Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3 9 2006 Economía 73 EN PORTADA LAS CLAVES cional ha dicho claramente que los ciudadanos de la región están perdiendo la paciencia porque las tasas de crecimiento no son trasladadas a un mayor bienestar, como consecuencia de insuficientes bases tributarias, malos servicios públicos, falta de infraestructuras sociales y de sistemas financieros sólidos y competitivos, y todo esto tiene consecuencias muy dramáticas en la vida diaria de los ciudadanos. América Latina tiene problemas y diferencias sociales muy considerables que requieren en muchos casos un aumento de las bases fiscales, porque con bases inferiores al 15 o 14 del PIB es muy difícil llevar a cabo políticas de inversión social, que son imprescindibles para la cohesión de los países y también para el sostenimiento de la actividad económica. Hay niveles de pobreza que no sólo son dramáticos desde el punto de vista social y humano, sino que producen un serio impedimento en el crecimiento macroeconómico. América Latina no está suficientemente integrada en la economía mundial, y aunque vemos balanzas comerciales positivas en países como Brasil, México, Perú, Colombia o Chile, que apuntan en la buena dirección, los potenciales de crecimiento en América Latina son muy inferiores a lo que deberían ser. ¿Qué repercusiones puede tener un petróleo muy caro? -El precio del crudo es en estos momentos el principal riesgo a corto plazo de la economía mundial. El mundo ha sido capaz de absorber un incremento considerable del precio sin que haya habido consecuencias dramáticas desde el punto de vista de los precios. Sin embargo, estamos viendo en diversas zonas algunos aumentos de tipos de interés de los bancos centrales relacionados con repuntes inflacionistas, aunque no sean dramáticos. El precio es un riesgo que hay que tener en cuenta, no sólo por su ritmo de incremento, también por el aumento de la demanda mundial y como consecuencia de restricciones en la oferta, tanto desde el punto de vista de refino como de producción y riesgos geopolíticos. ¿Cómo se defiende de las críticas que dicen que el Fondo ha perdido influencia y legitimidad? -Una organización que representa a 184 países no tiene falta de legitimidad. El Fondo es una organización internacional en la que el peso de los países no está en función ni de la población ni del tamaño, sino del peso económico. Esa es la regla del juego. Uno de los problemas de legitimidad que tiene el Fondo es demostrar que esas nuevas economías más dinámicas tienen mayor voz, y esta es una de las cuestiones que vamos a llevar a la Cumbre de Singapur. Creo que las organizaciones públicas nacionales e internacionales tienen que estar abiertas a la crítica porque es una parte de un sistema moderno de equilibrios y poderes. La crítica no hay que considerarla como un elemento negativo, hay que escucharla y ver hasta qué punto tiene o no sentido. Nuestro trabajo de futuro está ligado a la posibilidad de responder siempre a una crisis y a hacer el papel de vigilante de una economía en un proceso de globalización tan intenso como el que vivimos. BANCA El sistema financiero español es muy sólido, pero hemos apuntado al Gobierno cuestiones relacionadas con la independencia de las cajas de ahorros y la inversión industrial PROTECCIONISMO Europa todavía tiene altísimos niveles de proteccionismo y lo está pagando con un precio de 4 o 5 puntos de desempleo DÉFICIT El déficit exterior es una manifestación seria de la pérdida de competitividad de una economía en un contexto de globalizazión, y es un problema que España tiene que abordar PETRÓLEO El precio del crudo es el principal riesgo a corto plazo de la economía mundial, y es necesario tenerlo en cuenta IBEROAMÉRICA Los ciudadanos están perdiendo la paciencia porque las tasas de crecimiento no se trasladan a un mayor bienestar, como consecuencia de malos servicios públicos, falta de infraestructuras sociales y sistemas financieros sólidos Uno de los aspectos que uno se encuentra en cuanto profundiza en esa cuestión es que África es el continente en el que más difícil y más caro es producir, distribuir y vender, y eso no puede ser ajeno