Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 Opinión LUNES 4 9 2006 ABC LA BURBUJA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena, 7. 28027 Madrid Por fax: 913.203.356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. ESPAÑA, POLÍTICA Y BALONCESTO LIGIÓ mal día el presidente del Gobierno para anunciar que las pensiones mínimas volverán a subir el próximo año el doble de la media de todas las pensiones. Porque hasta en Rodiezmo, donde se celebraba la fiesta minera astur- leonesa en la que Zapatero anticipó la noticia, la gente estaba pensando más en la victoria de la selección española de baloncesto que en la estrategia del LUIS IGNACIO Gobierno paPARADA ra anunciar medidas de carácter social. Lo mismo había hecho, y en el mismo sitio en los dos últimos años. Pero si quería conseguir algún titular destacado desaprovechó la oportunidad. A lo mejor sólo quería aumentar su popularidad y por eso despreció la gloria de que España se hubiese proclamado campeona del mundo de baloncesto. Por cierto, ¿no fue Víctor Hugo el que dijo que la popularidad es la gloria en calderilla Pues eso. Ayer el presidente tenía que haber hablado de baloncesto. Y ponerse al frente de la manifestación. En un país en el que el fútbol se ha convertido en el dispensador automático de malhumor al menos tres días por semana, algo en lo que compite todavía con alguna ventaja con la política, o nos proporciona felicidad todo lo más una vez por legislatura, resulta reconfortante que una victoria internacional en cualquier otro deporte haga salir a la calle a miles de españoles, cuya única seña común de identidad es el color de la camiseta que visten sus representantes. Ayer la buena gente gritaba por las calles ¡España, España! Es como si le quisiera enviar un respaldo a la lúcida definición que hacía, también ayer, José Antonio Zarzalejos de que a España la están evaporando en el sentido de hacerla desaparecer sin que se note la dilución, desmantelar sus valores comunes, destruir un proyecto compartido. Entretanto, el presidente del Gobierno hablaba de subir las pensiones mínimas. Parecía el doctor Pangloss, uno de sus personajes de Voltaire en Candide, cuando decía: Todo marcha inmejorablemente en el mejor de los mundos posibles ¿Quién aporta soluciones? Ayer pude enterarme por su periódico del problema que se cierne sobre la ría de Arosa debido a la proximidad de un vertido tóxico. Lo que no terminó de convencerme fueron las declaraciones del grupo ecologista Greenpeace, en las que decía que si se hubiesen puesto las debidas medidas de seguridad no se habría producido el vertido, etc. Y no me terminó de convencer porque desde hace ya algún tiempo ningún organismo- -ni estatal ni autonómico- -aporta soluciones. Durante todo el verano, los sucesos que han ido ocurriendo han estado carentes de aportación de soluciones o de intentos de cooperación pacífica entre Gobierno y oposición. Eso sí, la situación era similar a la del patio de un colegio o, si me permiten, a la de un gallinero: todos han echado al otro la culpa y han alborotado lo que han podido. Pero nadie ha asumido responsabilidades: ni en Galicia, donde según algunos sólo se ha quemado el 2 por ciento del territorio; ni en la crisis del aeropuerto del Prat; ni mucho menos en el candente problema de la llegada de inmigrantes a Canarias, que traerá graves consecuencias. Sólo pido soluciones a aquellos que están ahí para aportarlas. Si no, ¿para qué están? Alejandro Álvarez Serrano Madrid E Más presos políticos en Cuba: ¿qué hace la comunidad internacional? Parece ser que el aparato represivo del régimen cubano goza de plena salud, pese a la convalecencia de su líder máximo. Acabo de recibir la noticia de la nueva detención, el 1 de septiembre, del doctor Darsi Ferrer Ramírez. director del Centro de Salud y Derechos Humanos Juan Bruno Zayas. Este admirable médico, dedicado por entero al cuidado de colectivos marginales y a reclamar la democracia en ese rincón del mundo tan lejano y a la vez tan cercano a nosotros, es una gota más en el gulag cubano. Un ciudadano acosado desde hace más de una década por los esbirros de Fidel