Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 9 2006 27 La OTAN lanza en Afganistán su operación Medusa un gran despliegue contra la guerrilla talibán López Obrador amenaza con abortar también la sesión solemne de investidura del presidente de México UN CALLEJÓN CON SALIDA SEBASTIÁN BASCO Todo el mundo apunta a Teherán como responsable de la resistencia de Hizbolá... las autoridades del régimen teocrático dicen que el Partido de Dios se vale por sí mismo REUTERS gente ultranacionalista también sugirió la posibilidad de que los cascos azules se desplegaran en Irak para garantizar la seguridad e instaurar un alto el fuego permanente Viñetas de Mahoma Entre los asuntos nuclear y libanés se coló de forma inesperada la polémica cuestión del Holocausto. Estos días están expuestas en Teherán las caricaturas del concurso internacional organizado por el régimen teocrático para mostrar su defensa de la libertad de expresión y para dar respuesta a las viñetas de Mahoma publicadas en Dinamarca. Kofi Annan manifestó que el Holocausto es un hecho incuestionable del que hay que hablar a nuestros hijos para que nunca se repita Una opinión distinta a la de los dirigentes iraníes, que insisten en el carácter propagandístico del tema. ermitir que Irán desarrolle los medios y la tecnología necesarios para una industria nuclear de uso civil conlleva un muy grave riesgo. De ahí a obtener una bomba atómica hay sólo un paso. No permitirlo, y para ello el único camino es la confrontación militar, supone también un muy grave riesgo. Ha llegado la hora de calibrar estas dos opciones. No existe una tercera. Ambas son malas, pero tal vez la segunda sea algo más: probablemente es pésima. Si el actual tira y afloja entre Occidente y el régimen de los ayatolás se eterniza, Teherán logrará, tarde o temprano, su objetivo. Es sólo cuestión de tiempo. ¿Mucho? ¿Poco? Las sanciones y las amenazas, por firmes que sean, apenas conseguirán encrespar los ánimos de un mundo islámico cada vez más radicalizado. Cortar por lo sano supone una invasión en toda regla- -los bombardeos quirúrgicos, en el mejor de los casos, sólo retrasarán lo inevitable- con el precedente sombrío de los flojos resultados logrados en Irak, y con la total seguridad de que más de mil millones de musulmanes no lo aceptarán. Miles de ellos se echarán al monte y alcanzarán el corazón de Europa, de Estados Unidos... Puede que sea llegada la hora de sentarse a negociar, asumiendo que el peligro es muy cierto. Prolongar el proceso de diálogo, y exigir una supervisión lo más exhaustiva posible del programa para limitarlo durante el tiempo que se pueda a los usos civiles, son tácticas prudentes. Mucho más si van acompañadas de un cambio de régimen en Teherán que se puede favorecer, no imponer, desde el exterior. ¿Prevalecerán quienes apuestan por la guerra? Si es así, Dios nos ampare. P El hijo de los ayatolás M. HAYAT TEHERÁN. Se han callado las bombas, ya no vuelan los katiusha La estrella de Nasrallah brilla más alta que nunca en el cielo chií y los iraníes han acuñado una máxima que se repite en las calles: Si no han podido con una guerrilla ¿cómo van a poder con nosotros? La guerra ha reforzado la moral en las filas antisionistas que, por primera vez en 60 años, han visto al enemigo retroceder. Los primeros días del conflicto fueron frenéticos en Irán. El momento clave llegó con el flete de dos autobuses de kamikazes que querían dar su vida por el Partido de Dios. Cincuenta y cinco milicianos vestidos de camuflaje, con un escudo amarillo de Hizbolá en el pecho, armas ligeras y perfecto conocimiento del inglés y el árabe, tal y como informó el periódico oficial del régimen, Kayhan, partieron de Teherán con gran estruendo mediático y con profusión de pancartas que rezaban así: Los que buscan morir en el camino de Dios Responsables de la todopoderosa fuerza paramilitar del Sepah Pasdaran declararon que esta gente debe alcanzar el Líbano de cualquier manera posible y a cualquier precio El convoy llegó a la frontera turca y tuvo que dar la vuelta porque no les permitieron la entrada. Organizaron un acto de protesta en Tabriz, y nunca más se supo. Horas después del fiasco, las autoridades negaban lo que habían mostrado las cámaras y lo que había salido publicado en Kayhan. Esos dos autobuses nunca existieron porque Hizbolá se vale por sí mismo. El único apoyo que ha aportado Irán ha sido el espiritual según indicó el representante de Hizbolá en Teherán, Safi al- Din, que cuenta con despacho propio como si de una embajada se tratara. En los blogs- -fenómeno extendi- do en la sociedad iraní... hasta el presidente ha inaugurado uno recientemente- -se repitió el esquema de los autobuses kamikazes. Tras unas primeras jornadas de llamamiento a la lucha directa, se pasó a acuñar el término de apoyo cibernético A muchos iraníes no les parece bien que su dinero se invierta en el Líbano en vez de en sus propias ciudades, que falta hace, y de la simpatía hacia la guerrilla se ha pasado a un malestar generalizado. Cuando escuchaban que Hizbolá repartía 12.000 dólares entre los damnificados por la guerra se miraban los unos a los otros con cara de incredulidad. Ni la victoria moral sobre el enemigo eterno consigue aliviar los ánimos de aquellos ciudadanos que temen verse en peligro por los dobles juegos de su Gobierno. Que también mantiene abierto un frente nuclear con un futuro cada vez más dudoso. El nuevo héroe Los carteles de Nasrallah, que durante semanas decoraban las plazas, han ido desapareciendo y ya apenas se pueden encontrar. Este es un detalle que no han pasado por alto los analistas en un país tan dado a la exhibición de los retratos de sus líderes y mártires. El guía del Partido de Dios es ahora el hombre más conocido de la chía, pero su popularidad empezaba a hacer sombra al líder religioso de esta rama dentro del mundo musulmán, Alí Jamenei, que es el jefe espiritual del propio Hizbolá. La resolución 1.701 y el alto el fuego aceptado por el jeque libanés han fortalecido la imagen de Jamenei entre su gente, y el sucesor de Jomeini vuelve a ocupar el puesto que le corresponde, aunque su carisma está muy por debajo de Nasrallah, al que algunos ayatolás califican como el nuevo héroe del mundo musulmán