Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 9 2006 Internacional 35 LA INMIGRACIÓN, UN PROBLEMA GLOBAL Con la ampliación de 2004, la UE obtuvo una frontera oriental que va desde Estonia, al norte, hasta Eslovenia en los Balcanes. Son 4.561 kilómetros difíciles de controlar, en cuyos márgenes florecen el tráfico de personas y la trata de blancas Europa, ante el coladero del Este SIMÓN TECCO. CORRESPONSAL LIUBLIANA. Los países del Este integrados en la última ampliación, a causa de la naturaleza de sus antiguos regímenes comunistas, no conocieron hasta los años noventa los fenómenos provocados por la criminalidad organizada. Por ello no poseían los instrumentos jurídicos ni la experiencia policial necesarios para mantener un control aceptable de sus fronteras en un régimen de democracia. No se encontraban en condiciones de combatir la inmigración clandestina, la trata de blancas, el tráfico de estupefacientes, el blanqueo de capitales... No eran capaces de sostener una cooperación policial y judicial aceptables, ni de proteger los datos o a las víctimas. Países como Eslovenia, Hungría la República Checa o Polonia han pasado de ser productores de emigrantes a lugares de paso de la inmigración clandestina, o incluso lugares de destino para los inmigrantes del Este. Ninguno de los países mencionados es aún miembro de la zona Schengen, y no lo serán hasta el 2007. En el caso de Eslovenia, los datos estadísticos para el primer semestre de este año indican una disminución del 44 por ciento de emigrantes clandestinos con respecto al año pasado. En este periodo han sido detenidas 2.039 personas, por las 3.660 de la primera mitad de 2005. La policía sostiene que en Eslovenia logran detener al 80 por ciento de los inmigrantes clandestinos, si bien diversas ONG creen que la cifra no alcanza el 30 por ciento. Otro tanto sucede en los restantes nuevos miembros de la UE, a excepción de Hungría, que sigue siendo el eslabón débil de la frontera oriental. Las rutas del Este Noruega Dinamarca Suecia Estonia Rusia Letonia Lituania Rusia Polonia Bielorrusia Alemania Ucrania Rep. Checa Eslovaquia Rumanía Hungría Eslovenia Croacia Bosnia Serbia Italia Albania Grecia Bulgaria Macedonia Turquía Moldavia Suiza Austria la trata de blancas. En la actualidad, Serbia se ha convertido en el centro neurálgico de esta trata. Es el punto de partida de las rutas que se dirigen a Italia, Grecia y Eslovenia. Rumania es el punto de origen para las rutas que tienen como destino Italia, Francia y España; mientras que desde Bulgaria se abastecería el mercado checo, polaco y alemán. Con 4.561 kilómetros de fronteras a vigilar, la fenomenología de la inmigración clandestina es muy variopinta. Entre los casos más comunes, está por ejemplo el arresto el lunes pasado, por la policía serbia en Belgrado, de un grupo de traficantes con una típica remesa de 33 ilegales- -28 albaneses, de los cuales 13 son adolescentes de entre 11 y 17 años, y 5 ciudadanos turcos- -procedentes de la ruta búlgara. Su meta era llegar a Eslovenia y a Italia. Otro ejemplo muy común, de hace unos días: la policía húngara detuvo un camión con 87 ucranianos y un ruso, entre ellos 52 mujeres y dos niños, cuyos destinos eran Italia, Francia y España. En los últimos ocho meses, se ha detenido en Hungría a un total de 2.044 clandestinos. Legislación inexistente u obsoleta Uno de los problemas más graves en los Balcanes es la falta de legislación, o su obsolescencia, para perseguir el tráfico de seres humanos. Como ejemplo muy poco edificante, en Croacia, en el condado de Split- Dalmacia, la policía ha sorprendido in fraganti a un guía local tres veces durante el mes de agosto. En las tres ocasiones fue arrestado y puesto en libertad a las pocas horas. Otro caso: el traficante macedonio- albanés Dilaver Bojku, detenido en Macedonia en 2003, fue condenado a sólo tres años y medio de cárcel por la venta de más de tres mil personas. Trata de blancas Inmigración clandestina Infografía ABC Decenas de miles cada año El número de ilegales que atraviesan anualmente esta frontera es difícil de establecer, ya que apenas se dispone de datos parciales de las distintas policías. Los gobiernos de la región consideran que son decenas de miles los inmigrantes procedentes del Este los que llegan cada año: de Albania, Kosovo, Turquía, Afganistán, Irak, Irán, Pakistán, Bangladesh, China y Extremo Oriente. Para dar una idea, sólo Moldavia ha repartido por la UE a unos 800.000 ilegales mientras que Albania, de un total de 700.000 mil emigrantes, hasta 400.000 son sin papeles Los Balcanes son sin duda la región que mayor presión migratoria ejerce sobre la frontera oriental de la Unión. En los informes internacionales sobre tráfico de seres humanos ocupan un lugar destacado, y más aún si lo que se considera es la trata de blancas. En general, y según valoraciones de organismos internacionales, este tráfico incluye un 80 por ciento de mujeres jóvenes y hasta un 20 por ciento de niños de ambos sexos. En el espacio geográfico comprendido por Rusia y Ucrania, en el Este; pa- sando por Moldavia, Rumania y Bulgaria, e incluyendo Serbia, Montenegro y Bosnia- Herzegovina, florece un tráfico internacional creciente centrado en Una rusa, el mejor regalo de cumpleaños S. T. LIUBLIANA. La trata de blancas en los Balcanes es un fenómeno en expansión. Debido a las legislaciones locales, el riesgo es mucho menor que el que conlleva traficar con droga u objetos de arte robados, pero el beneficio es cuanto menos tan cuantioso como en esos delitos. Las mujeres, secuestradas o engañadas, son destinadas a la explotación sexual, mientras que los niños varones se emplean para usos diversos que van desde la misma explotación sexual a trabajos de todo tipo en régimen de esclavitud. En algunos casos, son vendidos a parejas occidentales que no pueden tener hijos, o se les llega a mutilar para dedicarlos a mendigar. Las mujeres son en su mayoría originarias de los países de la región, en especial de Ucrania y de Moldavia, mientras que los niños son en su mayoría de origen gitano. Se ha comprobado que las víctimas son vendidas en la región tantas veces como a sus dueños les place, y muchas de ellas a las bandas establecidas en los países de la Unión. Su precio está regulado por las leyes del mercado. Oscila entre 3.000 y 10.000 euros, dependiendo de las propiedades de la mercancía Por otra parte, el precio de un pequeño esclavo varía entre 500 y 8.000 euros, según su edad y su aspecto físico. Un caso extremo, investigado por la policía serbia, es el de la pareja gitana Zivan y Zagorka Dimitrijevic. En 1999 vendieron por 5.000 marcos alemanes de la época a su hijo de 10 años. Poco más tarde y por esa misma cantidad, a su segundo hijo, y en 2004 a su tercera hija por 8.000 euros. Las sociedades de los Balcanes, poco a poco, toman conciencia de que la compraventa de seres humanos es un delito que viola los derechos humanos más esenciales. Apenas ayer no era así. En 2002, un diario de Belgrado titulaba en primera página: Una rusa, el mejor regalo de cumpleaños En la ciudad de Nis, al sur de Serbia, unos jóvenes compraron a su amigo una rusa como regalo de cumpleaños.