Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 9 2006 Madrid 45 El entierro de La estación fantasma fue tan rápido que ni siquiera se recogieron los billetes usados de las papeleras Chamberí resucitará 40 años después MADRID. Dos días antes de que un hombre se suicidara arrojándose a la vía en la estación de Goya, las entradas a la estación de Metro de Chamberí fueron tapiadas. Fue el 22 de mayo de 1966. Domingo. En ese momento cobró vida la leyenda más real de las que circulan en torno al Metro: la estación fantasma. El entierro se debió, en cierta manera, a que no era rentable. Cuando se cierran las puertas en la estación de Bilbao o Iglesia, aún hay quien pega su nariz al cristal de la ventanilla y coloca las manos a la altura de las sienes para evitar que penetren los reflejos. Dura solamente uno o dos segundos, pero siempre aparece. Cuarenta años después, aún se puede ver cómo la luz de los vagones alumbra ligeramente algún viejo banco, un anuncio descolorido y sucio o la desvencijada cabina del jefe de estación. Todo fue tan rápido que aquel 22 de mayo ni siquiera se recogieron los billetes usados de las papeleras. El Ayuntamiento de Madrid quiere resucitar la estación fantasma. Para ello va a remodelar la estación de Chamberí, en la línea 1. Se convertirá próximamente en un centro de interpretación de la historia del suburbano, de acuerdo con el compromiso que el alcalde, Alberto Ruiz- Gallardón, hizo durante la pasada campaña electoral. Con este proyecto, en el que el Ayuntamiento invertirá 590.000 euros, los madrileños podrán recorrer la estación desde la taquilla hasta los andenes y contemplar los paneles publicitarios de cerámica. Además, se intentará recuperar todo el mobiliario original. extendió por los túneles afectando a trenes que circulaban en ese momento. ABC de Sevilla informó al día siguiente: Según noticias de Madrid, se produjo ayer una fuerte explosión en el Metro, provocada por las municiones allí almacenadas. En el momento de ocurrir la explosión pasaba un tren, siendo por esto muy elevado el número de muertos y heridos. Faltan detalles a causa de la censura española En el Libro de Inhumaciones del Cementerio de La Almudena, y bajo el epígrafe de Explosión de Torrijos hay constancia de 63. Dieciocho hombres y cuarenta y cinco mujeres. y salida de los viajeros en los coches se ruega que antes de entrar, dejen salir a los que tengan que apearse Desde entonces, el dicho antes de entrar, dejen salir se coló en el lenguaje popular. Fin de trayecto Historias, leyendas, tragedias, anécdotas y curiosidades aparte, hoy, 87 años después de que Alfonso XIII la inaugurara, la red de Metro de Madrid es una de las 10 primeras del mundo. Aunque dentro de 13 años cumplirá un siglo, el laberinto subterráneo goza de una salud envidiable: no cesa de dilatarse y parece no conocer límites. En muchos casos, el Metro de Madrid es más anciano que los viajeros que en él se suben. Ello puede hacer que la sensación de atravesar la tierra por primera vez ni siquiera se recuerde. El libro Madrid en Metro. Vive y descubre -editorial Everest- -recoge la crónica de un periodista de un diario de provincia en la que éste narra qué experimentó aquel día de octubre de 1919, en el viaje inaugural: Me habían dicho algunos amigos que se debía de sentir una impresión de miedo al verte justo bajo la población... Yo también creía esto, pero no ha sido así. Allí he sentido orgullo, el orgullo de ser hombre, de tener poder para abrir la tierra en todas direcciones y para marchar debajo del suelo. Se recibe una sensación de dominio, de que todo es posible, y ante un dominio, un nuevo triunfo, no se puede tener miedo: se tiene orgullo Prohibido hablar y casarse Según el libro El Metro de Madrid. Medio siglo al servicio de la ciudad. 1919- 1969 de Marino Gómez- Santos, uno de los hechos que más polémica creó fue la incorporación de mujeres a la plantilla de la Compañía desde el día de su inauguración, en 1919. Sin embargo, éstas debían realizar algún que otro sacrificio. Si querían evitar una falta leve, tenían terminantemente prohibido, según el artículo 130, mirarse al espejo, pintarse y peinarse cuando lo hicieran en público o en desdoro o perjuicio de la función que tenían asignada. Y si no querían ser despedidas, no debían casarse. He aquí la razón unánime que da el Consejo de Administración del Metropolitano, con fecha 5 de marzo de 1930, para despedir a una empleada recién casada: Los deberes que impone el atender a un ho- El aviso dejen salir sobre las puertas de un vagón de metro gar y a sus hijos son para la mujer incompatibles con los del desempeño del cargo que el Metropolitano exige ¡Ah! Y prohibidas las alpargatas. Diciembre de 1939. Fecha trascendental para una de las frases castellanas más repetidas. La Compañía Metropolitano de Madrid decide emprender una campaña para educar al viajero. Para ello inserta en los periódicos el siguiente anuncio: Aviso a los viajeros del Metro: Para facilitar la entrada Antes de entrar, dejen salir Los empleados también debían cumplir: nada de llevar las gorras ladeadas. Además, tanto ellos como ellas debían ir bien aseados y ser educados.