a la falta de desarrollo. -En este contexto, ¿qué importancia tiene la Ronda de Doha? -Es una cosa muy seria y muy importante para los países menos potentes. El sistema multilateral de negociaciones ha permitido que las economías más poderosas no impongan sus condiciones a las menos poderosas y que además los conflictos se resuelvan por un sistema público internacional. ¿Y cómo pueden desbloquearse las negociaciones? -Está claro que las ofertas que estaban sobre la mesa, siendo importantes, todavía necesitan un último impulso. Las negociaciones multilaterales de comercio pasan por la liberalización del mercado agrícola en Europa y Estados Unidos y por la apertura industrial de las grandes economías emergentes. Además, los niveles de comercio de muchas zonas del mundo con sus vecinos próximos son muy pequeños. El comercio está concentrado hacia grandes economías, pero no hay un comercio suficientemente intenso entre vecinos, por ejemplo, en África. ¿Qué papel desempeñan los países emergentes en la economía mundial? -Son el gran cambio de la economía mundial. Gracias a unas políticas monetarias más sólidas los países emergentes han adquirido una mayor credibilidad financiera y un acceso al mercado de capitales que antes no tenían, y eso les está dando una mayor estabilidad. También es cierto que las economías emergentes se han beneficiado como ninguna de la gran expansión monetaria y de las condiciones financieras en las que ha vivido el mundo y que ahora se están reduciendo. El diferencial entre los países desarrollados y emergentes ha pasado de 500 puntos básicos a 200 raspados. ¿Qué opinión le merece la irrupción de gobiernos de izquierda populista en Iberoamérica? -El Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Interna- FERNANDO GONZÁLEZ URBANEJA A RATO LE TOCA REFORMAR R odrigo Rato forma parte de la lista corta de los cinco ministros de Hacienda españoles más relevantes de la historia, junto a Figuerola, Villaverde, Larraz, Fuentes, Boyer... y pocos más entre los que elegir. Al cargo llegó desde la política y el Parlamento, sin carrera previa como economista reputado o empresario de éxito. Y tras ocho fértiles años como vicepresidente económico, Aznar le cerró la puerta del ascenso político (reeditar el caso del canciller o del profesor Barre) error que seguramente mandó al PP a la oposición, ya que no pocos estiman que Rato hubiera ganado las elecciones de 2004. El viaje al mundo privado de los negocios, en un país como España, tampoco era sencillo; el sector privado español casi nunca acertó a reciclar a buenos políticos cesantes. Podía aspirar a estatua de sal en los bancos altos del Parlamento o al exilio de una aventura internacional, algo infrecuente en España. Rato dispone de las credenciales para ese viaje, y el azar le colocó en el sitio y momento por el salto del gerente del FMI a la presidencia de Alemania. Rato llegó a un Fondo Monetario Internacional en rehabilitación para atender las exigencias del nuevo siglo, tras sesenta años de historia. Este mes, en Singapur, presentará la reforma que le encomendaron los 184 socios del club FMI. Reforma de cuotas y reparto de influencias y, sobre todo, reforma de los objetivos y procedimientos de un organismo internacional llamado a ser banquero de última instancia, hermano mayor supervisor de los sistemas financieros y consultorservicio de estudios de la economía global. Los trabajos de Rato no son menores que los de sus ocho años en el Gobierno de España; si alcanza razonable éxito en la tarea que tiene encomendada pasará a ser uno de los personajes más influyentes y reputados del planeta. Al FMI no le faltan detractores por la derecha y la izquierda, muchos de ellos abonados al malestar perpetuo o al blablabla de las gentes largas en palabras y cortas en resultados y propuestas viables. El FMI ha hecho un razonable trabajo en sus sesenta años de historia, fue un buen invento de la posguerra que ahora necesita actualización. A Rato le toca ahora reformar, en un patio más grande y complejo que el de la vieja piel de toro. ¿Volverá a la política española? Nadie lo sabe, depende de esa arbitraria mezcla de azar y necesidad que pesa sobre la historia.