Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 4 9 2006 Nacional 21 NUEVA AMENAZA ECOLÓGICA EN GALICIA Despliegue de técnicos y operarios en los trabajos de descontaminación del río Umia, un reto contrarreloj MIGUEL MUÑIZ Tres diques cubiertos de carbono intentan filtrar el vertido antes de que llegue al mar Cuarenta camiones cisterna garantizan el suministro de agua a más de 110.000 personas b El lento avance de la mancha tóxica ha permitido reabrir los bancos marisqueros de la ría de Arousa, cerrados el sábado cautelarmente A. AYCART SANTIAGO. Tres grandes diques de tierra, cubiertos de carbono activo, magnesita y corteza de eucalipto triturado, se han levantado en poco más de 24 horas en el cauce del río Umia para intentar filtrar el vertido tóxico provocado por el incendio del pasado viernes en la central química Brenntag, de Caldas del Rey (Pontevedra) La mancha, una mezcla de productos cancerígenos tan letal como bella por el color turquesa que le proporciona un colorante, destruye a su paso, todo el ecosistema de fauna y flora fluvial mientras se acerca con enervante lentitud a la ría de Arosa. Pero esa misma lentitud- -el vertido aún no ha llegado al primer dique- -está favoreciendo la defensa. Los técnicos han podido instalar sendas balsas impermeabilizadas en la ribera, en los tramos del río inmediatamente anteriores al primer y segundo muro, en los que, previo paso por filtros reactivos de carbono cálcico y activo, se recogerá el agua contaminada para reducir su toxicidad, derivada de la presencia de sulfato de cobre, restos de cloro, tolueno, xileno, oxileno, tetracloeriteno, etibenceno y estireno. Junto a la batalla ecológica, la del suministro de agua a las 110.000 personas afectadas por el corte de suministro desde el Umia: una flotilla de 40 camiones cisterna, civiles y militares, trabaja día y noche para rellenar los depósitos municipales, un sistema que intenta garantizar agua potable un mínimo de horas al día, para paliar una situación que ha llevado a agotar las reservas de botellas de los centros comerciales de la comarca. Simultáneamente, siete empresas- -Espina y Delfín, Tragsa, Taboada y Ramos, Fergo Galicia, Movex Vial y Construcciones Sangaio- -con medio centenar de equipos de maquinaria pesada, colaboran desde la tarde del sábado en la apresurada construcción de un sistema de 20 kilómetros de canalización provisional en superficie, con el objetivo de regularizar el suminis- tro a Villagarcía de Arosa, la localidad más afectada por los cortes, desde un punto del Umia situado aguas arriba del vertido. Plena colaboración Al contrario de lo que ocurrió en la reciente ola de incendios, donde las críticas por la falta de medios y descoordinación fueron constantes, en esta ocasión, tanto los alcaldes afectados como el responsable de Medio Ambiente del Gobierno gallego, el socialista Manuel Vázquez- -que ha adelantado que no se permitirá a Brenntag reanudar la actividad de la fábrica que provocó el vertido- han destacado la plena colaboración y la adecuada coordinación entre las distintas administraciones que trabajan para minimizar los efectos del vertido. No parece existir la misma sintonía entre los dos socios del bipartito. Aunque el vicepresidente nacionalista de la Xunta, Anxo Quintana, aprovechara ayer un encuentro con la tercera edad para resaltar la eficacia y diligencia demostradas ante una situación difícil, responsables de la Consejería de Medio Ambiente del bipartito gallego evidenciaron su malestar y sorpresa por el apresuramiento de sus socios del BNG, que presentaron una batería de iniciativas parlamentarias pocas horas después de producirse el vertido. Matices políticos al margen, el lento avance de la mancha tóxica, seguido por centenares de personas desde puentes y orillas, también ha permitido reabrir los bancos mariqueros de la la ría de Arosa más próximos a la desembocadura del Umia, que habían sido cerrados cautelarmente el pasado sábado. Xunta y ayuntamientos afectados han resaltado la plena colaboración y coordinación de las administraciones Medio Ambiente no autorizará que la fábrica de Brenntag que causó el vertido reanude su actividad