Castro, que ha sufrido en sus propias carnes los habituales actos de repudio y detenciones arbitrarias, aderezadas con palizas y torturas que harían enfurecer a toda esa caterva de seguidores de Castro si tuvieran lugar en nuestra democrática Europa. Porque lo lamentable no es sólo el hecho en sí de esta nueva detención de un preso político (al fin y al cabo ¿alguien lleva la cuenta? sino el vergonzoso apoyo y admiración que el régimen del tirano Castro despierta entre cientos de miles de ciudadanos de los países occidentales, dispuestos a vociferar contra el dictador Augusto Pinochet (quien a fin de cuentas dejó el poder hace más de dos décadas) y beber los vientos por el presidente Fidel Castro. El entrecomillado no es casual; sólo hay que seguir las crónicas sobre ambos personajes en la mayoría de medios de comunicación nacionales. Aprovecho estas líneas para requerir la inmediata liberación del doctor Ferrer y manifestar mi rechazo absoluto a todo tipo de dictaduras totalitarias. Un abrazo solidario a la familia en estas horas de preocupación e incertidumbre. Viva Cuba libre. David Miranda Riera. Barcelona ño que han puesto; una magnífica exposición. Pedro Miguel Ortega Martínez Madrid Política de Estado Es innegable que el Gobierno español carece de una política de Estado con la que afrontar los problemas y retos que se le presentan. El envío de tropas a la guerra del Líbano está mostrando a la opinión pública una de las más graves contradicciones del actual Ejecutivo, pues su clásico no a la guerra está resultando de una demagogia trágica. Por otra parte, la política de emigración sigue brillando por su ausencia y la imprevisión es tan patente que en la Unión Europea somos conocidos por ir poniendo par- Gracias y enhorabuena Con la moda del turismo exótico al extranjero estamos perdiendo la ocasión de conocer nuestros lugares con historia que no nos van a defraudar- -o de realizar visitas culturales de envergadura como Las Edades del Hombre Viajar hasta una plaza fortificada- -como es Ciudad Rodrigo (Salamanca) según hoy se conserva- -para ver esta exposición puede resultar un ejercicio enriquecedor en todos los sentidos. Y también un fuerte apoyo contra ese olvido secular del oeste de España, con tantas riquezas naturales, artísticas y culturales. Enhorabuena a todos los mirobriguenses por el empe- ches a este drama humano, que además tiene al borde del colapso a las Fuerzas de Seguridad y a los voluntarios de la Cruz Roja. Si nos referimos a la educación, resulta patética la carencia de soluciones para paliar los mediocres índices de nuestro sistema; incluso hay más de un ministro que piensa que con la Educación para la ciudadanía ya está todo resuelto. De igual modo habría que hablar de una inane política medioambienteal, de una nula política económica (ante el aviso de ralentización de nuestro crecimiento económico) de una frívola política sobre infraestructuras (con el llamativo abandono a Madrid) José Javier Ávila Martínez Madrid El señuelo del trasvase El anuncio de que las reivindicaciones del Levante español sobre las aguas del Ebro siguen vivas le está sirviendo a Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, para evitar pronunciarse sobre una amenaza más tangible y grave. El trasvase está derogado, pero el vigente Plan Hidrológico Nacional- -el aprobado por el PSOE- -otorga a Cataluña la posibilidad de fijar el caudal ecológico del Ebro, que con las últimas reclamaciones conocidas amplía el que está actualmente establecido. Es más, multiplica por cuatro lo que pedían valencianos y murcianos. Así, frente a una amenaza vigente y real se agita el señuelo de una derogada, y frente a una reclamación muy superior de caudales, se silencia ésta y se señala una mucho menor. Pero es que la amenaza mayor en estos momentos para los intereses de Aragón proviene precisamente de los conmilitones del señor Iglesias. Y a él, claro, le interesa distraer la atención de los aragoneses. Por cierto, ¿ha recurrido ya, como anunció, las prerrogativas hidráulicas del Estatuto catalán sobre el agua del Ebro, que afectan a toda la cuenca? Carmelo Lafuente Ruiz Zaragoza