Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 LUNES 4 9 2006 ABC Madrid Un operario, sujeto con arnés, coloca una barra protectora a más de cien metros de altura en Torre Espacio FOTOS: DANIEL G. LÓPEZ Unos 2.000 obreros trabajan con férreas medidas de seguridad en los 4 rascacielos de la Castellana Cuentan con máquinas de alta tecnología para las tareas más arriesgadas operarios neoyorquinos tomándose un bocadillo en algún andamio de un rascacielos sin la más mínima protección ha pasado a la historia CRISTINA ALONSO MADRID. La Ley del Andamio de Nueva York ha salvado en los últimos 120 años la vida de innumerables obreros. Desde 1885, ésta obliga a los contratistas y dueños de empresas de construcción a que proporcionen arneses y otros equipos de seguridad a los operarios y les hace responsables legales de las muertes o lesiones causadas por las caídas derivadas de una negligencia. b La imagen de varios tencia, pesa 1.147.500 kilos. Para nuestro grupo- -liderado por el director general de Promociones y Propiedades de Inmobiliarias Espacio, José Antonio Fernández Gallar- -la seguridad es lo primero asegura Eduardo Corral, director de explotación. Redes de varias capas Por ello, y teniendo en cuenta que, según las estadísticas, cada dos días muere un trabajador en Madrid, Torre Espacio ha dispuesto para sus aproximadamente 400 obreros máquinas de la más alta tecnología, como plataformas articuladas hidráulicas. Dos ascensores rojos que suben un metro por segundo llevan a los trabajadores hasta sus pisos de trabajo. Pero, de momento, y hasta que la construcción lo permita, sólo hasta el nivel 31. Si se quiere subir más arriba, tiene que ser a pie. La imagen de varios obreros neoyorquinos tomándose un bocadillo o descansando en algún andamio de un rascacielos sin la más mínima protección ya ha pasado a la historia. En el esqueleto de Torre Espacio, todos los precipicios están cubiertos con redes de varias capas y con vallas que señalan hasta dónde está permitido el paso. Varias plataformas dispuestas en los límites de diferentes pisos hacen que, ante Sin embargo, esta ley no pudo impedir, por ejemplo, que 19 obreros murieran durante la construcción de las Torres Gemelas, finalizada en 1975. Madrid va asemejándose, poco a poco, a las ciudades de rascacielos. Unas 2.000 personas- -mil quinientas menos que las que levantaron las torres contra las que se atentó el 11- S- -trabajan diariamente en las Cuatro Torres Business Area los cuatro rascacielos que se están construyendo en la antigua ciudad deportiva del Real Madrid y cuya figura ya se divisa desde muchos puntos de la ciudad y de la región. ABC ha subido a uno de ellos, Torre Espacio, para contar cómo se trabaja junto a las nubes. Ladrillo a ladrillo van trepando por el cielo madrileño. Algunos no lo hacen solos, sino en compañía de su peor enemigo: el vértigo. Desde la acera del paseo de la Castellana, la altura que van adquiriendo estas moles impresiona. La de Torre Espacio- -propiedad del Grupo Villar Mir- -más que ninguna, ya que sobrepasa en decenas de metros a sus otras tres competidoras. Nada más adentrarse en la zona de obras, un operario frena el paso a cualquiera que se acerque. ¿Y el casco? Aquí es obligatorio. Sin casco no se puede pasar. Lo siento Pero de poco vale el casco en una construcción en la que se mueven datos abrumadores: una de las plantas de Torre Espacio, construida enteramente en hormigón armado de alta resis-