Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 9 2006 Deportes 97 EUROCOPA 2008 FASE DE CLASIFICACIÓN España hace cuatro goles, pero su juego causa más indiferencia Doblete de Villa, buen partido de Raúl, debut de Oubiña y muchas oportunidades falladas ESPAÑA LIECHTENSTEIN 4 0 portero de Liechtenstein, llamado Jehle, que es bastante bueno, y que los delanteros españoles continúan desperdiciando ocasiones claras, no se pasó de los cuatro cuando se podía haber doblado la cifra con un mínimo de puntería. Tácticamente fue la España del Mundial. Ante un rival con un solo delantero, mantener cuatro defensas atrás por mucho que Sergio Ramos y Pernía buscaran las bandas, parecía exagerado. Se volcó la selección hacia la izquierda desde un principio. Por allí caía Villa y por esa banda se cargaba casi todo el juego. La derecha era para el lateral y Sergio no tuvo su noche por mucho que lo intentara. Antes del gol de Torres ya se habían fallado un par de remates claros. Del propio Fernando y de Villa. De un Raúl muy activo y ya convertido en un centrocampista todoterreno salió el pa- España (4- 3- 3) Casillas; Sergio Ramos, Puyol, Pablo, Pernía; Xabi Alonso, Albelda (Oubiña, m. 67) Cesc (Iniesta, m. 62) Raúl, Torres y Villa (Luis García, m. 62) Liechtenstein (4- 5- 1) Jehle; Telser (Fischer, m. 56) Hasler, Stocklasa, Maierhofer; Ritzberger, D Elia, M. Buchel, M. Frick (Rocker, m. 86) Burgmeier; T. Beck (R. Beck, m. 67) Árbitro Emil Bozinovski (Macedonia) Mostró tarjeta amarilla a Maierhofer, Villa y Sergio Ramos. Goles 1- 0: m. 19: Fernando Torres. 2- 0: m. 44. Villa. 3- 0. m. 62: Villa. 4- 0. m. 65: Luis García. Cesc, Villa y Pernía, felicitan a Torres después de marcar el primer gol se del primer gol. Balón a Villa en profundidad y dejada de éste para el rojiblanco. Ése era el camino. Esos pases interiores descolocaban a los voluntariosos centroeuropeos, que se hacían AFP ENRIQUE ORTEGO BADAJOZ. A pesar de la goleada, casi obligada por la ínfima calidad del rival, algo hay que hacer. Fichar al capitán Alatriste o enseñar a los Gasol, Navarro, Calderón y compañía a jugar con los pies como juegan con las manos. Va a ser duro volver a coger el pulso a esta selección de Luis. Sus latidos se difuminan en un quiero y no puedo que no sólo no emociona, sino que no te saca de la indiferencia. Parece como si se hubiera quedado anclada en aquella derrota mundialista de Hannover y precisamente ésta es una de las razones por las que el seleccionador tenía que haber tirado de agenda y haber dado alguna oportunidad a otros jugadores, que si bien no tendrán la experiencia de éstos, sí podían aportar una motivación distinta. Una inyección de vitaminas que revuelva las tripas de un colectivo que puede que esté comenzando a amanerarse. Un equipo volcado a la izquierda Además, se antojaba la ocasión idónea por el rival, porque estamos a comienzos de temporada y porque lo que este bloque puede dar de sí ya es archiconocido. Para lo bueno y para lo malo. No es que se pudiera esperar nada especial de un encuentro ante un rival tan tiernecito, pero desde la tribuna de prensa, entre vuelos kamikazes de mosquito, no se pudo apreciar casi nada nuevo que permita augurar un cambio para mejor en esta fase de clasificación que será bastante más dura que la del pasado Mundial. A falta de otras virtudes, estos partidos terminan midiéndose por los goles. Tantos marcas, tanto pesas. Ya se sabe que los goles ayudan a digerir el trago aunque el juego no haya acompañado. En esta balanza, España se podía haber ayer hinchado, pero entre que el un lío en cuanto un contrario tiraba una diagonal y les buscaba la espalda. Para su suerte, el linier que cubría su zona también se hacía un lío con el fuera de juego y hasta en tres ocasiones abortó tres mano a mano de los españoles con banderazos a destiempo. Aún así, antes del descanso Villa pudo hacer el segundo entre la indiferencia de una afición que comenzaba a aburrirse por muy ilusionada que había llegado al estadio. En la segunda parte cayeron otros dos tantos, a cual más bonito y se desperdiciaron otras cuantas oportunidades. Luis no se permitió ningún lujo con los cambios. Puesto por puesto. Luis García por Villa, Iniesta por Cesc y, finalmente, tuvo el detalle de hacer feliz a un hombre, Oubiña, que se estrenó con la selección y sí se quedará con la fecha de este partido, que seguramente será olvidada inmediatamente por el resto de los humanos que lo vieron. El miércoles hay nueva cita y visto lo visto no se puede esperar mucho más. Con decirles que el mejor ayer volvió a ser Raúl, quedan dichas muchas cosas. Villa, el gol 1.000 de España Hasta ayer había marcado 997 en los 522 partidos disputados desde su estreno internacional, el 28 de agosto de 1920 en los Juegos Olímpicos de Amberes, cuando Patricio Arabolaza inauguró la cuenta y España ganó por 1- 0 a Dinamarca. El segundo tanto del valencianista Villa, tercero de la cuenta española ayer frente a Liechstenstein, significó por tanto el gol número 1.000 en la historia del equipo nacional, en el que el madridista Raúl González Blanco, con 44 dianas en 101 partidos, es el máximo goleador y el Real Madrid, con 287 tantos, el equipo cuyos jugadores más goles han marcado para España.