebeldía, la combatividad y la creatividad del viejo rock and roll siguen ahí, las grandes compañías discográficas continúan dando palos de ciego (de tuerto, cuando menos) y andan tanteando por esos megabytes de Dios (o del diablo) a la busca y captura de una panacea para el mal que camino lleva de dar con sus huesos musicales en la cuneta: la piratería, ya sea a través del top manta (últimamente desaparecido de las calles) o a través de internet, la red de redes desde la que los bucaneros de la copia se descargaron en 2005 veinte mil millones de canciones ilegalmente. De momento, sólo es una de las multinacionales audiovisuales, Universal, la que parece haber decidido dar un paso adelante. Para unos, hacia el futuro; para otros, simplemente, hacia el abismo. No obstante, oficialmente nada se sabe, menos aún en España, una provincia del imperio discográfico. b La industria del Spiral Frog deberá depender de la publicidad para obtener ingresos, publicidad (banners) que cualquier usuario de la red conoce a la perfección y que el 90 de las veces no tiene nada que ver con sus intereses, gustos y aspiraciones personales. De nuevo según el diario británico, Spiral Frog ya habría mantenido conversaciones con otras grandes multinacionales, aunque de momento ninguna ha querido decir este CD o esta boca es mía. A alguno de sus trabajadores, sin embargo, se le han salido los ojos de las órbitas al enterarse. Están las cosas como para regalar cuentan en privado. Si el proyecto continúa, Canadá y Estados Unidos servirán de conejillos de Indias en el lanzamiento, que debería posibilitar el acceso gratuito a la música de artistas como U 2, Eminem, Caetano Veloso, Enrique Iglesias, Keane y Paulina Rubio (curiosamente, número 1 e iTunes actualmente) varios de los primeros espadas de Universal. Lo que valen las ideas Cuánto vale una idea que te hace soñar, que te hace reír, que te hace llorar. Una sociedad vale lo que valen sus ideas. Si nos las roban, qué nos queda. Defiende tu cultura. Lucha contra la piratería escuchamos (y vemos) en www. universal. es, la web de la filial española de la discográfica. Sabias, buenas, casi divinas palabras patrocinadas por el Ministerio de Cultura. No les falta razón. Ni tampoco les faltará a los artistas si preguntan cómo, cuándo y dónde van a cobrar ellos por sus tonadas. En cualquier caso, esta nueva oferta descargatoria no es ni única ni en muchos sentidos nueva, pues viene a sumarse a almacenes de música, como HMV y Virgin, que ya ofrecen sus propias descargas de música y el canal de televisión MTV, que ya ha estrenado tienda en línea, Urge. La propia gente de Microsoft ha anunciado que lanzará un servicio de venta de música en línea cuando saque al mercado su reproductor Zune, fabricado por Toshiba. Competencia Lo primero que debe hacer que el aficionado ande con la mosca de la música detrás de la oreja de lo digital es el hecho de que haya sido un periódico de información económica, The Financial Times el que haya hecho saltar la liebre. Según el Financial Universal Music estaría detrás (a finales de año, problablemente) del lanzamientro de un innovador medio de descargas gratuitas de canciones por internet, de nombre Spiral Frog, que haría la competencia al popular iTunes de Apple. Segundo toque de corneta para el aficionado: la compañía del filántropo Gates, esto es, Microsoft, también tiene algo que ver en el asunto, pues parece ser que las canciones descargadas por este procedimiento en principio no podrían ser pasadas a un CD, pero sí sería posible transferirlas a reproductores portátiles equipados con programas de control de derechos de propiedad de Microsoft Windows según indicó Lance Ford, directivo de Spiral a Afp. Además, el servicio no será compatible con el programa iTunes ni con los reproductores iPod, esto es, la competencia de los chicos de la manzana, de los chicos de Apple. Para hacer frente a los grandes costes que la innovación puede suponer, Pero donde de verdad el debate ha empezado a sonar (casi es un estruendo) es en la propia red de redes, internet, donde los aficionados de todo el mundo ya han empezado a soltarse el pelo y a darle a la lengua. Para empezar, ya puede uno registrarse en el nuevo invento (www. spiralfrog. com) y para seguir, sepa el lector que tecleando esa dirección aparecen más de cuatro millones de entradas, de las cuales alrededor de veinticinco mil (datos del pasado día 1) son en castellano. En ellas, los internautas ya han comenzado a intercambiar información y a poner los puntos sobre unas cuantas íes. Así, a los internautas les huele a chamusquina que, por ejemplo, el formato descargable pueda ser una versión protegida, lo que impediría su grabación en CD o su traspaso al iPod. Parece también bastante claro que el consumidor deberá personarse virtualmente para que se le renueve el permiso de descargador legal, lo que, como bien se dice en el blog mangasverdes. es, sería ya una transacción y no un regalo. Otra de las grandes pegas sería la fecha de caducidad de los archivos, unos seis meses, en principio, si uno no se presta a zamparse una sólida ración de anuncios. Otros, como el llamado Blog Salmón, han llegado aún más lejos y quieren atisbar en todo esto una trama política contra Apple a cargo de Francia, a través de Vivendi, dueña de Universal Music. Al final, McLuhan tendrá razón y el medio (internet) se acabará convirtiendo en el mensaje. Y las canciones vendrán con fecha de caducidad. La aldea global terminará por transformarse en un OK Corral planetario, y algún iluso se verá obligado a volver a colocar el viejo letrero: Prohibido disparar sobre el pianista Paulina Rubio es la actual número 1 en descargas en la página de iTunes Vinilos: leyendas de pasión Una nueva leyenda urbana empieza a correr de boca en boca por Madrid: la gente ha vuelto a la calle del sonido (la calle del Barquillo) a la caza y captura de los viejos tocatas de plato y aguja, nietos legítimos del gramófono que en 1877 patentara Thomas Alba Edison. El profeta del rock, Bob Dylan, también acaba de lanzar uno de sus nuevos mandamientos desde la montaña de la sabiduría: Hace veinte años que no escucho un álbum que suene bien ¿Veinte años? Qué casualidad, los mismos más o menos que tiene el CD. Además, los viejos rockeros ya empiezan a estar más que hartos no sólo del CD, sino de tener que irse de compras al ciberespacio. Que por supuesto es muy útil en la Minnessota de Fargo de los Coen, con veintitantos bajo cero y una capa de nieve hasta las cejas. Y también para quienes la música no es sino otro objeto de consumo, de usar y tirar, y sin la carga emotiva de aquellos vinilos sobre los que cayeron las gotas de cubata, las lágrimas del olvido y hasta las lentillas de alguna que otra novia despistada.